Advertisement

HomeSpanish

Cómo ayudar a su hijo en la transición de la escuela media a la escuela secundaria

Lea sobre los factores que pueden ayudar a que su hijo cumpla con el aumento de las demandas académicas y otros desafíos de la escuela secundaria.

GreatSchools Blog

Por Nancy Firchow, M.L.S.

No hace mucho tiempo, su hijo estaba ingresando a la escuela media y hecho un manojo nervios, preocupándose sobre cómo se haría camino en una escuela nueva y enorme, sobre si tendría amigos, o si las clases serían muy difíciles. Ahora está frente a la escuela secundaria y ¿adivine qué le preocupa? Las mismas cosas. Además, él sabe que ahora sí es importante. Tiene que decidir si quiere ir a la universidad o a trabajar. Debe acumular suficientes créditos para graduarse y quizás tenga que pasar un examen de egreso estatal obligatorio. Y además se preocupa por citas amorosas, obtener una licencia de conducir, el primer trabajo…

Bien. Tomemos las cosas con calma. La escuela secundaria es un momento de grandes cambios y muchas "primeras veces" y transiciones. Por suerte, usted y su estudiante no tienen que lidiar con todo al mismo tiempo y por cierto no tienen que hacerlo durante las primeras semanas del primer año de la escuela secundaria. Entonces, analicemos de manera relajada lo que sí es importante en la transición de la escuela media a la escuela secundaria y qué otras preocupaciones podrían surgir para un niño con dificultades de aprendizaje.

Estudiante de segundo año habla del pasado

Esteban*, un estudiante de segundo año y 16 años de edad que tiene dificultades de aprendizaje reflexiona sobre sus primeras semanas en la escuela secundaria: "Estaba un poco preocupado sobre si me perdería en la escuela nueva. Pero sabía que había salido adelante en la escuela media y que ya había pasado por la experiencia de tener un casillero, entonces me di cuenta de que podría llegar a donde tuviera que hacerlo. Después de un par de días, no tuve problemas."

Esteban no solo pasó de la escuela media a la secundaria, sino que también cambió de una escuela privada a una escuela pública. él le da el rédito a sus amigos y a los deportes por ayudarlo a facilitar la transición. "Yo ya conocía a gente de mi vecindario y del equipo de natación y ver caras familiares me ayudó mucho. Me hizo sentir más cómodo. Y además, cuando me probaron para el equipo de waterpolo, conocía más gente aún."

Por otro lado, las clases me preocupaban más. Esteban dice: "La cantidad de trabajo aumentó muchísimo. La escuela media era más relajada. En la escuela secundaria, los maestros son más estrictos y hay más fechas de entrega." él dice que sus padres fueron (y aún son) una gran ayuda. "Cuando me siento desanimado, ellos me recuerdan que las cosas mejorarán y me ayudan a que siga avanzando."

La experiencia de Esteban confirma los descubrimientos de las investigaciones formales: Los niños que pasan a la escuela secundaria dependen mucho de sus amigos y al menos al principio, la cantidad de trabajo que tienen los toma por sorpresa (Letrello, T., 2002; Mizelle, N.,2000; Akos, P.,2004). Esto se aplica a los estudiantes con y sin problemas de aprendizaje. La participación de Esteban en el equipo de natación y waterpolo probablemente contribuyó a una mejor transición. Los estudios demuestran que los estudiantes que sienten que pertenecen a la comunidad escolar están más motivados y consiguen mayores logros académicos (Isakson & Jarvis, 1999). Los padres deben saber que la transición va más allá de las primeras semanas de escuela. Muchas escuelas tratan la transición como un proceso a largo plazo, que comienza en el 8vo grado y continúa en el 9no, y brindan múltiples posibilidades de apoyo e información para ayudar a los estudiantes a establecerse social y académicamente (Equipo de desarrollo ERIC de 2006; Isakson & Jarvis, 1999; Red Nacional de Escuelas Asociadas, 2005).

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT