El problema: Mi hija no me hace caso cuando le pido algo.

Piensa a largo plazo.

Prueba esto
Si no consigues que tu hija coopere, quizás debes cambiar tus tácticas. Trata de aumentar su inteligencia emocional en lugar de castigarla. Por ejemplo, si se porta mal, trata de entender qué está sintiendo y cómo podrías enseñarle formas de actuar diferentes. Quizás necesita reconocer que se está enojando antes de explotar para poder modificar su comportamiento. O puede que deba aprender mejores formas de reaccionar cuando siente miedo, celos o cualquier otra emoción negativa.

Prueba esto
Involucra a tu hija en el proceso. Escoge un momento en que esté tranquila y pregúntale cómo se siente. Hablen de nuevas estrategias que podría emplear cuando esté en una situación en la que podría reaccionar de forma destructiva.


No te desesperes. Estas cosas llevan tiempo.

Mejor no
¡No te desesperes! Incluso si piensas que no tus consejos no tienen efecto, puedes llegar a enseñarle a tu hija a cooperar y a portarse bien. Ni ella es mala ni tú eres una mala madre o un mal padre. Simplemente, tu hija todavía carece de las habilidades sociales y emocionales que necesita para comportarse bien.


Ofrece observaciones neutrales y una actitud curiosa.

Di
“Veo que cuando te pido que hagas ________________ no cooperas. Me causa curiosidad. ¿Qué te pasa por la cabeza cuando sucede algo así?”

“Parece que crees que si pasas un rato haciendo_________________ como te he pedido, ya no tendrás tiempo para ver la tele.”

“Me siento frustrada. Ya has hecho _________________ pero todavía necesito que hagas____________. ¿Qué te ayudará a terminar estas tareas?”


No te pongas en plan sargento.

No digas
“Tienes que obedecerme y punto. ¿Por qué? ¡Porque lo digo yo que soy tu madre!”


Por qué

La investigación ha demostrado que exigir obediencia es menos efectivo que enseñarles a los niños las habilidades que necesitan para ser cooperativos. ¿Por qué? ¡Porque tus hijos quieren complacerte! Los niños pequeños (los que aún están en la escuela primaria) desean por encima de todo hacer felices a sus padres, porque los adoran. No lo olvides, incluso si te están volviendo loca.


Por qué

A veces los niños hacen cosas verdaderamente desagradables porque no han aprendido todavía a compartir, hacer turnos, trabajar en equipo, colaborar con la familia y ser ordenados. ¡Hay tantas habilidades que deben aprender! Enséñaselas, pero enséñales también la razón por la cual son importantes: cuando todos somos amables, cooperadores y trabajadores, creamos un mundo mejor.

Lee más: Mi hija se niega a hacer lo que le pido

Share on Pinterest