“¿Me dejas comer un algodón de azúcar?”, te ruega tu niño de 5 años en el zoológico.

“Lo siento”, le dices. “Después de comer un almuerzo saludable, tal vez…”.

“¡Noooo!”, grita una bestia repentinamente furiosa. “¡Quiero algodón de azúcar, AHORA!”.

“Espera” es una palabra difícil de oír para los niños pequeños. Posponer el placer es una tortura para los pequeños cerebros que anhelan la gratificación instantánea. Si las emociones que gritan en el cerebro y el cuerpo de tu niño de kínder parecen casi imposibles de controlar, es porque tu niño de 5 años todavía necesita desarrollar lo que podría decirse que es la habilidad de vida más importante hasta ahora: el autocontrol.

¿Qué es el autocontrol?

El “autocontrol” es una habilidad que los niños de kínder necesitan para permitirles escuchar, esperar y reaccionar con calma a las cosas que no quieren escuchar. De hecho, es una habilidad que las personas de todas las edades necesitan para funcionar con calma y paz en la vida cotidiana, es solo que cuanto más jóvenes comienzan, mejor. Para los niños de kínder, significa aprender a calmarse, escuchar y ser pacientes con ellos mismos y con los demás. Definido en un estudio reciente de la Universidad de Michigan (enlace en inglés), el autocontrol es la capacidad de una persona para controlar sus pensamientos, emociones y acciones para lograr un resultado deseado, ya sea compartir un juguete, seguir las instrucciones de un maestro o no entrar en crisis cuando las cosas no salen como se quiere. A largo plazo, es el conjunto de habilidades más utilizado para, por ejemplo, resolver problemas difíciles, ahorrar en lugar de gastar, hacer ejercicio, llevar una dieta saludable y persistir en la universidad hasta la graduación. En términos de aprendizaje, este es el conjunto de habilidades que los niños mayores usan cuando estudian para un examen en lugar de jugar un videojuego, reconocen que repasar sus errores en un cuestionario de matemáticas es una buena manera de averiguar qué entendieron mal y preguntar al maestro para obtener más ayuda si la necesitan. Es complejo porque el autocontrol se ejerce a nivel cognitivo, emocional, motivacional, biológico y conductual.

¿Por qué es importante tener autocontrol?

Múltiples estudios han demostrado que los niños con habilidades de autocontrol se convierten en adolescentes y adultos con puntuaciones más altas en el SAT (examen de admisión a la universidad), tienen mayor éxito académico (enlace en inglés), mayor autoestima, mayores ingresos, mejor salud física y menos obesidad. Además, se ha demostrado que las personas con habilidades de autocontrol toman mejores decisiones, duermen mejor, manejan mejor el estrés (enlace en inglés), tienen mejores relaciones (enlace en inglés) (como lo demuestran las tasas de divorcio más bajas y las tasas más altas de satisfacción conyugal (enlace en inglés)) y tienen menos probabilidades de sufrir adicción (enlace en inglés) a las drogas y el alcohol (enlace en inglés).

Todo eso es bueno esperarlo en un futuro lejano. Pero, ¿qué importancia tiene ahora? Es importante por dos motivos: En primer lugar, las personas que aprenden a autocontrolarse a medida que crecen se convierten en adultos con autocontrol. En segundo lugar, los niños con habilidades de autocontrol pueden calmarse cuando están furiosos o frustrados, pueden abstenerse de decir todo lo que les viene a la cabeza, son lo suficientemente flexibles para adaptarse a nuevas situaciones, pueden manejar su comportamiento en el momento y a largo plazo, para lograr las metas. El autocontrol ayudará a tu niño de 5 años a superar los desafíos sociales y académicos en el kínder, como esperar su turno, aprender a leer y aprender habilidades matemáticas (enlace en inglés).

Dado que el autocontrol es un factor clave para el éxito de un niño en la vida, los padres pueden, y deben, enseñar a sus hijos habilidades de autocontrol de múltiples maneras.

7 formas de enseñarle autocontrol a tu niño

  1. Sé un modelo a seguir.

    Numerosos estudios indican que tanto las madres como los padres son modelos influyentes (enlace en inglés) en la enseñanza de las habilidades de autocontrol de sus hijos, incluyendo hábitos alimenticios saludables (enlace en inglés), seguimiento de rutinas de ejercicio, control emocional y pensamiento orientado al futuro. Considera tu propio comportamiento. ¿Demuestras dominio de tu cerebro, cuerpo, reacciones emocionales y comportamiento? ¿Hay circunstancias en las que eres muy indisciplinado?

    Por ejemplo, tres declaraciones que los padres y tutores deben evitar decir:

    • Sé que es autodestructivo, pero no puedo dejar de comerme todo este bote de helado.
    • ¡Mal&!!#! ¡Ese #!&!!# me quitó el #!&!!# lugar de estacionamiento! ¡Lo voy a #!&!!#!
    • Soy adicto a Grey’s Anatomy. Esta noche veré la temporada 12 hasta que me desmaye.

    En su lugar, di:

    • Este sabor es delicioso, pero solo comeré una cucharada porque el exceso de azúcar no es bueno para mí.
    • Siento pena por ese conductor que me quitó el lugar de estacionamiento. Probablemente esté teniendo un día terrible.
    • Me voy a acostar temprano para poder estar feliz, concentrado y ser productivo mañana.

  2. Enséñales a tus hijos a distraerse solos

    Una estrategia clave en el autocontrol es la capacidad de desviar la atención de una situación negativa y estresante al concentrarse en otra cosa que sea relajante y emocionalmente positiva. Los niños que cantan canciones relajantes como la canción de autocontrol de Raffi, “Take a Breath” (enlace en inglés), imaginan que están en el espacio exterior o juegan con un resorte (enlace en inglés), han obtenido mejores resultados en los experimentos de investigación del autocontrol. Múltiples estudios afirman el éxito de la “autodistracción” (enlace en inglés) para aliviar los sentimientos de ira o impaciencia. Los padres pueden enseñarles a sus hijos esta habilidad guiando las mentes jóvenes hacia pensamientos reconfortantes (enlace en inglés) en momentos de estrés o dificultad.

  3. Fomenta metas grandes

    Los niños se autocontrolarán y tomarán decisiones más inteligentes si tienen aspiraciones claras. Un niño de 5 años puede concentrarse en metas como: “En el kínder, quiero hacer amigos. Aprenderé a leer y escribir mi nombre. Compartiré de forma amable con los demás. Escucharé a mi maestro. Aprenderé a correr muy rápido. Jugaré a juegos divertidos en el recreo”. Los padres pueden ayudar hablando con sus niños de kínder sobre sus metas. También pueden ayudar teniendo conversaciones centradas en el desarrollo moral de su hijo para construir bondad, integridad, valor y otras virtudes. Un gran libro para ayudar a los padres con esto es Character Matters (enlace en inglés) de Thomas Lickona.

  4. Enséñale la meditación de respiración profunda

    “¡Espera, cariño! Haz 10 respiros profundos. Puedes superar esto”. Pedirle a tu niño de 5 años que supere una rabieta con una inhalación lenta realmente funciona (enlace en inglés). Neurológicamente, la respiración profunda brinda tranquilidad al locus cerúleo (enlace en inglés), una región del cerebro donde se encuentran el estrés y el pánico. Esta maestra de meditación comparte su método (enlace en inglés) para enseñarles a los niños pequeños la meditación de respiración profunda, haciéndoles fingir ser un árbol, el viento o el sol. Actualmente, muchos educadores utilizan la meditación de respiración profunda como una alternativa al castigo (enlace en inglés). Tiene sentido: pedirle a un pequeño que se siente tranquilo y respire profundamente aumenta su autocontrol. El castigo, por el contrario, crea culpa, resentimiento y baja autoestima.

  5. Lee libros con ejemplos de autocontrol

    Los libros ejercen una enorme influencia en los cerebros impresionables de los niños de kínder. Leerle historias a tu niño sobre el autocontrol lo animará a emular a sus héroes literarios. Hay excelentes opciones apropiadas para su edad como:

    ¡Esperar no es fácil!
    ¿Cómo Dicen Estoy Enojado los Dinosaurios?
    The Wolf Who Learned Self-Control (libro en inglés)
    Remy the Rhino Learns Patience (libro en inglés)
    What Should Danny Do? (libro en inglés)

  6. Jueguen juegos al aire libre, juegos de mesa y escuchen música

    Muchos juegos al aire libre para niños de kínder aumentan el autocontrol porque requieren enfocarse en movimientos físicos precisos y/o seguir instrucciones. Algunos ejemplos incluyen Simón dice, El semáforo, Espejito espejito, El capitán manda y Sigan al líder. Numerosos juegos de mesa también enseñan el autocontrol, ya que requieren que los niños se turnen, escuchen y respondan en el momento a las indicaciones. Prueba My Feelings Game (enlace en inglés) y Hoot Owl Hoot (enlace en inglés). En un programa de autocontrol de la Universidad Estatal de Oregón (enlace en inglés), se utiliza la música durante los juegos de rondas para ayudar a los niños pequeños a practicar y desarrollar el autocontrol. Muchas canciones para niños pequeños ayudan a los niños a procesar sentimientos, desarrollar empatía y pensar en las consecuencias de sus acciones, todo lo cual es fundamental para desarrollar el autocontrol.

  7. Evita (o al menos limita) las tentaciones

    Algunas investigaciones recientes sugieren que la fuerza de voluntad no es tan eficaz para el autocontrol (enlace en inglés) como simplemente evitar las tentaciones. Puedes ayudar a tu niño de 5 años a autocontrolarse manteniendo alejados los estímulos difíciles de resistir. Como dicen: ojos que no ven, corazón que no siente. Es decir, mi esposa y yo escondemos el chocolate en nuestra casa (incluso de nosotros mismos) y no permitimos pasar tiempo frente a los dispositivos electrónicos en las habitaciones de los niños. También puedes enseñarle a tu hijo a alejarse de las tentaciones o simplemente a cerrar los ojos. Esto puede conducir a poderosas habilidades de autocontrol a lo largo de la vida de tu hijo.

Un par de cosas a tener en mente

  • No intentes “controlar” a tu hijo todo el día. Los niños de kínder necesitan de dos y media a tres horas diarias de tiempo de juego no estructurado. Durante el juego libre, los niños pueden ser independientes mientras desarrollan su confianza, creatividad, colaboración y habilidades de pensamiento crítico.
  • Siempre que tu hijo juegue vigorosamente, mantenlo hidratado. Beber agua reduce el estrés (enlace en inglés) al mantener bajos los niveles de cortisol.
  • Sé muy empático con tu niño de 5 años y elogia constantemente sus esfuerzos y avances. Tu hijo aprenderá estas habilidades gradualmente, y su progreso incremental puede despertar tu propio nivel de frustración.
  • Recuerda que los niños que tienen problemas de procesamiento sensorial, como el TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad (enlace en inglés)), suelen ver el autocontrol como algo particularmente desafiante, así que bríndales empatía, paciencia, tiempo y elogios adicionales.

En el zoológico, 8 meses después

“¿Puedo comer un poco de algodón de azúcar, por favor?”, pregunta tu niño de casi 6 años.

“Lo siento”, dices. “Después de comer un almuerzo saludable, tal vez…”.

“Está bien. Mmm”, responde tu pequeño negociador que se autocontrola, calculando cómo puede lograr su objetivo de azúcar hilado. “Papá, ¿qué tal si primero me como una hamburguesa vegetariana? Eso parece muy saludable; suficiente para que me des el algodón de azúcar, ¿verdad?”.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: March 8, 2021