Su niño tiene dificultades aprendiendo a leer y usted se pregunta si él tiene un problema serio. Qué habilidades son necesarias para aprender a leer? ¿Qué clase de instrucción debería tener?

Aprendiendo a leer

La mayoria de los niños aprenden a leer sin importar el método de enseñanza que se use. Pero el 20% de los niños en las escuelas no leen bien y siguen así por todas sus vidas. Puede que usted haya escuchado que leer las letras al revés es uno de los primeros indicadores de problemas de la lectura. En realidad muchos niños pequeños leen las letras al revés cuando están aprendiendo a formarlas o a hacer secuencias de izquierda a derecha. Los resultados de las investigaciones científicas independientes nos demuestran que la lectura es una habilidad que está basada en el lenguaje. Esto significa que los problemas del desarrollo del lenguaje hablado son las mejores señales para predecir los problemas de la lectura.

¿De qué debo darme cuenta?

La mejor forma de saber como los niños en kindergarten y primer año de escuela elemental van a desarrollar su habilidad para leer es el fijarse en la capacidad que tienen para dividir las palabras habladas en distintos sonidos o fonemas. Ellos tienen que ser capaces de aislar sonidos y convertirlos en palabras.

  • ¿Puede su niño decirle si dos sonidos son iguales o diferentes, por ejemplo “B” y “P”?
  • ¿Disfruta él de historias que riman? ¿Hace juegos con palabras que riman?
  • ¿Es capaz de mencionar palabras distintas que empiezan con el mismo sonido?
  • ¿Es capaz de diferenciar fonemas distintos en palabras?

Nuestro lenguaje está basado en el principio alfabético. Las palabras están formadas por letras que representan distintos sonidos. Los niños necesitan aprender que ciertos sonidos van con ciertas letras.

  • ¿Puede decir su niño el alfabeto?
  • ¿Es capaz de decirle los nombres de las letras?
  • ¿Es capaz de identificar los sonidos con los símbolos que los representan?

La comprensión de la lectura depende de poder leer las palabras rápida y automáticamente. Si los niños leen despacio y luchan mucho con palabras que deberían ser familiares, entonces ellos no van a recordar y ni a entender lo que han leído.

  • ¿Se acuerda él de palabras que leyó antes?
  • ¿Es capaz de pronunciar palabras nuevas con rapidez?
  • ¿Descifra palabras nuevas correctamente?
  • ¿Es capaz de decirle lo que acabó de leer?

Si los problemas con la lectura han existido ya por algún tiempo, si él tiene inteligencia e en el promedio o está por encima del promedio, si ha recibido instrucción básica en lectura y no tiene descapacitaciones físicas o emocionales que le afecten el aprendizaje, puede ser que su niño tenga una descapacitación de la lectura. Hable con su maestro y asegúrese de que si esté recibiendo instrucción efectiva basada en las investigaciones. Si es necesario, considere la posibilidad de que lo evalúen.

¿Qué es instrucción efectiva?

El Instituto Nacional de la Salud de los Niños y el Desarrollo Humano (NICHD) reconoció que la mala lectura no es solamente un problema educacional sinó también un asunto de salud pública. Por lo tanto ellos empezaron un programa para revisar las investigaciones hechas sobre las causas por las que se fracasa en la lectura y los métodos de enseñanza. De esta investigación hemos aprendido que la instrucción efectiva para la lectura incluye todo lo siguiente:

Conocimiento Fonético

Los fonemas son las unidades más pequeñas del lenguaje hablado, y son diferentes a las letras que los representan cuando escribimos las palabras. Los niños necesitan aprender a enfocarse y poder manipular los sonidos en sílabas y palabras sin letras. El conocimiento fonético no debe ser confundido con la discriminación auditiva, que es la habilidad de distinguir si dos palabras habladas son iguales o distintas.

Fonética

La instrucción en fonética ha sido de mucha ayuda para los niños con problemas de lectura. A ellos les han enseñado que los sonidos están representados por letras del alfabeto que cuando se juntan forman palabras. Los sonidos son así unidos a letras individuales y a las combinaciones y los símbolos que los representan. A los niños que tienen dificultades con la lectura se les debe enseñar como cambiar las letras a sonidos y como juntar esos sonidos para formar palabras.

Estas habilidades deben ser enseñadas en una forma sistemática, en un orden planeado cuidadosamente. El material de lectura debe ser traducible. Esto significa que debe contener sonidos y palabras que ya han sido enseñados y evitar aquellos que los niños no han aprendido todavía.

No existe ningún programa de fonética que sea recomendable para todos los niños, debido a la variedad de niveles de lectura que ellos presentan en la clase. Hay muchas clases de métodos de enseñanza de fonética. La instrucción debe ser diseñada para satisfacer las necesidades de cada niño o de cada grupo de niños en una clase determinada.

Lectura Oral Guiada

La práctica de la lectura oral guiada es necesaria para desarrollar la eficiencia y la facilidad en la lectura.. Para volverse un lector fluído, su niño necesita tener muchas oportunidades para practicar lo que acaba de aprender. El debe leerle en voz alta a usted, a su maestro o a otros estudiantes y alguien le debe corregir sus errores. Si es necesario se le debe volver a enseñar lo que no haya aprendido bien.

Comprensión de Vocabulario

Estrategias para aumentar el vocabulario deben ser enseñadas a los niños que ya sean lectores fluidos. Palabras nuevas pueden ser aprendidas durante la lectura o se pueden enseñar antes de asignarles las tareas. El poder usar un diccionario es una habilidad muy importante. También puede ser de mucha ayuda el aprender a usar los sistemas incluidos en la tecnología de los computadores, en programas donde se presentan las definiciones de las palabras.

Comprensión de Texto

Es muy importante que su niño sepa si él entiende lo que está leyendo. Estrategias para mejorar la comprensión incluyen el usar organizadores gráficos y semánticos (incluyendo mapas de historias), el responder preguntas orales o escritas, el hacerse a si mismo preguntas acerca de la historia que esté leyendo, y el poder resumir lo que ha leido. El poder integrar ideas nuevas y generalizarlas son las dos metas principales de la comprensión.

¿Qué puede hacer usted?

Si su niño tiene problemas con la lectura, él va a necesitar más instrucción y práctica. Es muy importante que usted lo escuche cuando lea en la casa por lo menos 15 minutos al día. Recuérdele que siempre se necesita práctica para desarrollar cualquier habilidad especial, no importa si es para participar en los Juegos Olímpicos, tocar un instrumento musical, o para aprender a manejar un carro.

Asegúrese que lo que él le lea esté a un nivel más bajo que su nivel en la clase. Esto le dará la oportunidad de reforzar las habilidades que ya aprendió y hacerlas automáticas. Si comete más de 5 errores en una misma página, es posible que lo que esté leyendo sea demasiado difícil. Pídale al maestro que le de libros para leer en la casa.

Saque un tiempo para leerle libros a él en voz alta. Leyendo un libro en el que él esté interesado pero que él no puede leer independientemente le mejorará su vocabulario. Haciendole preguntas sobre lo que acabó de leer o pidiendole que le cuente la historia a otro miembro de su familia le dará la oportunidad de revisar su nivel de entendimiento. También puede que su niño desarrolle un deseo por mejorar su habilidad de leer, para así poder obtener más información por sí mismo.

Share on Pinterest
There are no images.