Mudarse de casa a los 18 años para ir a la universidad es un rito de iniciación para muchos adolescentes estadounidenses. Sin importar si tu adolescente se va a mudar o si seguirá viviendo en casa, este es el momento para hacerle ver lo que requiere tener una vida independiente y las tareas que vienen con la adultez.

No te preocupes, es muy probable que tu hijo sea más habilidoso de lo que crees. Aun así, este es un buen momento para asegurarte de que tu adolescente domine estas habilidades prácticas. Así, ambos sentirán más confianza para este importante paso a la adultez.

  1. Lavar ropa

    Si tu hijo todavía no lava su propia ropa, es hora de que aprenda a hacerlo. Vaciar los bolsillos, la temperatura del agua, separar por colores, lidiar con telas delicadas y remover la pelusa de la secadora deben ser parte de la lección. (¡Ten en cuenta que es posible que algunos adolescentes necesiten información sobre con qué frecuencia se deben lavar los suéteres, los jeans y las sábanas!).

  2. Cómo limpiar el baño

    Los futuros compañeros de cuarto y parejas románticas de tu hijo te agradecerán por asegurarte de que sepa lavar el baño. Esto incluye saber qué productos y herramientas usar y cuáles superficies no se deben pasar por alto.

  3. Cómo destapar un retrete

    Desafortunadamente, esto es algo que solo se puede aprender por experiencia propia. La próxima vez que se tape el retrete, pásale el destapador a tu hijo y enséñale que la mejor forma de aprender es con la práctica.

  4. Primeros auxilios básicos y RCP

    Todos deben saber las cosas básicas que deben hacerse durante una emergencia médica, desde tratar lesiones menores hasta saber cuándo buscar asistencia médica de inmediato. La mayoría de las organizaciones nacionales, como la Cruz Roja Estadounidense y la Asociación Estadounidense del Corazón, ofrecen clases gratuitas de RCP y primeros auxilios. Los adolescentes pueden sentirse tanto invencibles como ineptos al mismo tiempo, así que debes hablarle sobre cuándo llamar al 911, incluso si él u otra persona va a meterse en problemas (por ejemplo, en una fiesta donde alguien bebió mucho alcohol). Es muy cierto que más vale prevenir que lamentar.

  5. Cómo hervir agua y más

    ¿Puede tu adolescente cocinar algo más que pizza congelada y macarrones con queso? De no ser así, motívalo a aprenderse las recetas de unos cuantos platillos sencillos. Si solo permiten que tu hijo tenga una arrocera y cafetera en su dormitorio, rétalo a encontrar recetas que se puedan hacer con una sola olla o solo con agua hervida. Hacer fideos, chocolate o avena en su dormitorio le ahorrará dinero.

  6. Ajustarse a un presupuesto

    Si aún no lo has hecho, siéntate con tu hijo y enséñale cómo crear un presupuesto mensual basado en el dinero que tendrá para gastar al mes. Explícale cómo tú manejas los ingresos de la casa, los gastos y los ahorros, y destaca algunas de las decisiones que tienes que tomar para mantenerte dentro del presupuesto. Discutan los gastos que probablemente tendrá en la universidad (enlace en inglés) y cómo manejarlos.

  7. Cómo pagar facturas, manejar una cuenta bancaria y pagar sus impuestos

    ¿Tu hijo aún no tiene una cuenta bancaria? Entonces, ayúdalo a abrir una, idealmente en un banco que tenga sucursales cerca del campus. Necesita saber cómo acceder a su cuenta en línea, consultar saldos, pagar facturas, si debe tener un saldo mínimo o no, cómo evitar comisiones por sobregiros y cómo avisar al banco si pierde o le roban su tarjeta de débito. Por último, sí, la emoción de ser un adulto incluye pagar impuestos. Si tu adolescente tiene trabajo, es buena idea que declare sus impuestos. Un dependiente que no gana mucho probablemente recibirá un reembolso. Si ya no vas a presentar a tu hijo como dependiente, necesitará declarar sus ingresos para el programa FAFSA del año siguiente.

  8. Cómo usar una tarjeta de crédito

    Las empresas de tarjetas de crédito asfixian a los estudiantes universitarios con ofertas de tarjetas de crédito, e incluso si no quieres que tu hijo tenga una tarjeta de crédito todavía, debes discutir las ventajas y desventajas de las tarjetas de crédito con tu hijo de todas formas. Discute cosas específicas como tasas de intereses y comisiones, así como otros riesgos.

  9. Mantenimiento básico para automóviles

    Si tu hijo tiene auto (o viajará en los autos de otras personas), asegúrate de que sepa lo que significan la luz de servicio y qué hacer si se enciende. No hay mejor momento que el presente para enseñarles a los chicos a revisar el aceite, agua y los niveles de presión de los neumáticos, buscar el reemplazo y cambiar un neumático, y cómo se enciende el auto con el arranque asistido de la batería.

  10. Cómo leer un mapa

    Los mapas y navegadores de Google solo funcionan cuando tu dispositivo está cargado y tiene señal. Pero un dispositivo perdido, descargado o dañado no debe ser impedimento para que tu hijo llegue de forma segura a su destino. No hay nada mejor que un mapa impreso para guiarse por territorio nuevo cuando las cosas se ponen difíciles, pero saber leer mapas es una habilidad que se debe enseñar y aprender.

  11. Cómo escribir un correo profesional

    Antes de que se vaya de casa, tu adolescente debe saber cómo escribir un mensaje por correo conciso que sea claro y preciso. No debe contener errores ni jerga, además que debe comenzar y terminar de forma educada. Es posible que tu adolescente haya recibido algo de capacitación sobre cómo escribir una carta o correo en la escuela, pero es muy probable que sus habilidades de comunicación necesiten perfeccionarse.

  12. Cómo manejar su tiempo y salud

    Tu hijo ha tenido que distribuirse entre el último año de secundaria y las solicitudes de admisión a la universidad, pero tú has estado ahí asegurándote de que coma y duerma. Comer pizza a medianoche y los desvelos pueden ser un rito de iniciación en la universidad, pero tienes que asegurarte de que tu adolescente entienda los efectos que el sueño (enlace en inglés) y la nutrición tienen sobre el cerebro y la cognición (enlace en inglés).

  13. Confiar en su instinto

    Seguramente ya han tenido esta conversación durante diferentes etapas de la niñez de tu hijo (desde tener cuidado con desconocidos de pequeño hasta diferentes situaciones en las fiestas más recientemente), pero este es un buen momento para la versión universitaria. No puedes hablar de todas las situaciones que enfrentará en la universidad, pero deberías practicar hablar sobre algunas de ellas. ¿Puede tu hijo notar cuando una persona está drogada o actúa de forma sospechosa, y puede mantener una distancia saludable? ¿Puede tu hijo evadir preguntas que suenan extrañas o pensar en formas para excusarse cuando las cosas se pongan… raras? De hecho, esto es algo que tú puedes practicar con tu hijo o que él puede practicar con sus amigos.

  14. Cómo (y cuándo) pedir ayuda

    Asegúrate de que tu hijo sepa que no se espera que tenga todas las respuestas. No hay nada de malo en no saber algo. ¡Las personas competentes e independientes lograron ser de esa forma porque pidieron ayuda cuando la necesitaron! Habla con tu hijo para identificar fuentes confiables o adultos que puedan ser de ayuda, desde el auxiliar residente del dormitorio hasta el consejero universitario y parientes o amigos de la familia en la zona, en momentos en los que tú no puedas contestar sus mensajes.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: julio 13, 2020