Los estándares de educación normalmente no aceleran el pulso —ni reciben mucha atención— pero eso ha cambiado. A medida que se han implementado los nuevos estándares en la educación, que se conocen como estándares estatales comunes (CCSS, por sus siglas en inglés), estos han llamado la atención, tanto de manera positiva como negativa.

Quienes los apoyan —que incluye sindicatos de maestros, la Asociación de Padres y Maestros (PTA) y muchos expertos en educación y formuladores de políticas— dicen que los estándares aumentarán el rigor y la calidad de las escuelas en los Estados Unidos, y que volverán a poner al país en el mapa de la excelencia en la educación.

Según Betsy Landers, presidenta de la Asociación Nacional PTA, los estándares “representan el paso más importante hacia la elevación de los estándares de aptitud para los estudiantes en los Estados Unidos y hacia el mejoramiento del desempeño académico”, y en una encuesta inicial se halló que la mayoría de los maestros apoyan los estándares también.

Por otro lado, sus críticos sugieren que los estándares estatales comunes perjudicarán el actual sistema educativo, aunque los motivos que dan en oposición son, con frecuencia, muy diferentes. Algunos sostienen que los estándares son evidencia de extralimitación gubernamental y dicen que hacen de todo, desde impulsar una agenda antiarmas hasta realizar minería de datos de nuestros hijos. Algunos expertos en la educación también tienen reservaciones porque insisten en que los cambios intensificarán las pruebas de gran repercusión académica y fomentarán un enfoque más rígido en la educación, entre otras críticas.

¿Está confundido?

Para clarificar todo esto, hemos creado una hoja de respuestas a las preguntas típicas sobre lo los estándares estatales comunes para que usted saque sus propias conclusiones sobre los estándares y cómo afectarán a su hijo.

¿Qué son los estándares estatales comunes y en qué se diferencian de los estándares anteriores?

Los estándares estatales comunes (CCSS) son estándares nuevos en las áreas de Arte de lenguaje y de matemáticas desde kínder hasta 12 o grado.

El objetivo de estos estándares es establecer indicadores claros y uniformes de lo que se espera que aprendan los estudiantes en cada grado para prepararlos para la universidad o una carrera laboral.

¿En qué se diferencian los estándares estatales comunes de los estándares de educación anteriores? En las últimas décadas, cada estado había creado sus propios estándares, lo cual significa que las matemáticas que se enseñaban a los estudiantes de segundo grado en Brattleboro, Vermont podrían ser bastante diferentes a las que aprendían otro niño de segundo grado en Bozerman, Montana. Los nuevos estándares representan el primer intento de establecer expectativas comunes a nivel nacional. Fueron creados por una coalición de estados, no por el gobierno federal, como afirman algunos críticos. Cada estado del país pudo elegir si los adoptaría o no. El objetivo de estos estándares es crear expectativas claras, uniformes y de rigor para educar a cada niño, independientemente de donde viva.

Fueron creados por la Asociación Nacional de Gobernadores y el Consejo de Oficiales Escolares Estatales, y sus autores consultaron a padres, educadores, formuladores de políticas de educación y otras personas cuando crearon estos estándares que, dicen, se basan en los estándares de educación más eficaces y rigurosos de los Estados Unidos y del resto del mundo.

Obtenga más información sobre la historia y la creación de los estándares estatales comunes.

¿Por qué se crearon estándares estatales comunes?

Según los autores de estos estándares, se crearon para responder a una creciente preocupación sobre la calidad del sistema educativo de los Estados Unidos. Los estudiantes de los Estados Unidos reciben calificaciones mediocres en exámenes internacionales, en comparación con los estudiantes de otros países desarrollados, y los EE.UU. califica en 22 a posición entre los países desarrollados en cantidad de estudiantes que se gradúan de la escuela secundaria.

Entre aquellos estudiantes que llegan a la universidad, muchos no tienen las capacidades básicas que necesitan para tener éxito. Cada año, hay un millón de estudiantes que no aprueban los exámenes de colocación universitaria y más de un tercio de todos los estudiantes se inscriben en cursos correctivos para aprender capacidades que debieran haber dominado en la escuela secundaria. Esta falta de preparación no solo obliga a muchos estudiantes a pasar más tiempo en la universidad, sino que también pone en peligro sus probabilidades de éxito en la universidad. Las tasas de cuántos alumnos terminan la universidad son de solamente 59 % para los estudiantes que se inscriben en carreras de 4 años, y 31 % para los que buscan un título técnico. La falta de preparación es uno de varios factores que aumentan las probabilidades de que los estudiantes abandonen la universidad. Por último, entre 1995 y el 2010, los Estados Unidos descendió de segundo a 13o lugar entre los países desarrollados en porcentaje de estudiantes que logran un título universitario.

Estos desalentadores resultados son ominosos porque muchos trabajos de la actualidad requieren capacidades mucho más avanzadas que las que se requerían en el pasado. En encuestas recientes a empleadores en una variedad de profesiones se encontró que hay un consenso general de que las escuelas estadounidenses no están preparando a sus estudiantes para los trabajos modernos. Los empleadores encuestados se quejaron de la falta de capacidades requeridos de los trabajadores para el siglo XXI, capacidades que incluyen razonamiento crítico, solución de problemas, creatividad y destrezas de comunicación. Estas deficiencias en la educación no solo ponen en peligro el futuro de los jóvenes que no están preparados para los trabajos del siglo XXI, sino que amenazan la prosperidad de los Estados Unidos y la seguridad nacional.

Se diseñaron los estándares estatales comunes para abordar estos problemas e impulsar la calidad de la educación en todas las escuelas estadounidenses al favorecer la profundidad sobre la amplitud, poner énfasis en el razonamiento crítico y la solución de problemas, y concentrarse en el dominio tanto de contenido como de capacidades. Hay un enfoque particular en las capacidades del siglo XXI que los estudiantes necesitarán para el éxito universitario y laboral.

Obtenga más información sobre la historia y los objetivos de los estándares estatales comunes.

¿Dónde y cuándo se implementaron los estándares estatales comunes?

La respuesta a esta pregunta depende de dónde usted viva. En la actualidad, 46 estados, junto con Washington DC, Guam, las Islas Vírgenes de los EE. UU. y Samoa Estadounidense han adoptado los estándares. Cuatro estados —Nebraska, Texas, Alaska y Virginia— eligieron no adoptarlos, y Minnesota adoptó solamente los de Artes de lenguaje.

Ha surgido la protesta contra los estándares estatales comunes en algunos estados donde han sido adoptados. En muchos estados se ha suspendido su implementación hasta que se resuelvan estos debates, y en otros estados hay grupos que se oponen a los estándares CCSS que están abogando por medidas similares. Kentucky fue el primer estado en implementar los estándares estatales comunes integralmente. Todos los estados participantes tenían previsto implementarlos para el 2015.

Obtenga más información sobre los planes para la implementación de los estándares básicos comunes en su estado.

¿De qué manera cambiarán estos estándares la educación de su hijo?

Esta es una preocupación clave para muchas familias, y es una pregunta difícil de responder. Los estándares estatales comunes establecen indicadores sólidos para cada grado, pero no ofrecen planes de estudio ni currículos específicos. Proporcionan objetivos de aptitud, pero no indican cómo los maestros deben alcanzar esos objetivos. Los estados y distritos individuales determinarán cómo enseñar estos estándares y cómo proporcionar capacitación y apoyo a los maestros.

Si usted vive en un estado que los haya adoptado, verá algunos cambios esenciales en la enseñanza de su hijo.

En Artes de lenguaje, habrá más énfasis en lo siguiente:

  • No ficción. Se requiere que su hijo lea más textos de no ficción, ya sea en la clase de ciencias o como en la clase de Artes de lenguaje.
  • Evidencia. Se espera que su hijo respalde sus afirmaciones con evidencia que se encuentre en fuentes de información.
  • Textos más complejos. Se pide que los estudiantes lean más textos complejos y exigentes.
  • Escritura. Se requiere que los estudiantes escriban más en todas las asignaturas.

Obtenga más información sobre los estándares estatales comunes en Artes de lenguaje.

En matemáticas, habrá más énfasis en lo siguiente:

  • Profundidad en lugar de amplitud. Los estudiantes aprenderán menos capacidades y temas en cada grado, pero pasarán más tiempo practicando y dominando cada uno.
  • Coherencia. Se planifican las matemáticas teniendo en cuenta los estándares de cada grado para asegurar una base sólida antes de pasar al siguiente nivel. (Nota: muchos estados ya hacían este tipo de planificación entre cada grado para las matemáticas).
  • Rigor. Se espera que los estudiantes comprendan y puedan explicar, no solo la respuesta de un problema sino cómo lo resolvieron, y que usen las matemáticas para resolver problemas de la vida real.

Obtenga más información sobre los estándares estatales comunes en matemáticas.

¿Qué paso sigue para los estándares estatales comunes?

Ya se implementaron los estándares estatales comunes en muchas áreas. Los nuevos estándares enfrentan algunos obstáculos que todavía no se han resuelto, e incluyen:

Efectivamente, algunos críticos —e incluso algunos defensores preocupados— han abogado para que se revisen los estándares y, basadas en encuestas, que se postergue la implementación completa y la introducción de nuevas pruebas hasta que se puedan resolver estos desafíos.

El camino hacia los estándares estatales comunes presenta muchos imprevistos y obstáculos en el trayecto que sigue. Independientemente del resultado del debate sobre los nuevos estándares, la realidad es que ya está cambiando la forma en que funcionan muchas de las escuelas del país. Es solo cuestión de tiempo ver cómo nos adaptamos y cómo cambian los resultados de la educación de nuestros hijos.

Share on Pinterest
Updated: septiembre 2, 2016