Los estudiantes de escuela secundaria tienen mucho en qué pensar, desde pruebas de matemáticas hasta deportes y nuevas situaciones sociales, sin mencionar la gran pregunta que ronda la cabeza de todos los adolescentes: “¿A qué universidad asistiré?”. Le pedimos a algunos estudiantes recién graduados de la universidad que compartieran su perspectiva: Ahora que han transcurrido algunos años, ¿qué les hubiese gustado saber?

Proporciónale a tu hijo los 10 principales consejos brindados por estos recién graduados de la universidad, y úsalos como temas de conversación en casa para ayudarlo a alcanzar el éxito en la escuela secundaria.

  1. Emprende actividades que te interesen de verdad

    “Si me arrepiento de algo, es de no haber intentado realizar más actividades durante mi tiempo libre”, afirma Bona Kang, quién asistió a la Universidad de California en Berkeley. “Me sentí tentada a unirme a las competencias de matemáticas, pero nunca lo hice… Más tarde me di cuenta de que probablemente hubiera sido una gran experiencia”.

    No elijas o descartes actividades extracurriculares basándote en la opinión de los demás o en lo que podría verse mejor en una solicitud de admisión universitaria. Elige algo que te interese e involúcrate en ello. Las evidencias de pasión y compromiso genuinos en cualquier actividad reflejan una buena imagen en las solicitudes de admisión universitaria. Además, cuando llegues al campus, te resultará más sencillo unirte a un grupo de arte, equipo deportivo o club si posees algo de experiencia previa. Los grupos estudiantiles son una excelente forma de encontrar tu área de comodidad en la universidad y podría dar lugar a tus amistades más íntimas y experiencias más significativas.

  2. Aprovecha al máximo a los docentes de la escuela secundaria

    Aprovecha la oportunidad de establecer relaciones sólidas con los maestros. Incluso en clases grandes, un pequeño esfuerzo adicional marca una gran diferencia. “Conoce a tus maestros… Acude a hablar con ellos después de clases o durante el almuerzo. Pueden ayudarte a abrirte paso en la escuela secundaria y a abordar el proceso de solicitud de admisión universitaria”, señala Sheryl Linsky, egresada de Yale School of Management. Linsky también aconseja guardar algunos de tus mejores ensayos y proyectos. Podrían resultar útiles para las solicitudes de admisión universitaria. “Lleva un registro de las tareas de las que te sientas orgulloso, nunca sabes cuándo podrías necesitar una muestra de escritura o un tema de ensayo”. Por último, intenta evitar competencias estresantes con los demás. En lugar de eso, concéntrate en dar lo mejor de ti. Linsky agrega: “No determines tu éxito académico comparándolo con el de tus amigos y compañeros de clase. ¡Desafíate a ti mismo y sumérgete en actividades que te resulten interesantes!”.

  3. Esfuérzate en la clase de idiomas

    Muchos estudiantes universitarios cuentan con oportunidades de estudiar en el extranjero que podrían ser subsidiadas parcial o totalmente por un programa universitario, y desenvolverse con fluidez en otros idiomas aumenta tus probabilidades de estudiar en distintas partes del mundo. Elise West, egresada de la Darden Graduate School of Business, lo aprendió por las malas. “Durante toda la escuela secundaria me sentí intimidada por mis clases de francés, pero luego no pude estudiar en el extranjero en todos los lugares que quería visitar… Quizá si me hubiese tomado más en serio la clase de francés, hoy en día lo hablaría con fluidez”.

  4. Sé tú mismo

    Tu experiencia en la escuela secundaria será lo más satisfactoria posible si te enfocas en las personas y actividades que se sientan adecuadas para ti, independientemente de lo que sea considerado “genial” o “aceptable” por los demás. Tal como explica Alastair Brown, egresada de Cornell University: “Podemos hacer lo que queramos con nuestra vida. Los estudiantes no deberían definirse a sí mismos por el lugar que ocupan en la escuela secundaria”.

    El contexto social de la escuela secundaria puede resultar complicado, pero Megan Fox, egresada de Sonoma State University, incentiva a los estudiantes de escuela secundaria a intentar aceptar e incluso adoptar estas interacciones. “Desearía que alguien me hubiese dicho que estuviera lo más presente posible en esos momentos, en lugar de sentirme avergonzada y estresada”.

  5. Piensa en la universidad con anticipación (¡pero no pierdas la cabeza!)

    No es necesario angustiarse por la universidad tan pronto ingreses a la escuela secundaria, pero resulta importante hacer todo lo que puedas para tomar una buena decisión. Existen muchas universidades donde puedes vivir una experiencia maravillosa, así que reduce la lista a unas pocas opciones realistas que parezcan apropiadas para ti. “Busca universidades que posean distintos factores que te interesen y donde la población estudiantil parezca estar conformada por personas con las que puedas identificarte, y así podrás adaptarte fácilmente cuando logres ingresar”, indica Linsky. Asegúrate de tomar en cuenta las dimensiones, ubicación y opciones de apoyo económico que ofrezca la universidad. Lauren Ryan, egresada de The George Washington University, señala: “¡Me arrepiento de no haber pensado más a fondo sobre el tipo de universidad que quería! Resulta más sencillo emplear tres años para determinar poco a poco lo que quieres, en lugar de hacerlo todo de golpe en el último año de escuela secundaria. No quiero decir que los estudiantes de primer año de secundaria deban dedicar horas de estudio semanales a la literatura universitaria, pero resulta importante que los padres y estudiantes discutan las opciones con anticipación”.

  6. Realiza pruebas de práctica

    Las pruebas SAT (enlace en inglés) y ACT son un factor importante de tu solicitud de admisión a la universidad, y si estudias, obtendrás mejores calificaciones. Sheryl afirma que todo el mundo puede mejorar mediante el estudio. “No es cuestión de inteligencia innata, puedes aprender a realizar la prueba de forma más eficiente” (enlace en inglés).

    Dales un vistazo a los libros de preparación para las pruebas en la biblioteca y trabaja en un par de problemas de práctica todas las noches, luego realiza una prueba de práctica con límite de tiempo cada dos domingos. Si has estado estudiando, es muy probable que tus calificaciones comiencen a mejorar.

  7. No tienes que planear todo tu futuro ahora

    Los estudiantes de escuela secundaria enfrentan un gran número de decisiones importantes, y en ocasiones puede parecer que debes determinar tu carrera universitaria y trayectoria profesional antes del último año de escuela secundaria. Sera Herold, una estudiante egresada de la Universidad de San Francisco, afirma que no es así. “Siempre tienes la opción de cambiar de carrera o de universidad. No tiene nada de malo probar algo y decidir que no es para ti”.

    En lugar de intentar planear los próximos 10 años ahora, mantén la mente abierta e infórmate lo más que puedas sobre las alternativas disponibles para ti. “No te preocupes si no sabes qué especialización desearás cuando ingreses a la universidad”, expone Linsky. “Es más importante que mantengas la mente abierta ante cosas nuevas que no has considerado antes”.

  8. Intenta apreciar el panorama completo

    A pesar de que pueda resultar difícil imaginar la vida después de la escuela secundaria, esta existe. La escuela secundaria es una época maravillosa para hacer amigos, pero no es tu última oportunidad para conocer personas y establecer relaciones cercanas. “Muchos estudiantes no se dan cuenta de que el mundo no está limitado a su grupo de amigos… Me arrepiento de no haberme acercado a personas que disfrutaban de actividades distintas y tenían opiniones diferentes. Me hubiese ayudado a abrir más mi mente y aceptar muchas cosas a una edad más temprana”, señala Kang. Antes de percatarte de ello, entrarás a un nuevo mundo de personas, así que concéntrate menos en la jerarquía social de la escuela secundaria y más en conocer personas que te interesen. A fin de cuentas, esto será mucho más importante.

  9. Cuídate

    La escuela secundaria puede resultar agotadora, y te pasará factura si no descansas lo suficiente. Tal como afirma Linsky: “Por el simple hecho de que tus amigos solo necesiten seis horas de sueño no significa que tú puedas sobrevivir con tan poco. Aprenderás más y presentarás un mejor desempeño si descansas bien”. Además de dormir lo suficiente, mantener una buena alimentación y tomar mucha agua pueden marcan una gran diferencia.

  10. Pide consejos

    La forma en que las personas pueden compartir su opinión sincera resulta increíble, así que no dudes en pedirle su opinión a un maestro, padre o estudiante más avanzado. Incluso una pregunta breve puede dar lugar a una discusión más profunda, y podrías formar una conexión o establecer una amistad que no hubieses logrado de otra forma. Pide consejos, reflexiona sobre la opinión de los demás y, por último, esfuérzate en tomar las decisiones que sean adecuadas para ti.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: febrero 22, 2020