A medida que su hijo se prepara para empezar la escuela media, seguro que tanto usted como él tienen preocupaciones. Como padre, usted estará preocupado por que su hijo aprenda lo suficiente para pasar a la escuela secundaria. A su hijo le importará saber cómo llegar a la clase de inglés. Usted quiere asegurarse de que no le pase nada al ir a le escuela solo por primera vez, sin embargo lo que preocupa a su hijo es si lleva el corte de pelo adecuado. Los dos esperan que encaje bien, haga nuevos amigos y no se vea abrumado por las tareas de la escuela intermedia.
Como padre, sus preocupaciones tienen una perspectiva a largo plazo, por ejemplo que la escuela intermedia prepare a su hijo para un futuro exitoso. Su hijo seguramente estará más preocupado por cuestiones logística de carácter inmediato, por ejemplo cómo abrir su casillero el primer día de escuela. Reconocer las diferencias entre sus prioridades le ayudará a dar apoyo a su hijo sin apartar la vista de su progreso general. Aquí tiene algunos consejos que les ayudarán a prepararse para esta nueva aventura:

Ayude a su hijo a orientarse

Llame a la escuela para saber si ofrecen sesiones de orientación para los nuevos estudiantes. Si las ofrecen, anime a su hijo a asistir. En el caso de que no lo hagan puede preguntar si su hijo y usted pueden ir a echar un vistazo uno o dos días antes de que empiece la escuela. Juntos pueden ver dónde está la oficina, su casillero, la cafetería, los servicios y otros lugares importantes. Los casilleros a menudo están en el primer lugar de la lista de preoucpaciones de los nuevos estudiantes. Deborah Wilburn sugiere en un artículo de Scholastic.com comprar un candado con combinación para que su hijo practique durante el verano. ¡Así no llegará tarde a clase el primer día por perder el tiempo intentando abrir su casillero!

Practiquen cómo llegar a la escuela y hagan planes de emergencia

Si su hijo va a ir solo a la escuela, recorran el camino unos cuantas veces antes de que empiecen las clases y hablen de los lugares donde puede pedir ayuda si la necesita. Una tienda, el chófer del autobús o la casa de algún conocido son buenas opciones. Aségurese de que tanto su hijo como usted tienen plena confianza en su capacidad de ir solo a la escuela.

Anime a su hijo a ir acompañado

Si a su hijo le preocupa el primer día de escuela, anímelo a llamar a un amigo de la escuela primaria que asista a la misma escuela intermedia. Pueden encontrarse antes de las clases o durante la hora la almuerzo. Tener un plan para el almuerzo calmará la ansiedad de entrar solo en una cafetería llena de desconocidos.

Elija la ropa con sabiduría

Comprar ropa para la escuela media puede ser complicado. Encontrar un equilibrio entre sus límites y la autonomía de su hijo lo hace más sencillo. En primer lugar consulte si la escuela tiene un código de vestimenta. Muchas escuelas intermedias prohíben las camisetas sin mangas, los shorts cortos o la ropa de determinado color. Después deje que su hijo hable con sus amigos sobre cómo van a vestir los demás chicos. También es una buena idea no comprar toda la ropa antes de que empiece la escuela; así su hijo podrá apuntarse la moda imprescindible del año antes de que se termine el presupuesto. Ofrezca a su hijo toda la libertad que pueda para elegir su vestimenta, pero resérvese la última palabra para decidir si algo es apropiado.

Conozca las reglas de la escuela

Antes del primer día pregunte a la escuela qué normas siguen respecto al código de vestimenta, uso de celulares o si los estudiantes almuerzan dentro o fuera del campus. Esto ayudará a su hijo a no incumplir las normas accidentalmente. Además, saber de antemano qué hace la escuela para responder a problemas de comportamiento como el acoso hará que su hijo se sienta más seguro desde el primer momento.

Ayude a su hijo a organizarse

Ayúdele a empezar una lista de tareas en una agenda o un cuaderno pequeño. Así empezará a organizar las nuevas responsabilidades de la escuela intermedia. También es importante que le pregunte por sus tareas con frecuencia. Seguramente tenga más proyectos y tareas a largo plazo que en la escuela primaria. También es posible que tenga que estudiar para varios exámenes al mismo tiempo. Al principio puede necesitar su ayuda para saber cómo terminar todo a tiempo, lo que no quiere decir que usted tenga que hacer sus tareas. Su hijo necesita ser responsable de su propio trabajo, pero es probable que necesite su ayuda para aprender a enfocarlo.

Enséñele a manejar su tiempo

Enseñe a su hijo a aprovechar el tiempo al máximo llevando siempre consigo un libro o unos apuntes. De esta forma podrá usar de forma productiva casi cualquier momento, desde una visita al médico hasta esperar a que llegue el autobús. También es importante que ayude a su hijo a establecer una rutina nocturna que incluya tiempo para sus tareas y el resto de sus obligaciones. Es la mejor forma de que aprenda a organizarse ahora que no solo va a tener más tareas, sino también nuevas actividades extracurriculares.

Conozca el programa de clases de su hijo

Tal vez su hijo quiera más independencia para elegir sus propias clases, pero usted debe hablar con un consejero para asegurarse de que cumple los requisitos y está tomando todas las clases que necesitará para la escuela secundaria.

Mantenga abiertos los canales de comunicación

Aun cuando parezca que no quiere hablar con usted, es fundamental que siempre esté disponible para su hijo durante la escuela media. El psicólogo y experto en comunicación entre padres e hijos Dr. Lawrence Kutner recomienda distintas estrategias para hablar con un estudiante de intermedia. Para empezar, hable con su hijo a menudo sobre cuestiones pequeñas. Si no le dice cómo le ha ido el entrenamiento de béisbol, difícilmente se abrirá a usted en cuestiones más importantes. También recomienda a los padres que hablen con sus hijos mientras cocinan o manejan en lugar de sentarse cara a cara en una mesa. Para los niños de esta edad es más fácil hablar si no necesitan mirarnos a los ojos. Por último, anima a los padres a ser persistentes: “Los hijos no animan a los padres a seguir comunicándose. A veces nos parece que no escuchan, pero lo hacen.”

Cuidado con el acosador

El acoso es un problema cada vez mayor en nuestras escuelas y muchos niños tienen miedo de ser acosados en la escuela media. Afortunadamente, muchas escuelas cuentan con normas para evitar y enfrentar el problema. Pregunte si su escuela sigue alguna política al respecto. Enseñe a su hijo qué hacer si se convierte en el blanco de un acosador. KidsHealth.org sugiere decir a los niños que no muestren su ira delante del acosador, que se sentirá aún más poderoso al darse cuenta. Lo mejor es ignorar al acosador, alejarse si es posible y contarle lo que ocurre a un adulto de confianza. Cuando hable con su hijo insista en que contar a un adulto un caso de acoso no es ser un soplón. Explíquele también que no es buena idea pelear o enfrentarse con el acosador. Podría buscarse problemas y es difícil saber cómo va a reaccionar el acosador. Si hay un lugar o momento en particular en que su hijo se encuentra con el acosador, sugiérale que vaya acompañado de un amigo. Los acosadores prefieren meterse con uno que con dos.

Share on Pinterest
There are no images.