In English?

Cuando la familia Loper se embarcó en un viaje de 22 días a través del país, recorriendo 8900 millas, 28 estados y ocho parques nacionales, sus amigos y familiares pensaron que estaban locos. Con un niño de 5 años, Jack, uno de 3 años, Owen y una de 20 meses Madeline a cuestas, el viaje implicó 200 horas en automóvil. Eso significa mucho tiempo de estar sentados y esperando para niños que todavía no habían comenzado el kínder.

Así que, ¿cómo lo lograron?

Juegos, dice Kris Loper. “Jugamos juegos para mantener ocupados a los niños”

Una solución simple a un problema de todos los días.

Esperar es un hecho de la vida. Pasamos casi una hora al día esperando… para citas, en tráfico, en la cola para pagar. Para los niños pequeños esto puede parecer una eternidad. Pero si pasa ese tiempo jugando juegos, como la familia Loper, convertirá una espera que podría haber sido aburrida en tiempo de aprendizaje de calidad. ¿Por qué? Jugar juegos es más que solamente una buena forma de mantener a los niños ocupados y contentos. Es una oportunidad para que su hijo pequeño desarrolle destrezas fundamentales. Los juegos ayudan a los niños a adquirir competencia de razonamiento, lenguaje y matemáticas. Cuando los niños crean estrategias y usan destrezas de solución de problemas, también mejoran su autoregulación, o sea, la capacidad de controlar sus emociones y conducta, resistir impulsos y ejercer autocontrol y disciplina. De modo que cuando estén pasando el tiempo agradablemente y no malhumoradamente, también estará ayudando a que su hijo practique las destrezas que necesitará para adaptarse y desarrollarse bien en el kínder.

Los clásicos

Núm. 1 Trimbiriche

Para jugar: Con un lápiz y papel, dibuje 10 puntos a lo ancho y 10 a lo largo de un cuadro, lo que suma un total de 100 puntitos. (Si eso parece ser demasiado para su preescolar, puede adaptar el tamaño del cuadro). Tómense turnos para conectar puntos en horizontal y en vertical. Quien cierre un cuadro de 4 puntos pone sus iniciales dentro del cuadro. El jugador que más cuadros haya cerrado y marcado con sus iniciales al final del partido es el ganador.

Conexión con el kínder: Refuerza las destrezas de motor fino cuando el niño practica dibujar las líneas y escribir sus iniciales.

Núm. 2 Adivina en qué mano

Para jugar: Con las manos detrás de la espalda, sostenga un objeto pequeño, como una moneda, y haga un puño para esconderlo en una de sus manos. Sin revelar dónde está, muéstrele a su hijo los dos puños y pídale que adivine en qué mano está escondida la moneda. Agréguele variedad al juego al sostener los puños en diferentes posiciones, como sobre la mesa y detrás del otro codo o delante y detrás de usted, y pregunte, “¿Qué mano? ¿La de adelante o la de atrás?” Después de unas rondas, dele la moneda de premio a su hijo.

Conexión con el kínder: Enseña conciencia espacial, que es fundamental para las matemáticas y es útil para los pequeños de kínder que deberán seguir reglas nuevas, como pararse detrás de la línea o colocar la mochila delante del estante de libros.

Núm. 3 Estoy pensando en…

Para jugar: Elija un número, un color, una persona, un lugar o una cosa. Luego, como si estuvieran jugando a las veinte preguntas, indíquele a su hijo que haga preguntas para deducir en qué está pensando. Guíelo dándole pistas también.

Conexión con el kínder: Al practicar preguntas completas y respuestas que incluyan más de una palabra, lo está ayudando a ser un comunicador preparado para el kínder, al ampliar su vocabulario y darle práctica de gramática básica con que comenzar.

Clásicos, con modificaciones

Núm. 4 Tres en línea, con pajillas y sobrecitos de azúcar

Esto puede ser un salvavidas cuando estén en un restaurante esperando que traigan la comida.

Para jugar: Use las pajillas para crear un tablero, y sobrecitos de azúcar y de edulcorante como las cruces y los ceros. Este juego quizás sea más apropiado para los preescolares más grandecitos que ya estén listos para aprender estrategias y cómo tomar decisiones. Si su hijo de 3 años prefiere usar las pajillas y los sobrecitos de azúcar para crear diseños o practicar contar, eso también es útil. Pídale a su hijo que apile tres sobrecitos amarillos de edulcorante o que forme una línea con cuarto sobrecitos blancos de azúcar. Las opciones son casi infinitas.

Conexión con el kínder: Reconocer y crear patrones ayuda con el desarrollo del conteo, la estrategia, la solución de problemas y el razonamiento algebráico. Así es. Las destrezas para el álgebra comienzan en el kínder.

Núm. 5 Encuentra la moneda

Este juego de destreza con las manos, que típicamente se hace con vasos y una pelota, se puede adaptar a la mesa de restaurante con sobrecitos de azúcar y una moneda.

Para jugar: Forme una fila con tres sobrecitos de azúcar. (Asegúrese de que sean del mismo color). Esconda una moneda debajo de uno de los sobrecitos, y comience a moverlos en círculo lo más rápido que pueda. Cuando se detenga, pregúntele a su hijo debajo de qué sobrecito se esconde la moneda. Este juego es otra oportunidad de ganarse dinero en efectivo si lo premia con la moneda al final del juego.

Conexión con el kínder: Los juegos en los que se esconden cosas animan a los niños a usar su imaginación y los ayuda a desarrollar las destrezas de solución de problemas.

Núm. 6 Bingo en el auto

Para jugar: lleve un mazo de cartas de bingo (que puede descargar gratis, para la edad de su hijo) y marcadores en la guantera del automóvil. Los jugadores pueden buscar los números en las placas de los automóviles, los carteles de las calles, las carteleras o los edificios.

Conexión con el kínder: Refuerza las destrezas de encontrar parejas, agrupar y clasificar. Este juego también les enseña a identificar los números; esta es una destreza matemática temprana importante.

Juegos que se pueden jugar sobre la marcha

Núm. 7 Gallitos

Es difícil quedarse quieto mientras se espera en la cola, y los juegos como la mancha y las escondidas no son los más adecuados para jugar en una sala de espera llena de personas o en el mercado. Cuando se deban quedar en el mismo lugar, jueguen a los gallitos.

Para jugar: Tómense de la mano dejando los dedos pulgares parados y sin usar ningún otro dedo, intenten ser el primero en atrapar el pulgar del oponente hasta contar hasta tres.

Conexión con el kínder: Refuerza la destreza y el motor fino.

Núm. 8 Las estatuas

Para jugar: Desafíe a su hijo a jugar a que es un personaje preferido y que se pare como lo haría ese personaje, y luego vean cuánto tiempo puede quedarse en esa posición sin moverse. Quedarse quieto en una posición puede ser bastante aburrido después de unos segundos, pero las investigaciones muestran que al agregar un elemento de imaginación, los niños pueden quedarse quietos y mantener la concentración durante mucho más tiempo.

Conexión con el kínder: Usa la imaginación para practicar el control de impulsos y la gratificación retardada, que son dos destrezas importantes de autoregulación.

Núm. 9 Piedra, papel o tijeras

Su hijo de preescolar quizás no esté listo para competir en el campeonato nacional anual de Piedra, papel o tijeras, pero un par de rondas pueden ayudar a hacer una espera tolerable.

Para jugar: Al contar a tres, cada uno forma una roca (puño), un papel (mano extendida) o tijeras (puño lateral con los dedos índice y del medio extendidos como si fueran tijeras). Recuerde, el papel cubre la piedra, la roca rompe las tijeras y las tijeras cortan el papel.

Conexión con el kínder: Anima a los niños a memorizar reglas simples (como la roca le gana a las tijeras), a crear estrategias y practicar destrezas de motor fino.

Núm. 10 Juegos de aplicaciones apropiadas

Hay abundantes aplicaciones para teléfonos inteligentes o iPad que son apropiados para niños de preescolar. Jack, Owen y Madeline disfrutan las aplicaciones Toca Boca. “Son simples, seguras y prácticas”, dice Kris. “Madeline, con sus 20 meses, puede jugar a casi todas, pero a Jack le siguen encantando a los 5 años”.

Para jugar: Los juegos Toca Boca están diseñados para el juego abierto y la exploración. Con 23 aplicaciones entre las cuales elegir, los niños de preescolar pueden preparar comidas en la cocina Toca, explorar la naturaleza en la naturaleza Toca o usar ladrillos digitales para crear un nuevo mundo con los seis constructores Toca.

Conexión con el kínder: Las aplicaciones que permiten el juego abierto (o sea, que hay varios resultados posibles, en lugar de un resultado estático para cada juego) les enseñan a los niños a usar la imaginación para resolver problemas, lo cual es un paso hacia la autoconfianza e independencia.

Ya sea que se encuentre esperando en cola, en el consultorio del médico o en el automóvil, tener estos juegos a mano transformará el tiempo de espera en gratas memorias de momentos que pasaron juntos. Además, mantendrá en raya el mal comportamiento y el lloriqueo, al menos por unos momentos, mientras a hurtadillas les enseña destrezas clave que ayudarán a preparar a su hijo para el kínder.

¿Está su hijo preparado para el kínder? Averígüelo aquí.
Visite /gk/category/aprendizaje-de-ninos-preescolares/?lang=es


Acerca de la autora
Susan Solomon Yem

Susan Solomon Yem recientemente se mudó a San Francisco, a 3000 millas de su residencia en Boston para restablecerse en un lugar más cercano a tres de sus cinco hijos adultos. Ha escrito para The Boston Globe, Family Circle y publicaciones de miembros de Parenting Publications of America. Es una escritora freelance y administradora escolar quien siempre se identifica primero como madre.

Share on Pinterest