Advertisement

HomeSpanish

Reforzando pequeños cambios en el comportamiento

¿Está confundido sobre cómo controlar la conducta difícil de su hijo? Recuerde que cada paso que él tome hacia una mejor conducta, es un paso en la dirección correcta.

GreatSchools Blog

Por Ray Levy, Ph.D.

"Cabeza de pañal sucio." Así fue como Michael de 5 años me llamó en la primera entrevista que tuve con él y con su madre. Frustrado y no queriendo estar en la oficina de un sicólogo, Michael estaba enojado y lo demostró en la única forma que él supo. Avergonzada, su madre calmadamente lo regaño, "no digas eso, Michael. Eso no es de buen gusto." No sabiendo qué más hacer con el mal comportamiento de su hijo, ella rápidamente dirigió su atención de nuevo a mí.

Como sicólogo, yo quiero ver, en mi oficina, el comportamiento con el que los padres tienen problemas en la casa. Mientras el insulto de Michael fue útil para mí, me di cuenta que su madre se enojó y se sintió incomoda. Durante la tercera sesión, Michael se molestó otra vez pero en lugar de recurrir a darme sobrenombres, él puso una cara agria, me miró fijamente por un momento y repentinamente volteó hacia la ventana. "Michael, ¡eso es de mala educación! Ahora regresa y deja ese puchero" Otra vez su madre estuvo molesta por lo inapropiado de su comportamiento.

"Yo sé que usted esta frustrada con él, señora," le dije, "pero él esta demostrando un mejor comportamiento y dando una versión infantil de un auto castigo. En verdad, es mejor que ponerme sobrenombres."

"Así lo creo," su madre respondió indecisa, "pero él puede ser muy rudo. ¿Qué puedo hacer para que él deje de ser tan rudo y cruel?"

Mientras la mamá de Michael esta desorientada sobre cómo manejar su niño, ella en alguna forma vacila en apoyar un pequeño pero positivo cambio en su comportamiento. " Pero es aún inapropiado," su madre comentó cuando yo noté el cambio de la primera a la tercera sesión.

Como los niños y los adolescentes aprenden

Los niños y los adolescentes con dificultades de aprendizaje DA (en inglés, Learning Disabilities o por sus siglas LD) y trastorno por déficit de atención con hiperactividad o por sus siglas TDAH (en inglés, Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder o por sus siglas AD/HD). frecuentemente tienen problemas sociales y de comportamiento, además de los problemas que tienen con el aprendizaje y la atención. Raramente sus dificultades ocurren aisladas de otras manifestaciones. Muchos padres, maestros, terapeutas intentan premios o castigos para cambiar su oposición o su comportamiento inapropiado. Nosotros también excusamos esos niños porque creemos en el mito de que ellos "no pueden" comportarse bien porque no está dentro de sus capacidades. Como resultado, muchos crecen pensando que el mundo tolerará su comportamiento incorrecto o simplemente "rudo".

A medida que los niños crecen. La mayoría de ellos "captan" o parecen incorporarse a los sutiles matices de nuestra danza social. Ellos entienden que cuando otro niño blanquea sus ojos, es generalmente una señal que él ha tenido suficiente de su comportamiento o, que un suspiro significa la necesidad de moverse a otro asunto. Debido a que esas sutilezas son naturalmente intuidas, cuando un niño no las capta fácilmente, nosotros nos frustramos e intentamos enseñar esas habilidades con nuestra eterna cantaleta, regaños y comparaciones con otros hermanos u otro niño. Todos nuestros intentos usualmente caen en oídos sordos. Los "oídos sordos" de nuestros hijos no son una expresión de desafío, aunque frecuentemente parece eso, sino debido a su inhabilidad. Esta, es similar a una inhabilidad para las matemáticas o la lectura y deben ser manejadas de la misma manera. El problema con nuestro acercamiento tiene dos partes importantes: primero, no apoyamos los pequeños cambios y segundo, no tendemos a enseñar habilidades sino que usamos castigos en su lugar. Este articulo tratará el primer problema.

Cuando los estudiantes pierden una materia, por decir matemáticas, nosotros no esperamos que ellos inmediatamente tengan una "A." En su lugar, nosotros esperamos que con nuestra tutoría, ellos tengan una mejoría ligera, como una "D." Esto significa que ellos se están moviendo en la dirección correcta. De una "D" buscamos que ellos mejoren su calificación a una "C." Y así hacia arriba. Si preguntara a algunos maestros acerca de un estudiante que estuvo fallando, cual sería el primer signo de cambio, ellos indicarían que una "D." O algo cercano. Pero cuando esto tiene que ver con comportamiento, nosotros esperamos que los niños y adolescentes que no se comportan bien, cambien inmediatamente y presenten un perfecto comportamiento, es decir, ir de una "F" a una "A."

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT