Advertisement

HomeSpanish

Cómo controlar sus emociones y conducta, independientemente de qué tan irrespetuoso sea su hijo

Page 2 of 5

GreatSchools Blog

Por John W. Maag, Ph.D.

 

Cómo combatir pensamientos irracionales

Las creencias irracionales que usted usa para interpretar situaciones se han vuelto inconscientes al haberlas usado repetidamente. En consecuencia, se requiere de un gran esfuerzo consciente para tratar de combatir esos pensamientos de manera efectiva. Hacerlo requiere que usted entienda los dos factores más importantes para lograr cambios fundamentales de su propia conducta. Usted debe ser capaz de:

  • Forzarce a comportarse de manera diferente a cómo se siente
  • Generar la fuerza interior para transformar sus intenciones de cambiar, en un cambio real

Ganar más control sobre las emociones y conductas primero requiere que le preste más atención a cómo usted experimenta los hechos. Piense en cualquier experiencia que haya tenido como si tuviera cuatro partes:

  • Evento. Cualquier situación de la que somos parte, y/o nuestras interacciones con otros.
  • Creencia. La interpretación sobre el significado que le damos al evento o situación.
  • Emoción. Los sentimientos que experimentamos como resultado de nuestra interpretación del evento: felicidad, tristeza, enojo, frustración, ansiedad, depresión, culpa, alegría, etc.
  • Conducta. Nuestras acciones. Es como respondemos de manera oral o no oral cuando nos enfrentamos a una situación, basándonos en nuestras creencias y emociones sobre el hecho.

A pesar de que no sea obvio cuando usted se enoja o frustra, usted siempre tiene la opción de elegir cómo responder a la mala conducta de otra persona. Uste puede:

  • Hacer una interpretación racional de las acciones de la otra persona, para controlar sus pensamientos, emociones y conductas de manera efectiva, o
  • Permitir que otros controlen su conducta al interpretar de manera irracional lo que otros dicen o hacen.

Demandas - Cómo entramos en el juego

Ser demandante es el estilo de pensamiento irracional más difícil de combatir ya que las estrategias para hacerlo van en contra de las convenciones sociales. Pero vale la pena re-pensar estas reacciones automáticas. Cada vez que se permite disgustarse mucho, está de hecho, demandando algo de otros o de usted mismo. Por ejemplo, usted puede responderle a un niño que le dice "cállate" diciéndose a usted mismo "él no debería haberme dicho que me calle" o "él debe ser más respetuoso". Pero si usted piensa en los hechos del evento, estas declaraciones demandan que el niño cambie una acción que ya ha ocurrido y sobre la cual ni usted ni el niño tienen control. (Otras maneras para lidiar con la falta de obediencia de los niños se describen en mi artículo sobre estrategias para manejar la resistencia).

No importa cuanto lo desee, usted no puede volver al pasado, y hacer que su hijo fuera respetuoso y no le haya dicho "cállate". Cuando usted pone este tipo de demandas en otros, usted no consigue reconocer la realidad de la situación. Es un intento en vano de cambiar la realidad a la manera en la que le hubiera gustado que fuera.

Con frecuencia, es muy difícil para los padres usar palabras demandantes como "debe", "tiene", "debería" de manera factual para describir la realidad de la conducta del niño. La razón es que cuando la gente evalúa conductas, tiene tendencia a mezclar la idea de si acepta la conducta con la idea de si aprueba la conducta. Sin embargo, estos dos conceptos son independientes el uno del otro.

Las personas tienden a no aceptar una conducta si no la aprueban. Sin embargo, es posible aceptar el hecho de que la conducta ha ocurrido, sin tener que aprobarla. Por ejemplo, usted puede llegar a su casa y después del trabajo y descubrir que su hijo derramó leche en el piso y no lo ha limpiado. La leche "debería" estar en el piso, por que lo está. Insistir con "no debería estar allí" o "la debería haber limpiado" no va a revertir mágicamente lo sucedido y volver a poner la leche en el vaso. Seguir haciendo eso, no hace más que perder el tiempo, energía emocional y la capacidad para responder efectivamente. Usted no tiene que aprobar el hecho de que la leche esté en el piso para aceptar la realidad de la situación. Una vez que usted acepta que la leche "debe" estar en el piso, usted puede resolver cómo responder a la situación.

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT