La mayoría de las universidades requiere que los aspirantes presenten los resultados obtenidos en una prueba de admisión, bien sea el SAT o el ACT. Los puntajes de tu adolescente formarán parte de su solicitud de ingreso, la cual incluirá muchos otros datos que ayudarán a las universidades a conocer a tu hijo. Las mencionadas pruebas son complejas y realizarlas requiere de planificación y preparación anticipada. A continuación, te explicamos lo que necesitas saber para ayudar a tu hijo a prepararse, inscribirse y realizar estas pruebas tan importantes.

10.° grado

  • Dediquen tiempo este año para familiarizarse con estas pruebas. El SAT y el ACT cubren contenido similar y cuentan con el mismo grado de aceptación entre las universidades, pero necesitan distintas estrategias de preparación. El ACT brinda menos tiempo por pregunta a quienes realizan la prueba, pero es más directa; el SAT requiere de más lectura y demanda una mayor cantidad de pensamiento crítico y análisis de datos. El ACT permite usar calculadora para todos los problemas matemáticos; el SAT solo admite el uso de la calculadora para algunos de ellos. El ACT cuenta con una sección de ciencias; el SAT no. Tu hijo debería realizar una prueba de práctica de cada una de ellas y comparar su puntaje en ambas pruebas; en aquella que haya obtenido un mayor puntaje y/o se sienta más cómodo, es la prueba para la que debería prepararse y realizar.
  • Inscribe a tu hijo para realizar el PSAT. Es posible que la escuela de tu hijo cuente con una política que estipule que todos los estudiantes de décimo grado deben realizar el PSAT, o quizá la escuela de tu hijo les ofrece el PSAT a dichos estudiantes. En ese caso, inscribe a tu hijo. En caso contrario, puede que necesites ser más proactivo y buscar otra escuela local donde ofrezcan el PSAT e inscribir a tu hijo para que realice allí la prueba. El PSAT es una prueba de práctica para el SAT. Realizarla durante el segundo año de la escuela secundaria es una forma excelente y libre de riesgos de que tu hijo practique para el SAT y experimente lo que se siente realizar tales pruebas. Los puntajes no serán válidos para las admisiones universitarias, pero las investigaciones demuestran que realizar pruebas de práctica y familiarizarse con las condiciones de la misma resulta muy útil.
  • Consideren una prueba SAT por asignaturas. Si este año tu hijo está cursando una clase de Curso Avanzado (AP, por sus siglas en inglés) o de honores, debería considerar realizar la prueba SAT de la asignatura asociada durante esta primavera. Las pruebas SAT por asignaturas son pruebas de admisión universitaria de selección múltiple que giran en torno a asignaturas específicas. Tu hijo tiene la oportunidad de elegir cuál realizar, de manera que pueda demostrar sus fortalezas. Algunas universidades requieren o recomiendan la realización de una prueba SAT por asignaturas, sobre todo si estás solicitando ingresar a un programa en específico. Las universidades que no las exijan podrían aceptarlas y aprovecharlas para obtener una mejor descripción de los aspirantes, o permitir que los estudiantes omitan el curso introductorio en dicha asignatura y comiencen con un curso de nivel superior cuando inicien la universidad. Aquí tienes una lista de pruebas SAT por asignaturas (enlace en inglés).
  • 11.° grado

    • Inscribe a tu estudiante para realizar el PSAT. Sí, tu adolescente puede realizar esta prueba incluso si lo hizo el año anterior. Si tu escuela ofrece el PSAT, excelente, ¡inscribe a tu hijo! Si no, puede que necesites considerar inscribir a tu hijo para realizar el PSAT en otra escuela local. Los adolescentes que realizan el PSAT en octubre de su penúltimo año de secundaria y exhiben un buen desempeño pueden clasificar para el programa de becas “National Merit”, una excelente forma de obtener dinero para la universidad y, al mismo tiempo, familiarizarse y practicar para el SAT.
    • Decide entre ambas pruebas: ¿SAT o ACT? Ambas cubren contenido similar y cuentan con el mismo grado de aceptación entre las universidades. Sin embargo, presentan ciertas diferencias que probablemente harán que una de ellas resulte más adecuada para tu hijo. Tu hijo debería realizar una prueba de práctica para cada una y comparar su puntaje en ambas; debe prepararse para realizar la prueba en la que obtenga un mayor puntaje.
    • Infórmate sobre la exoneración de costos. Si cumplen con los requisitos, los estudiantes de penúltimo y último año de secundaria pueden ser exonerados tanto del costo del SAT (que cuesta $57 con el ensayo) como del ACT (que cuesta $58.50 con la sección de escritura). Con una exoneración, tu hijo puede presentar la prueba de forma gratuita… y hay más
    • Realiza un calendario de pruebas. Ayuda a tu hijo a determinar cuál de las pruebas estandarizadas (SAT o ACT, pruebas SAT por asignaturas, pruebas de Curso Avanzado, etc.) realizará y cuándo lo hará. Investiga cuándo son ofrecidas estas pruebas y anota las fechas de inscripción y realización en el calendario.
    • Realicen un plan de preparación para la prueba, trabajando en sentido contrario a partir de la fecha en la que tu hijo presentará el SAT y/o el ACT. Existen recursos de preparación gratuitos y de alta calidad disponibles en internet. Khan Academy ofrece preparación gratuita y personalizada en línea para el SAT (enlace en inglés), que incluye lecciones en video, preguntas de práctica y pruebas completas SAT de práctica. El ACT ofrece recursos gratuitos incluyendo una guía de estudio (enlace en inglés) y preguntas de ejemplo, a las cuales pueden acceder los estudiantes mediante la creación de un perfil MyACT (enlace en inglés). Encontrarás más práctica gratuita y en línea (incluyendo pruebas completas de ACT y SAT) en Kaplan Test Prep (enlace en inglés). Lee más sobre cómo ayudar a tu hijo a prepararse para estas pruebas (enlace en inglés).
    • Inscripción. Resulta una buena idea que los adolescentes realicen el SAT y/o el ACT y cualquiera de las pruebas SAT por asignaturas durante la primavera del penúltimo año de la escuela secundaria. Tendrán la oportunidad de volver a realizar la(s) prueba(s) durante el otoño del último año. Presentarlas más de una vez es altamente recomendable (enlace en inglés).

    12.° grado

    • Prepárense para volver a presentar el SAT o el ACT. Puede que tu adolescente ya haya realizado el SAT o el ACT durante el penúltimo año de la escuela secundaria, pero la mayoría de los estudiantes debería realizar estas pruebas dos veces e intentar mejorar su puntaje. Incentiva a tu hijo a volver a presentar el SAT o el ACT a principios del último año de la escuela secundaria, de manera que su puntaje se encuentre disponible para las solicitudes de admisión universitaria. Un bonus para los que presentan el ACT: una nueva política permite que los estudiantes vuelvan a realizar únicamente las secciones del ACT donde quieran mejorar, ahorrándoles tiempo y estrés. Aprende estrategias para mejorar los puntajes del SAT y del ACT (enlace en inglés).
    • Inscríbelo ahora para que realice la prueba en otoño de manera que los puntajes sean recibidos antes de la fecha límite para las solicitudes de admisión. No esperes: la última oportunidad de realizar el SAT para las solicitudes de admisión anticipadas es en octubre. Para las solicitudes normales, es a principios de diciembre.

    Translated by: SpanishWithStyle.com

    Share on Pinterest
    Updated: diciembre 16, 2019