Las ferias de ciencias suelen ser consideradas como un elemento básico en la educación estadounidense. Para muchos estudiantes y padres en los E.E. U.U., las palabras “feria de ciencias” los hace pensar inmediatamente en carteles trípticos exhibidos en el gimnasio de la escuela.

Pero algunas escuelas secundarias están llevando el concepto más allá de la ciencia y la robótica, utilizando las exposiciones para evaluar y celebrar el conocimiento de los estudiantes en todas las disciplinas. Y aunque es probable que algunas de estas presentaciones aún incorporen esos carteles de investigación de toda la vida, los estudiantes ahora están utilizando nuevas formas de tecnología para demostrar que dominan las habilidades esenciales.

Diferentes tipos de exposiciones

En las escuelas secundarias que han duplicado el valor de las exposiciones de los estudiantes, estas presentaciones públicas pueden variar ampliamente, no solo en apariencia, sino también en función educativa.

En algunas escuelas, las exposiciones son una forma en que los estudiantes simplemente hacen que su aprendizaje sea relevante y tangible al celebrar sus conocimientos, habilidades y experiencia con una audiencia más amplia. Una escuela secundaria puede hacer que todos los estudiantes compartan sus trabajos de investigación multifacéticos con una noche de exposiciones informales en la que se invita a los padres a leer detenidamente y hablar con los estudiantes sobre lo que aprendieron.

En otras escuelas, las exposiciones sustituyen a un examen final o incluso a un examen de egreso de la escuela secundaria. En estas situaciones, no solo les ofrecen a los estudiantes el refuerzo positivo de su aprendizaje al llegar a una audiencia más amplia, sino que también requieren que los estudiantes demuestren que pueden aplicar sus habilidades y conocimientos a problemas y situaciones del mundo real.

“En cierta forma, las artes escénicas siempre lo han hecho así”, dice David Allen, profesor y presidente del Departamento de Plan de Estudios e Instrucción en el Staten Island College de CUNY. “Los estudiantes demuestran sus habilidades con un instrumento, con su voz, o como actores o bailarines al hacer una presentación”.

¿Cómo funcionan las exposiciones cuando la asignatura es historia o matemáticas en lugar de danza o violín? Por lo general, los estudiantes completan un proyecto, como un ensayo escrito, diseño, película o cualquier otra tarea ambiciosa, trabajando individualmente o en grupo. Luego, presentan ese proyecto públicamente. El elemento clave, dice Allen, es que los estudiantes usan la presentación para demostrarles lo que han aprendido no solo a sus compañeros y maestros, sino también a invitados de fuera de la escuela.

En una exposición más formal, los estudiantes pueden presentarse ante un panel de educadores, expertos y miembros de la comunidad que han revisado el trabajo con anticipación o compartir su investigación durante un evento público al que asisten padres y vecinos. Aunque los educadores determinan la calificación final, los estudiantes también reciben comentarios de visitantes externos, que pueden incorporarse a la evaluación.

Por qué funcionan las exposiciones estudiantiles

Los defensores de las exposiciones estudiantiles las ven como una forma más valiosa y rigurosa para que los estudiantes demuestren lo que han aprendido. Eso es porque los estudiantes deben mostrar literalmente lo que saben y que pueden aplicarlo, según Allen, lo que les da a los educadores y padres una mejor idea del progreso que han logrado los estudiantes.

“Cuando evaluamos a los estudiantes, deben ser las habilidades y los conocimientos los que realmente tengan significado y relevancia, y no solo en el entorno escolar”, explica Allen. Por ejemplo, cuando un estudiante presenta su solución a un problema ambiental local, probablemente recurrirá a una gama más amplia de habilidades y conocimientos que si simplemente escribiera un trabajo para que su maestro lo calificara. Al compartir estas ideas con la comunidad en general, el aprendizaje no solo se vuelve interactivo y llega a una audiencia más amplia, sino que es más relevante. Debido a que los proyectos pueden tener un impacto real en el mundo, los estudiantes ven que el aprendizaje es importante.

También es una forma de priorizar las habilidades complejas que los estudiantes necesitarán para su futuro. En lugar de seleccionar una respuesta de una serie de opciones como lo harían en una prueba de opción múltiple, los estudiantes deben poder escribir, discutir y responder preguntas sobre lo que han aprendido. Esto les ayuda a desarrollar las competencias que necesitarán una vez que se dirijan a la universidad o entren al mundo laboral, dice Allen, como la capacidad de colaborar y usar la tecnología para comunicarse.

“No es suficiente saber cómo resolver un problema de matemáticas. Tienes que poder explicar cómo lo has hecho”, dice Allen.

Exposiciones estudiantiles para todos los gustos

Cuando se usan como una forma de evaluación, las exposiciones deben ocurrir en un momento “culminante”, indica Allen, como al final de una unidad, semestre o año escolar. En la East Side Community High School en la ciudad de Nueva York, los estudiantes comparten su trabajo en presentaciones de mesa redonda dos veces al año. Deben completar proyectos en diferentes disciplinas y defenderlos ante un panel formal para poder graduarse.

East Side puede evaluar a sus estudiantes de esta manera porque la escuela es miembro del Consorcio de Normas de Desempeño de la Ciudad de Nueva York, que permite a las escuelas miembros renunciar al examen estandarizado del estado en favor de evaluaciones de desempeño.

En High Tech High de San Diego en California, una escuela chárter (escuela pública que es independiente del distrito escolar) que aparece en el documental Most Likely to Succeed (enlace en inglés), en una exposición anual se presentan proyectos de estudiantes que van desde un estudio de campo de las personas sin hogar en Estados Unidos a la narración creativa a través de la danza y la visualización de datos.

Pero las exposiciones también pueden desempeñar un papel en las escuelas secundarias más tradicionales, como en la Nipmuc Regional High School en Upton, Massachusetts.

Además de un simposio de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) y un espectáculo de bellas artes, la escuela también ofrece un curso interdisciplinario llamado Legacy, en el que los estudiantes investigan un tema de su propia elección y luego presentan los resultados de su investigación a sus compañeros y al público. Los invitados a estos simposios, que pueden incluir expertos en la materia, padres y otros miembros de la comunidad, brindan comentarios a los estudiantes que luego pueden usar para mejorar sus proyectos.

Brynna Seligman, estudiante de último año, decidió enfocar su proyecto Legacy (enlace en inglés) más reciente en temas ambientales. Creó una simulación para demostrar cómo los plásticos oceánicos se convierten en microplásticos que impactan el medio ambiente y exploró la justicia ambiental y la formulación de políticas a través de su participación en el Movimiento Juvenil de Huelga Climática.

Según la instructora Leigh-ann Miklavic, los proyectos son tan variados como los intereses de los estudiantes. Por ejemplo, un estudiante creó recientemente una revista sobre los efectos de las redes sociales en la salud mental para la clase, mientras que otro se dedicó a la lucha contra incendios con una pasantía en una estación de bomberos local.

“Todos mis proyectos han sido sobre cosas que me apasionan, así que fue una gran experiencia hablar en público y compartir mi conocimiento y mi arduo trabajo con la comunidad en general”, dice Brynna.

Si son tan geniales, ¿por qué las exposiciones no son más frecuentes en la escuela secundaria?

Como muchas innovaciones educativas, las exposiciones deben implementarse con cuidado para que sean equitativas. “Los estudiantes de las escuelas independientes de alto nivel y algunas de las escuelas públicas de élite siempre han tenido la oportunidad de demostrar sus habilidades y conocimientos”, dice Allen. Pero en muchas escuelas públicas que atienden a estudiantes de comunidades marginadas, los educadores se sienten presionados a concentrarse en las pruebas estandarizadas, lo que no deja tiempo, personal o recursos para ofrecer formas más enriquecedoras para que los estudiantes demuestren lo que saben.

Entonces, ¿cómo saber si el programa de exposiciones de una escuela es justo y equitativo?

Las exposiciones no deben ser solo para estudiantes avanzados. Las oportunidades de hacer una exposición deben estar abiertas a todos los estudiantes, desde aquellos que reciben educación especial hasta aquellos que han tomado múltiples clases de colocación avanzada (AP, por sus siglas en inglés).

Las exposiciones no tienen que reemplazar las evaluaciones estandarizadas. Se pueden usar exposiciones sólidas del trabajo de los estudiantes junto con las pruebas estandarizadas, que pueden ser una herramienta de responsabilidad útil para garantizar que todos los estudiantes estén aprendiendo habilidades académicas básicas como lectura y matemáticas.

Posibles desafíos o problemas

  • ¿Dónde está la investigación? Aunque muchos expertos en educación se muestran optimistas sobre la idea de que las exposiciones sólidas se conviertan en una parte más importante de la escuela secundaria estadounidense, ha habido poca investigación sobre las exposiciones como una forma alternativa de evaluación desde la década de 1990, cuando muchos investigadores se centraron en las pruebas estandarizadas.
  • ¡No es solo una presentación en clase! Hacer que un estudiante les presente el informe de un libro a otros estudiantes no es una verdadera exposición, por ejemplo, aunque algunas escuelas lo llaman así. “Eso significa que debes pensar: ¿cómo vas a hacer para que los estudiantes interactúen con otros, además del maestro y de sus compañeros de clase, para presentar su trabajo?”, explica Allen.

Puntos clave para padres

  • Como padre que está explorando diferentes escuelas secundarias, ¿cómo sabes si una escuela ofrece exposiciones como parte de su experiencia educativa? Puede ser más sencillo de lo que imaginas. Jen Field, profesora de ciencias ambientales en Nipmuc, señala que las escuelas que están teniendo éxito con las exposiciones a menudo comparten el trabajo de los estudiantes en sus sitios web para exhibir estos programas.
  • Cuando busques una escuela secundaria para tu hijo, trata de ir a una exposición en persona. “Esa es una de las mejores fuentes de información que los padres pueden tener y también una de las mejores formas para que comprendan cómo funciona realmente”, dice Allen. Agrega que otros padres suelen ser la mejor fuente de información sobre qué tan bien funciona un enfoque para sus hijos.

Este artículo es parte de nuestra serie de artículos Transformando la escuela secundaria, una colección de historias, videos y podcasts que exploran las prácticas que preparan a los estudiantes para alcanzar el éxito en la universidad y más allá.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: July 27, 2022