Como padre de familia de un niño con problemas de atención o de aprendizaje, usted probablemente se ha vuelto un experto en motivar, organizar, guíar y generalmente estar disponible para ayudarle a su niño a enfrentar los desafíos diarios de la escuela y la vida. Para poder aprender completamente el contenido y las características académicas, los niños que tienen problemas con la atención y el aprendizaje necesitan a menudo instrucciones repetidas y práctica extra – más allá de lo que les puede dar la escuela y el tiempo razonable que utilizan para completar sus tareas. Ellos normalmente necesitan más tiempo que los otros niños para organizar y completar sus tareas. Por eso, y a pesar de que usted se haya dedicado completamente a apoyar a su niño, habrá veces cuando su horario, su paciencia, o sus habilidades no le permitirán proveer a su niño toda la ayuda que él necesita. Antes de que usted o su niño estén completamente abrumados, usted deberia considerar la idea de contratar a un tutor.

Los individuos que están agrupados bajo el nombre genérico de “tutor” tienen niveles diferentes de preparación, de habilidades y de experiencia. Antes de empezar a buscar a alguien para ayudarle con su niño, usted deberá definir específica y concretamente lo que usted espera que esta persona logre, y cuales son las áreas fuertes y los problemas de su niño. Todo esto va a determinar la clase de tutor que usted debe buscar. Por ejemplo, si su niño tiene una discapacidad de aprendizaje, o por sus siglas DA (en inglés, Learning Disabilities o LD) que está basada en problemas de lenguaje, él va a necesitar aprender como escribir párrafos organizados y coherentes. Entonces, para poder ayudarle con sus necesidades usted deberá contratar a un tutor con habilidades de instrucción en lenguaje escrito y en trabajo de recuperación con niños que presenten discapacidad de aprendizaje DA.

Antes de contratar a un tutor pregúntese lo siguiente:

  • ¿Qué es lo que yo espero que esta persona haga – ayudarle a mi niño a completar sus tareas, incrementar sus habilidades, enriquecer su conocimiento, enseñarle estrategias para aprender, mejorar sus calificaciones?

  • ¿Qué clase de información acerca de mi niño – como persona y como estudiante – le será útil al tutor? ¿Cúales son las áreas fuertes de mi niño?, ¿en qué ha sobresalido?, y ¿cúales son sus dificultades? ¿Qué características de su personalidad y temperamento debemos tener en cuenta para cuando venga el tutor?

  • ¿Cómo vamos a coordinar lo que se haga con el tutor y el programa de la escuela?

¿Qué clase de tutor le puede proveer a mi niño lo que él necesita?

Tipo de Tutor Habilidades que deben tener Como pueden ayudar
Estudiantes de escuela secundaria o universidad
Adultos jubilados
Paciencia, calor humano, interés en los niños, habilidad para motivar a los niños a planear, empezar y terminar las cosas. Le pueden dar a usted un descanso ayudándole a su niño con sus tareas, llevándolo a la biblioteca a investigar, o hacer otras actividades.
Maestros con credenciales Preparados en el contenido de áreas específicas de los programas de educación. Pueden ayudarle a su niño a mejorar sus conocimientos y habilidades en temas académicos como matemáticas, ciencias o escritura.
Maestros con credenciales de Educación Especial Preparados específicamente para trabajar con niños que tienen descapacitaciones del aprendizaje, y para implementar los Programas de Educación Individualizada (IEPs) para los niños de las escuelas públicas. Pueden evaluar las áreas fuertes y las débiles del aprendizaje, enseñar estrategias académicas y ayudar a identificar formas diferentes para incrementar el aprendizaje de su niño en clase; pueden trabajar conjuntamente con el personal de la escuela.
Miembros de la asociación de Terapéutas Educacionales Diferentes niveles y tipos de educación, preparación y horas clínicas supervisadas son requeridas para la certificación como terapéuta educacional. Pueden evaluar las áreas fuertes y las débiles de el aprendizaje, enseñar estrategias académicas y ayudar a identificar formas diferentes para incrementar el aprendizaje de su niño en clase; pueden trabajar conjuntamente con el personal de la escuela.

Los tutores también son empleados por programas comerciales que ofrecen instrucción de lectura, mejoramiento de habilidades académicas, preparación para presentar exámenes, y otros servicios. Muchos de esos programas no se enfocan en las necesidades especiales de los niños con descapacitaciones del aprendizaje o problemas de la atención. Antes de contratar esos servicios, haga preguntas sobre las credenciales del personal, la preparación y la experiencia que tienen, y entonces decida si son lo que su niño necesita. No tenga miedo de preguntar si la persona que sería asignada a trabajar con su niño ha sido entrenada para trabajar específicamente con niños que tienen descapacitaciones del aprendizaje o problemas de atención.

Una de las mejores formas de encontrar a un tutor que sí le pueda ayudar a su niño es el pedir recomendaciones del personal de la escuela o de padres de familia que usted conozca. La habilidad que el tutor tenga para establecer una buena conexión con su niño y con su familia es tan importante como las credenciales que él tenga. Para ayudarle a recoger y organizar información acerca de los tutores que usted contacte, usted puede usar nuestra Página de preguntas para hacerle a los tutores (pdf). Puede que esto le demande un poco de tiempo, pero el esfuerzo que usted ponga en encontrar a un tutor adecuado beneficiará el aprendizaje de su niño, y reducirá también el estrés en su familia.

Share on Pinterest
There are no images.