In English?

Para escribir un texto se requiere que tu hijo ponga en práctica muchas habilidades distintas a la vez — organizar sus ideas, sujetar el lápiz de forma correcta, formar letras, prestar atención a la ortografía de las palabras, usar la gramática adecuada, emplear los signos de puntuación, utilizar el vocabulario — y debe realizar todo esto mientras accede a la información almacenada en su memoria funcional y evitar desviarse del tema. Si tu hijo presenta dificultades con uno o más de estos aspectos, es posible que el proceso de escritura no tarde en comenzar a sentirse arduo y dificultoso. De acuerdo con los Estándares Académicos, los niños están escribiendo más que nunca en todas las asignaturas. Los niños que presentan dificultades con los estándares de escritura pueden mostrarse reacios a escribir, por lo que resulta importante que tomes medidas si crees que tu hijo está teniendo problemas.

Habla con la maestra de tu hijo sobre cualquier inquietud que tengas con respecto a la escritura de tu niño.

Al poner en práctica estos consejos y teniendo un poco de paciencia, podrás ayudar a tu hijo a medida que aprende a escribir con confianza y habilidad.

Consejos para padres para ayudar con la escritura

  1. Pregúntale a tu hijo sobre qué está escribiendo.

    Comienza cada sesión de tareas pidiéndole a tu hijo que explique la actividad que se le ha solicitado realizar. Haz preguntas para ayudar a tu hijo a aclarar los detalles de la tarea. Sus respuestas indicarán cuánto apoyo necesitará; si será capaz de trabajar de forma independiente o si necesitará ayuda para comenzar.

  2. Asegúrate de que tu hijo te vea escribiendo en casa.

    Escríbele mensajes a tu hijo y déjalos sobre el refrigerador. Escribe correos electrónicos, cartas o postales para amigos y familiares. Coloca un calendario diario o semanal, realiza una lista de compras o escribe en un diario.

  3. Anima a tu hijo a escribir — cualquier cosa.

    Anima a tu hijo a escribir historias cortas, cartas, correos electrónicos o a llevar un diario. Con la mayor frecuencia posible, motiva a tu hijo a escribir acerca de un tema de su elección. Si tiene un personaje favorito de algún libro o película, sugiérele que puede crear sus propias historias utilizando a sus personajes favoritos como protagonistas.

  4. Hacer un álbum de fotos.

    Pídele a tu hijo que haga un álbum con fotografías que haya tomado y que escriba una breve descripción bajo cada fotografía.

  5. Toma en cuenta los intereses de tu hijo.

    Incentiva a tu hijo a desarrollar intereses que pueda investigar y de los que pueda escribir, de manera que se convierta en un experto en el tema.

  6. Usa una postura adecuada.

    Revisa si tu hijo se sienta de forma erguida con ambos pies en el suelo, sujetando el lápiz de forma correcta y manteniendo su brazo (desde el codo hasta la muñeca) sobre la mesa o escritorio a modo de soporte. Asegúrate de que tu hijo incline el papel 45 grados hacia la izquierda (para diestros, o 45 grados a la derecha para zurdos).

  7. Anima a tu hijo a aprender a usar el teclado de la computadora.

    Las computadoras impulsan la escritura y proporcionan retroalimentación instantánea acerca de ortografía y gramática.

  8. Divide los proyectos de escritura en partes más pequeñas.

    Para los niños que se sientan agobiados ante las largas tareas de escritura, puede resultar útil dividir la tarea en fragmentos más cortos. En los proyectos de escritura a largo plazo, ayuda a tu hijo a organizar lo que escribirá durante un período de varias semanas. Cuando las tareas de escritura son divididas en partes más pequeñas, el maestro puede realizar comentarios y sugerencias durante el proceso.

  9. ¡Lluvia de ideas juntos!

    Las sesiones de lluvia de ideas son una manera útil de iniciar el proceso de escritura. Incentiva a tu hijo a hablar acerca de la idea principal que quiere transmitir y los argumentos que puede presentar para sustentar la idea. También puedes ayudar a tu hijo a hablar acerca de los elementos de la trama para una historia.

  10. ¡Corrige, corrige, corrige!

    Enfatiza que una buena escritura siempre involucra múltiples borradores. El primer borrador tiene como propósito principal el escribir ideas o información del tema. El segundo borrador debe contar con contenido organizado, una introducción y una conclusión. Para el tercer borrador es tiempo de realizar lecturas finales en voz alta y corregir la gramática, revisar la puntuación y corregir la ortografía.

  11. Leer el borrador en voz alta.

    Cuando tu hijo piense que lo que escribió está listo, motívalo a que lo lea en voz alta. Es probable que se percate de detalles adicionales que deben ser corregidos.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest