In English?

“¡Tú no eres mi jefe!” es una línea clásica para juegos de poder en niños pequeños y rebeliones de preadolescentes y adolescentes. Y si bien puedes sentirte tentado a responder con algo que también te dé poder, hay mejores maneras de escuchar lo que tu hijo realmente está diciendo y establecer tus límites.

  1. “Algunas cosas no son negociables”.

    Betsy Brown Braun, autora de You’re Not The Boss of Me (Tú no eres mi jefe) (¡sí, en serio!), dice que cuando se trata de reglas o directivas que afectan el bienestar de los niños, los padres deben establecer las reglas. Puede que a tu hijo no le guste cuando le dices que tiene que dejar de mirar televisión y hacer sus tareas, pero aún así tiene que hacerlo. “Luego, vuelves y dices: ‘¿Sabes algo? Tuviste toda la razón al decir que no soy tu jefe. Pero hay algunas cosas en este mundo que debes hacer”, dice Braun, una reconocida especialista en desarrollo y comportamiento infantil y madre de trillizos. “Cuando seas un adulto, definitivamente no seré tu jefe”.

  2. “Hay una decisión que debes tomar”.

    Adele Faber, coautora de How to Talk So Kids Will Listen & Listen So Kids Will Talk (Cómo hablar para que los niños escuchen y escuchar para que los niños hablen), dice: “Los niños, como la mayoría de los adultos, se oponen a las órdenes”. Faber les aconseja a los padres que prueben la empatía en lugar de entrar en una lucha de poder. Puedes establecer los límites claramente, dice ella, mientras tu hijo puede opinar hasta cierto punto. “Cuando sea posible, reconoce los sentimientos del niño y ofrécele la oportunidad de elegir entre dos opciones. Por lo tanto, no se juega a la pelota en la sala de estar, pero pensemos en dónde puedes jugar. ¿Al aire libre enfrente de la casa? … O tal vez ¿en el patio trasero? El que tu prefieras. Tú decides”.

  3. “Tienes razón”.

    Se trata de “tienes razón”, seguido de un gran “pero”, dice Bruce Feiler, autor de The Secrets of Happy Families (Los secretos de las familias felices). Para Feiler, ese pero se usa algo así: “pero somos una familia y se aplican ciertas reglas, y si no te gusta, exponlo en la reunión familiar”.

    Feiler reserva 20 minutos todos los domingos por la noche para que la familia hable sobre lo que funcionó, lo que no funcionó y qué cambiar para la semana siguiente, algo que funcione bien para los niños mayores. El momento de un estallido acalorado no es un momento productivo para discutir un problema. “El punto es que este es un momento en el que todos están tranquilos y hablando de cómo estamos funcionando como familia. Escuchamos nuevas ideas e intentamos un nuevo plan”. La clave, dice Feiler, es que no es un modelo autoritario de jerarquías. En cambio, es un modelo donde las decisiones se toman en torno a cómo afectan a la familia.

  4. “Hablemos de lo que crees que es injusto”.

    Richard Weissbourd, psicólogo de Harvard y autor de The Parents We Mean to Be (Los padres que intentamos ser), dice que cuando un niño responde con un comentario como este, es importante tener en cuenta su motivo. “¿Es porque siente que estás haciendo cosas injustas y que él o ella quiere hablar de eso?”, pregunta.

    “También es importante decirle a tu niño, de hecho, en muchas áreas de tu vida, yo soy tu jefe. Y soy responsable de ayudarte a convertirte en una buena persona, una persona que se interese por los demás y una persona que sea un buen miembro de la familia. Hay ciertas cosas como que te vaya bien en la escuela que son importantes para mí. Estas son cosas de las que soy responsable como tu padre”.

  5. “Es mi responsabilidad asegurarme de que estés a salvo”.

    La experta en crianza Christine Carter dice: “Muchas veces, ‘tú no eres mi jefe’, es una forma de probar los límites. ¿Cuánta estructura hay para mí? Cuanta más estructura haya para los niños, más seguros estarán”. Ella agrega: “Está totalmente bien que los niños exploren esos límites siempre y cuando los padres los mantengan”. Esto ocurre mucho en familias con niños pequeños, dice ella. Y cuando calmadamente le dices a tu hijo que de hecho tiene que vestirse, tiene que ir a la escuela y no puede usar sandalias cuando está nevando, es lo que necesita escuchar. Como Carter, autor de Raising Happiness, dice: “En realidad, como padre, es mi responsabilidad asegurarme de que estés a salvo. Como un niño de 12 años, no tienes la edad suficiente para tomar estas decisiones tú mismo. Eso es tremendamente tranquilizador para la mayoría de los niños”.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest