Las vacaciones de verano pueden ser en muchos casos un terreno baldío de aprendizaje o un paraíso de aprendizaje. Las tentaciones son muy grandes para los niños que se pasan horas viendo la televisión o jugando juegos de video, pero con un poco de ingenio y planificación, el verano se puede transformar en un tiempo para desarrollar la mente, explorar nuevos pasatiempos, aprender acerca de la responsabilidad y aprovechar las habilidades adquiridas durante el año escolar.

Mantenga el aprendizaje al frente

Los maestros pasan en promedio cuatro a ocho semanas cada otoño repasando y re-enseñando el material que los estudiantes han olvidado durante las largas vacaciones de verano. Muchos estudiantes pierden el equivalente de uno a dos meses de lectura y matemáticas durante el verano y sus resultados en los exámenes estandarizados salen peor al ser comparados con estudiantes que siguen aprendiendo durante el verano. El efecto es acumulativo: cada verano lo que un estudiante no aprende se va sumando y puede tener un impacto a largo plazo en el rendimiento general en la escuela.

Eso no significa que los niños deberían estar haciendo hojas de aprendizaje de matemática y estudiando listas de vocabulario para conservar las habilidades que han aprendido durante el año escolar. El verano es el momento perfecto para que los niños descubran que el aprendizaje es divertido y puede ocurrir en cualquier lugar. “Usted no quiere que sus hijos piensan que el aprendizaje es sólo algo que ocurre en lugares llamados escuelas”, dice Susan K. Perry, autora de Playing Smart: The Family Guide to Enriching, Offbeat Learning Activities for Ages 4-14 . “Más bien, usted quiere que ellos comprendan que el aprendizaje es divertido y puede ser todo el tiempo, en cualquier momento y en cualquier lugar, con materiales prácticos, no solamente basado en las instrucciones de un maestro de escuela. El verano es una gran masa desestructurada de tiempo para tratar de cosas nuevas y explorar intereses que no necesariamente encajan en el plan de estudios de la escuela.”

El aprendizaje puede llevarse a cabo ya sea usted este tomando un viaje a un lugar lejano o pasando el verano en su propio vecindario. Pero tenga cuidado en no sobre planear. “Para evitar el aburrimiento, el niño tiene que aprender a estar motivados por su propia cuenta, hasta cierto punto, y que es una habilidad adquirida”, dice Perry. “Si su hijo cada vez que dice:” estoy aburrido “, proporcione una solución rápida, ellos nunca aprenderán a desarrollar sus propios recursos. Pero si proporcione algunas alternativas. Eso sí, no trate de inculcar el aprendizaje. Así no es cómo funciona.”

10 Actividades de Aprendizaje para un Verano Divertido

Estas son algunas de actividades para que su hijo emprenda un verano divertido de aprendizaje:

1. Cultiva el calabacín (zucchini) más grande en tu vecindario.

¿Qué mejor manera de aprender los conceptos básicos de la ciencia y de cómo las cosas crecen al ser plantadas en su propio jardín? Puede comenzar con semillas o plantas pequeñas. Háblele acerca de lo que las plantas necesitan para ser resistentes: aire, agua, luz y nutrientes. Las verduras son especialmente divertidos y educativos para plantar, ya que su hijo aprenderá dónde viene la comida y también tendrán la oportunidad de comer el producto final.

2. Recorta, pega y escribe sobre tus aventuras familiares.

Unas vacaciones en familia es una oportunidad perfecta para crear un libro de recuerdos de viaje que será un recuerdo duradero de aventuras familiares. Reunir tarjetas postales, folletos y menús de restaurantes y atracciones turísticas. Anime a su hijo a escribir descripciones de los lugares que visitó y contar historias sobre las aventuras de su familia. O sugerir un libro de recuerdos de su equipo favorito o una crónica de su año en la escuela. El álbum puede contener fotos con leyendas, recortes de periódicos o recuerdos escolares.

Hay muchos sitios en la web para compartir fotos, como Shutterfly o KodakGallery, le ayudará (por un precio) a crear libros de fotos de calidad profesional, en el que organizar las fotos y escribir leyenda en las fotos.

3. Hacer Teatro.

Los pequeños pueden hacer su propio teatro de títeres. Comience por cortar las puntas de los dedos de un par de guantes viejos. Dibuje caritas en los dedos con plumones y usar pegamento con hilos como pelo. O pegamento en tiras de fieltro para crear gatos, perros u otras caras de animales. Luego, su niño puede crear una historia donde los títeres de dedos puedan actuar. Para los niños mayores de la casa, encontrar libros que contengan scripts de juegos para los jóvenes (ver “Libros útiles” barra lateral) y animar a su hijo y sus amigos para crear su propio teatro del barrio. Pueden planificar una actuación, hacer un simple escenario en el parque o en los escalones de la casa de alguien más, crear programas de teatro y vender entradas.

4. Haga mousse de chocolate o construye un alimentador del pájaro.

Las tiendas de juguetes y tiendas de artesanía están llenas de kits para hacer cosas manuales, por ejemplo, comederos de aves o modelos de aviones y hasta cuadros de mosaico. Estos proyectos enseñan a los niños a leer y seguir instrucciones, y ofrecen el beneficio añadido de la creación de un producto terminado. Libros de experimento de ciencia animan a los niños a observar y hacer preguntas mientras que proporciona horas de diversión práctica utilizando conceptos científicos.

¿Qué niño no se inspiraría para hornear galletas o hacer mousse de chocolate? Un libro de cocina orientado hacia los niños es un buen lugar para empezar. Libros de cocina étnica son una excelente manera de explorar la comida de otras culturas, y abrir conversaciones sobre cómo la gente hace las cosas de manera diferente en otras partes del mundo. Los niños son mucho más propensos a comer algo extraño si lo hacen ellos mismos.

5. Pintar la cerca alrededor de la casa, cuidar niños o ser voluntario en un comedor comunitario.

Incluso los niños pequeños pueden aprender a ser responsables, ayudando a preparar la mesa, cuidar de una mascota, limpiar un armario, lavar el coche o pintar la valla. Pregúntele a su hijo a ser su asesor de energía y ayudar a encontrar maneras de ahorrar energía en su casa. Trabajos de verano al aire libre y servicio de la comunidad ayudan a los niños a aprender a ser puntual, seguir las instrucciones y servir a los demás.


6. Conviértase en agente de viajes subalterno de la familia.

La mitad de la diversión de un viaje comienza antes de llegar allí. Involucre a su hijo en la planificación mediante la práctica de cómo usar el mapa para encontrar las ciudades y lugares de interés turístico, y la forma de calcular distancias. Si van en coche, trabaje con su hijo para averiguar cuántos galones de gasolina tomará para llegar ahí y calcular el costo. Si van en avión o viajan en tren, consultar horarios de viaje y costos.

La investigación de su destino en los libros y en Internet. Si usted va a un estado diferente, busca información sobre el estado, ya sea la flor oficial del estado, pájaro del estado, o lugares de interés. Pídale a su hijo que escriba a la oficina de turismo del estado para solicitar información.

7. Visita a una fábrica de dulces de goma o un estudio de vidrio soplado.

No importa si toma un viaje lejos o prefiere quedarse cerca de casa, buscar lugares donde los niños pueden aprender cómo se hacen las cosas. En San Francisco, se puede visitar una fábrica del oso de peluche, en Arkansas, un taller de soplado de vidrio, y en Hawái, una fábrica de nuez de macadamia. Para conocer algunas de estas opciones, consulte nuestros “libros útiles” consejos de esta página.

8. Convierte una visita al museo en una búsqueda del tesoro.

Haga que sus hijos se entusiasmen en visitar un museo, ya sea explorando con anticipación el sitio web del museo y tomando un tour virtual. Cuando usted vaya a un museo, tome en consideración lapsos cortos y no intente cubrir todo un museo en un día. Para hacerlos menos intimidante, arranque en la tienda de regalos y deje que su niño escoja algunas postales de pinturas u objetos en exhibición. Convierta su visita al museo en una búsqueda del tesoro, tratando de encontrar esas pinturas u objetos en el museo. Busque exhibiciones interactivas y por períodos de la historia que su hijo ha estudiado en la escuela.

9. Obtén etiquetas engomadas, tatuajes y cómics de forma gratuita.

Componer una carta ayuda a desarrollar las habilidades de escritura y puede ser especialmente gratificante cuando su hijo reciba una respuesta en forma de un artículo gratuito. El libro, Free Things for Kids, sugiere más de 300 lugares que usted puede escribir para conseguir artículos como calcomanías, tatuajes temporales, cómics, revistas y artículos deportivos de colección. Algunos de los artículos cuestan un dólar o menos, pero la mayoría son gratuitos. El autor ha escrito acerca de “cosas gratis” durante años y es considerado un experto en el campo. El libro, actualizado anualmente, también incluye los sitios web donde puede descargar software gratuitamente, ezines u otros artículos para enviar por correo.

Usted puede ayudar a su hijo mayor a crear capacidades ciudadanas, así como practicar su escritura, alentando a escribir una carta al editor del periódico local o un funcionario del gobierno local acerca de un tema que le preocupa, como la construcción de un carril para bicicletas o renovación un parque local.

10. Conviértete en un gurú de inversión o un genio en matemáticas.

El verano es el momento perfecto para que los niños mayores y adolescentes aprendan sobre el mercado de valores y el valor de la inversión. Una buena manera de empezar es investigar las empresas que cotizan en bolsa que los adolescentes están familiarizados, como Apple Computer, eBay, Nike o Tootsie Roll. El Motley Fool “Teens and Money” sitio Web está dedicado a ayudar a los adolescentes a aprender sobre el ahorro y la inversión. Su hijo mayor también podría unirse a un programa inversionistas jóvenes para aprender más sobre el mercado de valores. También es posible ayudar a su hijo a dar un paso adelante en las matemáticas de su escuela educativa resolviendo acertijos matemáticos.

Share on Pinterest