Advertisement

HomeSpanish

El valor del dinero: Cómo enseñar a los hijos adolescentes a ser consumidores inteligentes y la buena administración

Muchos niños con discapacidades de aprendizaje y TDAH tienen dificultades para manejar el dinero y hacer compras. Un experto ofrece consejos de entrenamiento para los padres.

GreatSchools Blog

Por Arlyn Roffman, Ph.D.

Convertirse en un consumidor responsable es esencial para amoldarse con éxito a la adultez, y muchos adultos con discapacidad de aprendizaje, o por sus siglas DA (en inglés, Learning Disabilities o LD), califican al manejo de dinero y a las actividades bancarias como el problema más difícil al que deben enfrentarse. Con frecuencia, los problemas en este área se vinculan con características especiales de la DA o del trastorno por déficit de atención con hiperactividad, o por sus siglas TDAH (en inglés Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder  o AD/HD). Este artículo describe las dificultades más frecuentes y ofrece a los padres estrategias para introducir a sus hijos adolescentes con DA y/o TDAH en la primera etapa de la adultez, basándose en el conocimiento y la experiencia como consumidores y la administración del dinero, para llevar una vida independiente.

El cuadro siguiente ilustra algunas de las formas en que muchas de las características de la DA y del TDAH pueden convertirse en retos para el consumidor y para la administración del dinero.

Problemas de aprendizaje o de atención

Retos al administrar el dinero

Impulsividad

Problemas con el "impulso de comprar" más de lo que pueden gastar

Problemas de memoria

Dificultad para acordarse de anotar las transacciones bancarias (por ej., los retiros de cajeros automáticos)

Problemas temporales (sentido del tiempo)

Problemas para acordarse de pagar las facturas antes del vencimiento

Problemas de organización

Dificultad para reunir todos los elementos necesarios para conciliar su propia chequera (por ejemplo, los estados de cuenta mensuales, el registro de cheques y la calculadora)

Distracción

Problemas para mantener la concentración durante el proceso de conciliación de la cuenta corriente

Discriminación visual

Tendencia a cometer errores de cálculo debido a una inversión de números (por ejemplo, escribir 61 ó 19 en lugar de 16)

Problemas de ubicación espacial

Tendencia a alinear erróneamente los números en las columnas del registro de cheques, provocando errores de cálculo

Problemas para visualizar los números contra el fondo (hacer foco en una imagen sobre un fondo "cargado")

Problemas para centrarse en cada línea del estado mensual de la cuenta bancaria

Lectura

Dificultad para leer los carteles en las tiendas (o las etiquetas de los precios), las notificaciones del banco, y los contratos (por ej., para asociarse a un gimnasio)

Ortografía

Dificultades con la ortografía de los números al emitir cheques

Matemáticas

Problemas para realizar cálculos matemáticos mentales (por ej., calcular cuánto costará un producto con un descuento del 25%, o calcular el vuelto que deben darle al hacer las compras); dificultad para realizar los cálculos necesarios para conciliar su cuenta corriente

Consejos para enseñar a su adolescente técnicas para ser un consumidor inteligente y cómo administrar el dinero

Las técnicas para realizar compras y para administrar el dinero pueden enseñarse desde los primeros años de vida, cuando los niños que van a los primeros grados de la escuela primaria aprenden el valor de los centavos y de las monedas que ahorran en sus alcancías, y guiándolos en el momento de decidir cómo gastar sus ahorros. A medida que su hijo con DA o TDAH madure, deberá enseñarle gradualmente técnicas más complejas, como hacer su presupuesto o administrar una cuenta corriente.

Aquí encontrará algunas estrategias para enseñarle a su hijo técnicas para ser un consumidor inteligente y a administrar el dinero durante los años de la escuela media y secundaria.

Arlyn Roffman, Ph.D., an expert on transition issues in special education, is a Professor at Lesley University, where she served as founding director of Threshold, a transition program for young adults with learning disabilities, from 1981 to 1996. She has served on the professional advisory boards of several national LD organizations and maintains a private practice in psychology.

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT