In English?

Tu hijo se encoge de hombros ante una mala calificación obtenida en una prueba de álgebra o tu hija se rehúsa a desconectar el iPod para terminar los problemas que le fueron asignados como tarea. La respuesta que obtienes es algo similar a esto:

“¿Qué sentido tiene el álgebra? Nunca volveré a usarlo”.

Incluso si tu hijo no llega hasta tal extremo, puede que se pregunte cuál es la relación entre sus clases de la escuela intermedia y su futura profesión. Las escuelas no siempre hacen un buen trabajo estableciendo esta asociación. Sin embargo, si te tomas el tiempo de charlar con tu hijo sobre sus metas profesionales, puedes ayudarle a encontrar más sentido a lo que aprende, a elegir clases electivas con más detenimiento y a motivarse a hacer planes para el verano.

Las matemáticas y la vida real

Comencemos con esto: ¿Qué sentido tiene el álgebra si no deseas una profesión en el área de matemáticas?

La respuesta: No llegarás a la universidad sin esta habilidad. Además, si terminas viéndote en la obligación de cursar matemáticas remediales en la universidad debido a que no completaste dos años de álgebra y geometría, tu oportunidad de tener éxito en la universidad resulta mucho más baja.

Sin embargo, ¿qué pasa si tu hijo dice que la universidad no es para él? Por supuesto, puedes decirle que podría cambiar de opinión antes de la graduación de la escuela secundaria, que no tiene sentido cerrar las puertas a futuras profesiones y que la persona promedio realiza más de tres cambios de carrera. Pero si se muestra inflexible, comienza a brindarle algunos ejemplos de la vida real.

Tu hijo necesita saber matemáticas, independientemente de si irá a la universidad o comenzará a trabajar de una vez. He aquí una pequeña muestra de las carreras que no requieren de estudios universitarios, pero sí requieren de las matemáticas.

  • Mecánico automotríz: Los avances tecnológicos han modificado los componentes y materiales empleados en los autos, y los mecánicos de hoy en día necesitan contar con habilidades matemáticas sólidas, al igual que las habilidades computacionales y de lectura, de manera que puedan seguir instrucciones y manuales técnicos.
  • Carpintero: Los carpinteros usan álgebra y geometría cada vez que calculan ángulos para determinar cómo cortar los materiales de construcción.
  • Agente de bienes raíces: Cualquier trabajo que involucre dinero necesitará de un buen dominio de las matemáticas. Los agentes emplean las matemáticas con el propósito de determinar si un posible comprador calificará para un préstamo y para calcular costos de cierre y pagos de hipoteca.
  • Pequeña empresa: Si tu hijo posee un espíritu emprendedor, necesitará de las matemáticas para cumplir sus sueños. Los propietarios y gerentes calculan los precios de los productos, salarios de los empleados, impuestos y presupuesto destinado a fines publicitarios. Preparan planes de negocios que incluyan presupuestos a corto y largo plazo, y analizan estadísticas obtenidas mediante datos y encuestas de servicio al cliente para determinar la forma más eficiente de usar el espacio disponible.

Incluso si tu hijo no elige una carrera que haga uso del álgebra en específico, estudiarla le ayudará a aprender a pensar de forma lógica y mejorar sus habilidades de resolución de problemas. También le ayudará a ser un consumidor más sabio y un mejor administrador de sus finanzas personales.

¿Qué hay de la ciencia?

Tu hijo no tiene que ser un científico para necesitar de habilidades científicas en su trabajo.

Un chef hace uso de la química para lograr que la salsa espese y el suflé se expanda. Lo mismo ocurre con un artista que emplea conocimiento sobre la oxidación de los metales para crear colores. Los guardabosques, bomberos y pilotos de avión usan la ciencia. Aquellos geniales detectives de “CSI” emplean la química para investigar crímenes, los abogados necesitan comprender la evidencia científica para presentar sus alegatos en la corte y los jueces necesitan analizar la evidencia proporcionada por las partes en conflicto de un caso.

Explorar carreras

Existen muchos recursos en internet para ayudar a tu hijo a pensar sobre su vida después de la escuela.

  • La Central de Especializaciones y Profesiones (enlace en inglés) de The College Board incluye una guía de profesiones y descripciones de las carreras más populares para los futuros egresados universitarios.
  • Puedes investigar la capacitación, ingresos y perspectivas de carrera en cientos de trabajos distintos en la Guía de Perspectivas Ocupacionales (enlace en inglés) de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, junto con una descripción de las actividades que dichos trabajadores realizan día a día.

Por último, si la escuela de tu hijo aún no cuenta con un día de profesiones, coopera con los administradores y la organización de padres para crear uno. Escuchar a miembros de la comunidad pertenecientes a distintos campos hablar sobre la forma en que realizan su trabajo puede ampliar la perspectiva de tu hijo sobre los años venideros.

“¿Por qué tengo que escribir este ensayo?”

Por todo el país, los estudiantes de escuela intermedia presentan dificultades para dominar el ensayo de cinco párrafos. Esta forma de escritura, que es enseñada de forma habitual, consiste de un primer párrafo que incluye una declaración de tesis, tres párrafos a modo de cuerpo que sustentan la tesis con evidencia, ejemplos o anécdotas y un último párrafo que resume toda la información.

Tu hijo tiene razón si afirma que no escribirá muchos de estos ensayos a lo largo de su vida. Sus maestros de escuela secundaria y profesores de universidad esperarán una escritura más complicada de su parte, y no existen muchos trabajos que requieran que las personas escriban sin parar ensayos de cinco párrafos.

Sin embargo, esos ensayos no son simples escalones que permitirán realizar tareas de escritura más complejas, también pueden ser herramientas prácticas para el futuro. A un estudiante de escuela secundaria que enfrente limitaciones de espacio y tiempo para responder una pregunta de una prueba tipo ensayo le resultará útil recurrir a esta forma de escritura. Lo mismo aplica para una persona que esté solicitando empleo y deba escribir una carta de presentación.

Independientemente de lo que tu hijo haga después de la escuela secundaria, necesitará ser capaz de pensar de forma lógica, escribir de forma clara y expresar su punto de vista de forma concisa. Si no cree en tus palabras, puede que tome en cuenta al consejo de Guy Kawasaki, un exitoso empresario, capitalista de riesgo, banquero de inversiones y escritor.

En una publicación de blog, Kawasaki aconseja a los estudiantes universitarios sobre 10 cosas que deben aprender durante este año escolar (enlace en inglés). La lista incluye: cómo escribir un reporte de una página (“los mejores reportes del mundo real consisten de una página o menos”) y cómo escribir un correo electrónico de cinco oraciones. ¿Por qué?

“La extensión óptima de un correo electrónico es de cinco oraciones”, afirma. “Deberías limitarte a explicar quién eres, lo que quieres, por qué deberías obtenerlo y cuándo lo necesitas”.

¿Te parece sencillo? Tan solo dale un vistazo al último correo electrónico que hayas recibido. Posteriormente, dile a tu hijo que lograr una buena escritura involucra más que escribir cinco párrafos. Pero es un comienzo.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest