Advertisement

HomeSpanish

Preparación para el Colegio: Experiencias de una mamá durante la preparatoria

GreatSchools le pidió a una mamá en San Francisco cuyos hijos fueron aceptados a una universidad de prestigio que nos compartiera sus experiencias de cada uno de los cuatro años en los que sus hijos cursaron la preparatoria. Aún si la situación de usted es diferente, sus experiencias pueden ser de mucha ayuda para su hijo.

GreatSchools Blog
Boots Whitmer
Boots Whitmer

Por Boots Whitmer

Verano después del Grado Octavo

(Sí, yo se que está cansada preparando a su hijo para la preparatoria, pero ¡anímese!)

Visite colegios y universidades.

Haga este el año del paseo en carro. Visite diferentes tipos de escuelas: grandes, pequeñas, públicas, privadas, del este, del oeste, sur, suburbana, rural y urbana. Su hijo(a) necesita "verse" a sí mismo en el lugar mismo donde se encuentra la universidad. Como decía mi hijo, "¿Dónde será mi nuevo hogar?"

El permitir que su hijo(a) vea su futuro en una forma concreta lo motivará para que se enfoque más en sus estudios en la preparatoria. Desafortunadamente, lo más probable es que no haya clases en sesión en la universidad durante el verano, pero la visita es útil de todos modos.

Trate de ver especialmente los colegios o universidades más lejanos a su hogar. Esto le da más oportunidades a su hijo y puede ser económicamente beneficial, ya que algunos colegios buscan diversidad y pueden estar dispuestos a pagar para que su hijo(a) asista.

Este es un buen momento para recordarle a su hijo que los colegios requieren que los alumnos reporten cualquier falta a la ley que tengan o mal comportamiento, y eso lo toman en consideración.

Grado Nueve

A usted y a su hijo le pueden decir que este año escolar "no contará" para la admisión a la universidad. Esto no es cierto. Algunos colegios tienen requisitos que incluyen el grado noveno. Boots Whitmer

Considere el tomar el examen SAT II de biología si su hijo(a) toma la clase de biología este año.

Así estará con la mente más preparada.

Si su hijo(a) pudo visitar algún colegio en el que se haya interesado, trate de visitarlo durante el tiempo en que hay clases regulares.

Pida recomendaciones a los maestros.

Haga esto durante los años en que su hijo cursa la preparatoria, ya que hacerlo después es más problemático.

No deje de preguntarle al maestro el grado final de cada materia justo antes de terminar el grado noveno, décimo, onceavo y doceavo.

Antes de que las clases terminen y comience el verano, hable con el maestro, y no acepte un "no" como respuesta. Hable con los consejeros o con el director si el maestro no coopera con usted.

¡A mi hijo y a mi hija les dieron una calificación más baja porque los maestros no les dieron crédito por trabajo que pudieron comprobar que sí habían terminado! Cuando el maestro entrega las calificaciones finales, es muy difícil poder cambiarlas. Las calificaciones finales normalmente llegan a mitad del verano- a veces son una sorpresa- y el intentar cambiarlas al inicio del otoño es casi imposible. En algunos casos el maestro puede hasta cambiar a trabajar en otro distrito. Mis dos hijos pasaron por esto. En un par de ocasiones logramos que les cambiaran la calificación cuando se comprobó que sí se entregó el trabajo (con todo y comentarios del maestro). Los maestros les habían dado cero de crédito por el trabajo supuestamente no entregado, lo que hacía que les bajara la calificación.

No espere que siempre los maestros le tengan consideración a su urgencia de preparar a sus hijos para iniciar el colegio. La mayoría de ellos fueron a colegios o universidades cuando no eran tan selectivas con lo son hoy. Podrían no entender que los colegios que antes eran fáciles de entrar, son ahora colegios que hay que "alcanzar". Aunque lo siguiente no nos sucedió a nosotros, yo conozco a un estudiante cuyo maestro dejó el distrito escolar de San Francisco para entrar al monasterio justo después de terminar el año escolar y habiendo dado una calificación incorrecta al estudiante. Como no se puede cambiar una calificación sin el consentimiento del maestro, y como el monasterio no permite la comunicación con el exterior a los ingresos de primer año, el estudiante no pudo hacer nada para cambiar su calificación.

Boots Whitmer has survived two college searches and is the parent of a recent Kenyon College graduate (Gambier, Ohio) and a George Washington University undergraduate (Washington, D.C.). She lives in San Francisco and can be reached at cebootsw@sprynet.com.

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT