¿Es la tecnología beneficiosa o perjudicial para la vida de los niños? ¿Qué tecnologías debería usar y cuáles sería mejor evitar? ¿Debería tratar el computador y otros aparatos como si fueran libros o agua — esto es, siempre a disposición de su hijo—, o ponerlos todos fuera del alcance de los niños? ¿Cómo puede controlar cuánto tiempo pasa su hijo frente a una pantalla? ¿Qué edad es la apropiada para decirle que sí?

Las respuestas a estas preguntas dependen de sus valores, los deseos y habilidades de su hijo y su presupuesto. Pero algunas tecnologías son mejores que otras. Aquí le ofrecemos una lista de las tecnologías que su hijo podría estar utilizando y le recomendamos qué hacer con ellas.

Teléfonos celulares

Los celulares son muy prácticos para mantener el contacto con nuestros hijos, por lo que cada vez más padres se los dan a sus niños en edad escolar. Si permite que su hijo tenga un celular cuando aún está en la escuela primaria, asegúrese de establecer reglas firmes desde el principio.

Utilice los controles parentales del proveedor de servicio de su teléfono celular para limitar las horas de uso y bloquear los contenidos que no sean apropiados. Preste atención a posibles intimidadores. Guarde el teléfono o cancele el servicio si su hijo no cumple las reglas. A medida que mejore la responsabilidad y la habilidad con el celular de su hijo, podrá añadir servicios como mensajes de texto ilimitados, contenido multimedia, GPS o planes de datos a modo de recompensa.

Las ventajas: Los celulares son prácticos para los padres y una gran herramienta de seguridad.

Los inconvenientes: A los niños les gusta tanto esta tecnología que para los padres es difícil controlar su uso.

En resumen: Una gran herramienta si se usa bien. Recuerde utilizar los controles parentales para hacer cumplir sus reglas y preste atención a los posibles riesgos: uso excesivo o inapropiado e intimidación.

Internet

Una computadora conectada al internet tal vez sea la mayor biblioteca-con-profesor jamás inventada. Puede abrir puertas al aprendizaje que no existían hace apenas 20 años. También puede ser difícil de controlar para los padres y a veces incluso darnos miedo: los niños pueden sumergirse hasta el punto de olvidar que hay un mundo más allá de la pantalla, y pueden encontrar cosas que no deberían ver. Pero no deje que estos peligros y dificultades pongan barreras al aprendizaje.

Usted le enseñaría a cruzar la calle a su hijo antes de dejarle caminar solo a la biblioteca, ¿cierto? Ayúdele a navegar por el mundo virtual y tendrá acceso a una herramienta de aprendizaje poderosísima. El primer paso es explicarle los peligros y cómo evitarlos (y explicárselos de nuevo cada vez que cambian o aparecen otros nuevos). A continuación instale controles parentales de la misma manera que pondría rueditas de aprendizaje en una bicicleta (por ejemplo, Net Nanny o Norton Online Family). Por último, establezca el tiempo que su hijo puede pasar conectado al internet y auméntelo a medida que se sienta más cómodo y lo maneje con mayor habilidad.

Por lo general un niño de esta edad no debería pasar más de una hora al día en el internet.

Las ventajas: Es una herramienta increíble para aprender, comunicarse y divertirse.

Los inconvenientes: Es una herramienta difícil de controlar, que tiene el riesgo de que su hijo pase demasiado tiempo frente a la computadora y vea cosas que no debería.

En resumen: No puede evitar el internet, pero puede hacerlo más seguro para su hijo si le da instrucciones e instala rueditas de aprendizaje hasta que aprenda a manejarlo solo.

Redes sociales

Muchos niños hacen más vida social conectados a la red que en el parque. Para asegurarse de que están seguros cuando se conectan para jugar (ya que es difícil saber con quién están jugando) hay algunas redes sociales de juegos recomendables. Club Penguin, RuneScape y SuperSecret son redes sociales que ofrecen juegos y una experiencia segura para los niños más jóvenes. El inconveniente es que muchos de estos juegos son tan adictivos que será difícil conseguir que su hijo pare.

En estas redes la privacidad de los niños esta protegida. Además filtran cualquier intento de usar lenguaje inapropiado o dar información de contacto. Aun así, es importante que usted le explique a su hijo qué es exactamente la información personal y las consecuencias de publicar fotos.

Las ventajas: Los niños pueden disfrutar de juegos interesantes y divertidos.

Los inconvenientes: Puede ser difícil convencer a su hijo de que apague la computadora. “Espera que llegue al siguiente nivel” es una frase que va a escuchar muchas veces.

En resumen: Actúe con cautela al usar redes sociales. A los niños les cuesta mucho dejar de jugar.

Videoconsolas

Los atractivos juegos creados para la Xbox y la PlayStation pueden llenar de diversión el día más lluvioso. Además permiten a los niños jugar entre ellos aunque estén en la otra punta de la ciudad a través de una conexión de internet. Los tiempos en que pedían a sus padres que les llevasen a casa de una amigo para jugar videojuegos ya son cosa del pasado. Y algunos juegos ofrecen diversión para toda la familia.

Sin embargo, gestionar estos aparatos es difícil: apenas disponen de controles parentales y su clasificación por edades es confusa. Un estudio llegó a la conclusión de que tener una de estas consolas en casa puede hacer bajar las calificaciones escolares.

Las consolas están aquí para quedarse, no obstante. Una vez que su hijo empiece a pedirle una, la batalla ha empezado. Si finalmente decide comprar una, la guerra se extenderá a los juegos que quiere “porque los otros niños los tienen”. (Jugar junto es parte de la atracción.) Diga que no a juegos como World of Warcraft y Halo durante tanto tiempo como pueda porque una vez que abra la puerta, será muy difícil volver a cerrarla. Y podría estar alimentando una adicción: un estudio reveló que 1 de cada 10 jugadores entre los 8 y los 18 años muestra signos de adicción patológica a estos juegos.

Diga que sí a los juegos en los que pueden participar juntos. Por ejemplo, la mayoría de los que están disponibles para la Wii y los llamados de “estrategia”. Pero recuerde que su inocente niñito seguramente le pedirá juegos —y las consolas en que se juegan— que van a aparecerle espantosos, y tal vez no pueda detenerlo. Lo mejor es establecer reglas y mantenerse firme: las tareas escolares son lo primero (y si bajan las calificaciones, se acabó la consola). Mantenga la consola en la sala para poder controlar su uso y prohíba los juegos demasiado violentos.

Las ventajas: Gráficos espectaculares, tecnología avanzada y la posibilidad de jugar con gente a distancia.

Los inconvenientes: Los juegos son adictivos e incluyen demasiada violencia realista. Controlar su uso es difícil para los padres.

En resumen: Camine con cuidado por el mundo de las videoconsolas. Son juegos adictivos que pueden hacer perder muchísimo tiempo a niños que ya tienen suficientes cosas que hacer.

Juegos para la computadora

Incluso si usted triunfa en la “guerra de las consolas” y su hogar se mantiene libre de ellas, muchos de esos juegos irresistibles están disponibles para PC. Sin embargo, hay muchos juegos para la computadora que son educativos, por ejemplo Spore, SimCity, The Sims. Evite juegos como World of Warcraft. Afortunadamente, puede usar Windows (o los controles parentales de Internet Explorer en el Content Advisor) para limitar el contenido de los juegos que pueden jugarse en su computadora. Por otro lado, los requisitos técnicos de la mayoría de los “juegos de disparos en primera persona” exigen computadoras carísimas. Llegados a este punto, si su hijo quiere una insista en que sea él quien la compre.

Las ventajas: Algunos juegos no solo son divertidos, sino también educativos y capaces de expandir la mente.

Los inconvenientes: Otros son adictivos y violentos.

En resumen: Limite los juegos a la PC y tendrá mucho mayor control sobre lo que juega su hijo (no tienes más que usa los controles parentales de Windows). Guíe a su hijo hacia juegos educativos como The Sims. Se divertirán al mismo tiempo que (quizás) se hacen un poco más listos.

Videojuegos portátiles

Los dispositivos portátiles como Nintendo DS, PSP o el iPod Touch tienen la capacidad de convertir una de las peores pruebas de resistencia para los padres —el viaje en carro de seis horas— en una relajante oportunidad de tener conversaciones adultas aunque los niños estén en el asiento de atrás.

Estos pequeños aparatos también ofrecen más entretenimiento por menos dinero que cualquier otro juguete. Incluso es posible que los juegos que exigen leer animen a los más pequeños a aprender.

Por supuesto, también hay un inconveniente: los niños quieren usarlos durante la cena, toda la noche y hasta cuando la pobre abuela viene de visita. Visto así, pueden parecer cosa del diablo a los padres. Pero precisamente porque son portátiles también son fáciles de controlar: son tan pequeños que los puede guardar bajo llave en un cajón. De hecho, una vez que perfeccione el truco del cajón con llave, estos aparatos son los incentivos perfectos para hacer que su hijo ayude en la casa o termine las tareas de la escuela, y usted le enseñe el concepto de “trabajar antes de jugar”.

Las ventajas: Divertidos, baratos y portátiles, estos aparatos pueden facilitar los viajes en carro y los ratos en la sala de espera manteniendo a los niños callados y entretenidos.

Los inconvenientes: Los niños no quieren dejar de jugar nunca, lo que puede ser muy irritante para los padres que preferirían verlos leer.

En resumen: Son una gran idea si estamos dispuestos a establecer reglas claras para su uso.

TV

La televisión no es lo que era hace una generación. Gracias a la multitud de canales por cable, todo tipo de contenido cuestionable llega directamente a su sala. Y hay dibujos animados 24 horas al día. Consulte los controles parentales que ofrece su proveedor de cable: es probable que pueda usar una contraseña para bloquear ciertos canales, programas y películas para adultos, y horas del día.

Además de usar estos controles parentales, tenga la TV en la sala (nunca en el cuarto de su hijo, donde podría interferir con sus estudios y sus horas de descanso) y diga claramente a su hijo cuánto tiempo puede verla. Busque programas que puedan ver juntos y conviértala en una actividad familiar divertida pero poco frecuente.

Las ventajas: Ofrece diversión sin pretensiones de la que también podemos disfrutar los padres.

Los inconvenientes: Hay tantos canales y programas que los niños ven demasiada.

En resumen: Tome el control de su TV y su familia será más saludable, más enriquecedora y más sabia.

Share on Pinterest