In English?

Mi escena favorita en la película Buscando a Nemo es cuando Marlin (el padre de Nemo) se encuentra con las sabias y antiguas tortugas y sus adorables descendientes. Una de esas tortugas — Crush, de 150 años — ha vivido lo suficiente como para saber algunas cosas acerca de ser un padre. Cuando su hijo Squirt, jugando, sale accidentalmente de la corriente que están atravesando, Marlin se apresura a rescatarlo. Pero Crush levanta una aleta para detenerlo, “Espera amigo. Veamos lo que hace Squirt, primero”. Efectivamente, Squirt se divierte, encuentra su camino de regreso a la seguridad y se deleita con su propio sentido de logro. Crush está orgulloso y Marlin, observando, aprende algo: sus intenciones para con Nemo son protegerlo, pero su temor es enseñarle a Nemo que no es capaz.

“¿Cómo sabes cuándo están listos?” le pregunta Marlin a Crush, reconociendo su tendencia a ser sobreprotector. “Nunca se sabe”, responde Crush. “Pero cuando ellos lo sepan, lo sabrás”. Básicamente, tienes que aprender a prestar atención y confiar en tu criterio. Todos tenemos preguntas que nos gustaría hacerle a Crush. Pero como es un personaje animado en una película para niños, le pregunté a algunos expertos.

Envíale el mensaje de que es capaz

El primer paso, dice el Dr. Robert Epstein, psicólogo investigador principal del Instituto Americano de Investigación y Tecnología del Comportamiento y ex editor en jefe de Psychology Today, “es luchar contra esta tendencia”. Al igual que Marlin, muchos padres no dejan que sus hijos jueguen afuera, caminen a la escuela, anden en bicicleta en su propio vecindario, vayan solos al patio de recreo o hagan muchas cosas que nos hacen a nosotros los adultos personas seguras y capaces. No dejar que los niños hagan nada por su cuenta envía el mensaje de que creemos que no pueden hacerlo, incluso si solo estamos tratando de protegerlos. Y esto es peligroso para su salud mental. “Hay cosas que puedes hacer”, dice Epstein. Crea una cultura dentro de tu propia familia que envíe el mensaje de que todo lo que diga o haga el resto del mundo, tú crees que tu hijo puede hacerlo.

Déjalo que lo haga por sí mismo

De hecho, ¿por qué no empezar dejando que los niños decidan cómo hacer esto? “Deja que tu hijo te de un pista que te indique que él cree que está listo”, sugiere Lenore Skenazy, autora del libro Free-range Kids: Giving Our Children the Freedom We Had Without Going Nuts with Worry. “Caminen a la escuela, vayan en bicicleta a la biblioteca o preparen la cena, algo que él cree que puede hacer. Luego, piensa si estarás dispuesto a dejar que lo haga por sí mismo una vez. “Esto es exactamente lo que las escuelas que siguen el proyecto “Free-Range Kids Project” proponen a los padres, explica. Y los resultados son fantásticos. Skenazy dice que los padres que completaron las encuestas previas al proyecto admiten que están “muy ansiosos” por dejarlos que lo hagan solos. Pero superan su ansiedad y dejan que los niños hagan el proyecto y terminan emocionados cuando sus hijos regresan a casa felices y orgullosos. “Eso se debe a que cuando los padres ven a sus hijos como hombres y mujeres jóvenes en crecimiento en lugar de seres necesitados y vulnerables, eso los cambia. Ambas generaciones están encantadas”.

Enséñale a ser independiente — una habilidad a la vez

“No tiene sentido decir que un niño está listo para desempeñar cierta habilidad de independencia a cierta edad”, dice Mike Lanza, autor del libro Playborhood. Todo depende del niño y si le estás enseñando a ser independiente. Lanza dejó que su hijo empezara con algo simple — con un rango de solo tres cuadras a la edad de 5 años — hasta que llegó a poder ir en bicicleta a las tiendas locales, hacer compras, reunirse con sus amigos, manejar su propio transporte a las casas de sus amigos, organizar sus propios días de juego y llegar a casa a tiempo para la cena a la edad de 10 años. “Los padres deben enseñar habilidades de independencia a los niños todo el tiempo, no solo esperar una edad mágica para que puedan cruzar la calle o caminar solos a la escuela”.

Tú puedes cambiar su mundo

Pero la decisión no depende solo de ti, señala el Doctor Peter Gray, psicólogo del desarrollo y profesor de investigación en el Boston College y autor del libro Free to Learn: Why Unleashing the Instinct to Play Will Make Our Children Happier, More Self-Reliant, and Better Students for Life. El mundo en el que vives afecta tus opciones y reaccionará a tus elecciones. Y decirle a los niños que salgan y jueguen no es tan simple como lo fue antes. “No hay niños por ahí para jugar”, dice Gray. “Era un mundo infantil en la década de 1950″. Pero eso ha cambiado desde entonces. Cuando nuestros padres nos dijeron que saliéramos a jugar probablemente había un mundo infantil en el que jugar”. Eso es porque había supervisores de juegos y otros servicios para que los niños pudieran ir solos al parque. Ellos podían obtener equipos básicos de ese adulto, hacer preguntas. Pero las ciudades ya no hacen eso”. Sin embargo, tú puedes cambiar eso. Haz un esfuerzo por crear una comunidad que fomente la independencia. Reúnete con otros padres o miembros de familia para supervisar el patio de recreo después de la escuela, o abran el patio de la escuela para jugar. El punto es que los niños con lugares comunitarios para jugar y explorar aprenderán muchas lecciones y desarrollarán su sentido de independencia. Agrega este sentido creciente de independencia a las habilidades que le estás enseñando, así, tu hijo aprenderá a navegar este mundo complejo año tras año a medida que crece.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest