Advertisement

HomeSpanish

Cómo controlar sus emociones y conducta, independientemente de qué tan irrespetuoso sea su hijo

Page 4 of 5

GreatSchools Blog

Por John W. Maag, Ph.D.

La escala de daño físico

100% - muerte
  90% - paralizado de la cintura para abajo
  80% - perder el brazo dominante
  70% - perder una mano
  60% - perder 2 dedos
  50% - 3 miembros rotos
  40% - tener el brazo dominante roto
  30% - tener rota la nariz
  20% - cortadura que requiere puntos
  10% - moretón
   0% - nada

Entonces, por ejemplo, cuando un niño le dice "cállate" usted puede ubicar el suceso en una escala de daño físico y preguntarse a sí mismo "¿Qué tan malo fue?", lo que usted determina al mirar la escala y preguntarse a usted mismo: "¿Cuánto dolor físico estoy dispuesto a tolerar para que no exista el "cállate" de mi hijo? Podemos apostar que nadie quiere pasar del 10% (moretón). Por lo tanto, elige mantener la calma diciéndose a sí mismo que el incidente sólo requiere que usted se moleste un 10%, lo que le deja libre el 90% de su capacidad de pensar racionalmente para determinar cómo manejar la situación. Esto lleva práctica, por lo que tiene que ser paciente mientras lo aprende.

Cómo combatir conductas tipo "No lo soporto" y "Condenar y maldecir"

Si primero se enfoca en reducir sus conductas demandantes y de horrificación, que están interconectadas, le resultará más fácil controlar los otros dos tipos de respuesta irracional: El "no lo soporto" y "condenar y maldecir". Cuando usted dice "no lo puedo soportar más", usted está exagerando demasiado la situación y aumentando las probabilidades de reaccionar exageradamente. Al igual que con los términos demandantes como "debe" y "debería", decir "no lo soporto" es una falacia. Somos prueba viviente de que hemos soportado todo lo que nos ha pasado hasta este momento. La muerte es lo único que no podemos soportar.

Finalmente, si usted permite que los otros tipos de pensamiento irracional controlen su conducta, existen más posibilidades que condene y maldiga a otros, a usted mismo y al mundo. Pero en cambio, si usted combate de manera exitosa los tres primeros estilos de pensamiento (demandante, horrificación e insoportable) usted disminuye la tendencia a condenar y maldecir.

Cuando usted evita el pensamiento irracional sobre la conducta del niño, su nivel de desagrado emocional disminuye automáticamente, lo que le da control emocional para determinar una conducta efectiva. Como resultado, es posible que se sienta menos herido y más respetado, y que no castigue demasiado a su hijo. Un niño con problemas de conducta busca la sensación de poder y control que obtiene cuando "pone el dedo en la llaga". Reconocer y combatir los estilos de pensamiento irracional lo ayudará a manejar conductas inadecuadas de su hijo y disminuir la posibilidad de que lo "saque de las casillas."

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT