In English?

Las amistades requieren de esfuerzo y ninguna de ellas resulta perfecta. La amistad entre chicas, en particular, puede ser escabrosa y difícil de llevar. Los siguientes consejos, proporcionados por la educadora Rachel Simmons, autora de The Curse of The Good Girl: Raising Authentic Girls With Courage and Confidence (enlace en inglés), pueden ayudar a las chicas a desarrollar amistades sólidas y a ser buenas amigas.

  1. Todas las amistades requieren de acuerdos mutuos

    Enséñale a tu hija lo que significa llegar a un acuerdo. Aprendiendo a equilibrar las concesiones mutuas en sus amistades, puede hacer (y conservar) amigas, incluso cuando no estén de acuerdo.

  2. Los grupos positivos de amigas no poseen rango

    Ten cuidado con los grupos de amigas donde algunas chicas tienen más poder que otras. Incluso si tu hija no es una de las chicas con menor poder, ese grupo no resulta seguro para nadie.

  3. Nadie es perfecto

    Sentirse decepcionado resulta normal en cualquier relación, pues en ocasiones todos nos equivocamos y no alcanzamos las expectativas de los demás. Enséñale a tu hija que nadie es perfecto y ni siquiera sus amigas más cercanas son la excepción. Los reveses son inevitables en cualquier amistad.

  4. Alivia la presión generada por tener una “mejor amiga”

    Cuando las chicas se enfrascan en la idea de que alguien es la amiga perfecta que posee todas las cualidades necesarias, se encuentran propensas a sufrir una decepción, y esto ejerce mucha presión sobre la relación en cuestión.

  5. Reconoce tus fortalezas

    A menudo, las chicas menosprecian sus fortalezas, queriendo evitar que sus amigas las consideren “engreídas”. Enséñale a tu hija a estar orgullosa de sus fortalezas y a no minimizarlas o negarlas. Ayúdale a aprender a sentirse confiada y segura de sí misma, evitando presumir o echarlo en cara.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest