Muchos niños que están aprendiendo a leer pueden tener dificultades al pasar de poder leer unas pocas palabras al verlas a ser capaces de leer en voz alta un libro sencillo que no hayan visto antes. Los maestros dicen a los padres que lean con sus hijos cada noche, pero ¿qué debe uno hacer cuando su hijo se enoja después de leer una sola frase? ¿Cómo leer un libro de principio a fin?

Pruebe esto:

Encuentre un libro fácil de leer que su hijo conozca muy bien y pídale que se lo lea en voz alta. Muchos niños se saben de memoria la mayor parte de palabras de sus libros favoritos. Aun así, su hijo necesitará leer (o lo que llamamos “descodificar”) algunas palabras y frases por su cuenta– lo que le da la oportunidad de leer realmente. Intente que su hijo lea historias en verso (los libros del Dr. Seuss, por ejemplo). Gracias al aspecto musical de los libros en verso, sus historias son más fáciles de recordar. “Leer” un libro que prácticamente se sabe de memoria, dará a su hijo la confianza que necesita para seguir leyendo más y más.

Share on Pinterest