Elegir una escuela secundaria es complicado. Debes evaluar la calidad, que es difícil de ver. Esto es especialmente cierto con las secundarias, donde el desempeño de los estudiantes no solo refleja cuán buena es la escuela sino también la efectividad de las otras escuelas a los que los estudiantes han asistido. Pero existen varias buenas razones para evitar una escuela o al menos considerar otras opciones seriamente.

  1. No es segura.

    Todas las escuelas tienen sus defectos. Pero que el lugar no sea seguro es inaceptable. Y no es solo por la tranquilidad de los padres. Infinidad de estudios han demostrado que las preocupaciones sobre la seguridad en la escuela (enlace en inglés) tienen un efecto significativo en el aprendizaje. No hay mayor señal de advertencia que tu escuela secundaria local tenga fama de ser un lugar de peleas o de acoso. Después de todo, si la escuela no puede garantizar un nivel básico de seguridad, es probable que tampoco cumpla con otras prioridades.

  2. La educación es deficiente.

    Para los padres puede ser difícil determinar esto por otras vías que no sean los comentarios de las familias con experiencias dentro de la escuela. E incluso en esos casos, es probable que los comentarios provengan originalmente de los adolescentes, quienes no siempre son exactamente neutrales o los mejores jueces de qué hace a un buen maestro. Pero, en general, la educación deficiente o de baja calidad puede estar caracterizada por maestros que no tienen conocimiento de la materia, tienen poco control de grupo, se comportan de forma poco profesional, no ofrecen asistencia a los estudiantes que la necesitan y no establecen metas para sus estudiantes o para sí mismos.

  3. Los chicos no se gradúan.

    Si la tasa de abandono de la escuela que estás considerando es mayor al 10 por ciento (verifica el perfil de la escuela en GreatSchools.org para ver la tasa de graduación), tienes que preguntar por qué. ¿Los maestros están completamente comprometidos en sus clases? ¿Y los estudiantes? ¿Los chicos avanzan al siguiente nivel de grado sin cumplir con las competencias básicas de lectura y matemáticas? Sin dudas hay ejemplos de escuelas excelentes que aun así tienen problemas con un grupo de estudiantes que no rinden como es esperado (estos chicos reprueban a pesar de los grandes esfuerzos de la escuela). Pero cuando el rendimiento pobre es la norma, puede ser difícil para cualquiera (ya sean estudiantes o maestros) luchar contra la corriente por mucho tiempo.

  4. No atiende a todos los estudiantes.

    Al momento de escoger una escuela, una de las características más importantes que debes buscar es la equidad. Busca el perfil de la escuela en GreatSchools.org y revisa cuál es la calificación de equidad de la escuela. Este número refleja cómo rinden académicamente los estudiantes de bajos recursos y de otros grupos desfavorecidos. También refleja la brecha de rendimiento entre estos estudiantes y aquellos que no tienen un origen desfavorecido. Una calificación de equidad baja puede indicar que algunos grupos de estudiantes no reciben la ayuda que necesitan, mientras que una calificación alta indica que la escuela está disminuyendo la brecha de rendimiento. Deslízate hacia abajo en el perfil de la escuela hasta donde dice Raza/Etnia y podrás ver resultados de exámenes, mediciones de preparación universitaria e incluso las medidas disciplinarias y la asistencia desglosada por raza y etnia. ¿Qué tan bien les va a estudiantes como tu hijo en esta escuela? Haz clic en “Comparar” y podrás ver cómo se compara esta escuela con las otras secundarias cercanas. Ten en cuenta que la equidad es una medición importante para todos. Se necesita de una escuela efectiva y bien gestionada para enseñarles a los chicos que no tienen muchos recursos. Una calificación de equidad alta quiere decir que la escuela está haciendo un buen trabajo educando a todos los chicos. Las escuelas con altas calificaciones de equidad no son la norma, pero sí existen.

  5. Hay demasiados estudiantes y pocos maestros.

    Hay evidencia que sugiere que el tamaño de la clase no es la bendición que a veces se dice que es. Este año es el primero registrado en los Estados Unidos con un declive en los empleos en educación mientras que la tasa de inscripciones aumentó, de acuerdo con BusinessWeek. Esta es una tendencia general, y las escuelas se verán afectadas por esto individualmente y en formas diferentes. Sin embargo, sirve para atraer la atención a la crisis de salones abarrotados y maestros explotados que hay en algunas escuelas. Al momento de considerar una escuela secundaria, asegúrate de que haya suficiente espacio para tu hijo, tanto metafórica como literalmente.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: diciembre 6, 2019