Supongamos que estás considerando una escuela secundaria en particular para tu hijo. Empiezas visitando el sitio web de la escuela. Haces clic en la página “acerca de”. Estás buscando la descripción del propósito de la escuela, algo que exprese sus valores fundamentales y establezca metas para los estudiantes. Quizás tu búsqueda haya sido recompensada con algo como esto: Fomentamos un entorno que permite a nuestros estudiantes convertirse en aprendices valientes, los prepara para el éxito en el siglo 21 y promueve la equidad y la justicia social.

Suena increíble, ¿verdad? No tan rápido. Muchas escuelas han elaborado descripciones de su propósito cuidadosamente y suenan muy bien. En algunas escuelas, las paredes están adornadas con palabras como “integridad”, “coraje” y “valentía”. Pero ¿qué significan realmente estas palabras vagas y ambiciosas? Más importante aún, ¿se están poniendo en práctica los valores fundamentales de la escuela de una manera significativa para beneficiar a tu estudiante?

Más que describir un propósito

Lo que buscas es evidencia de que la escuela, de manera intencional y reflexiva, incorpora sus valores fundamentales en todos los aspectos de las operaciones de la escuela. Es algo a lo que los directores, líderes educativos y profesionales del diseño escolar se refieren como “diseño coherente”.

Describir el propósito no significa mucho a menos que esté profundamente integrado en el funcionamiento de la escuela. “No construirías el edificio sin tener el plano”, dice Sujata Bhatt, cofundadora y socia principal de Transcend (enlace en inglés), una organización sin fines de lucro que trabaja con distritos y comunidades para diseñar escuelas equitativas. “Por lo tanto, debe haber un plan de estudios que tome el propósito, los principios de diseño, los objetivos de los graduados y diga: ‘Esta es la promesa que les hacemos a ustedes como familias, estas son las cinco cosas en las que sus hijos realmente serán competentes al momento de salir por nuestras puertas’”.

“El diseño coherente realmente debería ser lo primero que buscan los padres”, dice Bhatt. Luego, el padre y el adolescente pueden ser aún más específicos sobre lo que el estudiante de secundaria quiere de una escuela, ya sea una escuela de justicia ambiental, una escuela de ciencias, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas (STEAM, por sus siglas en inglés) o una escuela más tradicional que prepare a los estudiantes para la educación universitaria. Lo esencial, dice Bhatt, “es que la experiencia escolar esté unificada de alguna manera”.

La buena noticia es que muchas escuelas practican lo que predican. “Sabemos que estas escuelas existen”, dice Aylon Samouha, cofundador de Transcend. Las escuelas que lo hacen bien, señala, “son mágicas”. Samouha recomienda buscar estas señales que indican que los valores fundamentales de una escuela se están poniendo en práctica con éxito.

  1. El objetivo y los valores de la escuela se basan en lo que es importante para la comunidad escolar.

    Con demasiada frecuencia, algunos administradores de alto nivel escriben a puerta cerrada los propósitos de la escuela. Esto puede llevar a una desconexión entre lo que una escuela dice que es importante y lo que más les importa a los estudiantes y sus familias. Busca evidencia de que la comunidad escolar participó en la decisión de en qué debería centrarse tu escuela.

    Barry Sommer, que dirige Lindsay Educational Foundation (enlace en inglés), una organización sin fines de lucro que ayuda a los distritos escolares a transformar sus escuelas, dice que su programa invita a todas las partes interesadas a participar en la creación de valores fundamentales, un proceso que, según él, debe incluir una visión para los graduados de la escuela (cómo quieren que se desempeñen los egresados de la escuela en el ámbito intelectual, social y emocional). “¿Cómo se organiza lo que es mejor para un joven de 18 años si no tienes idea de lo que quieren los padres, los educadores, los sindicatos y nuestros estudiantes?”, dice Sommer. “Básicamente, estamos trabajando con una comunidad, llevándola a un viaje de diseño para que juntos creemos lo que queremos que sea esta escuela, qué principios conllevan los valores fundamentales”.

    Los expertos en diseño escolar dicen que los propósitos creados por la comunidad se traducen en prácticas que brindan a los estudiantes de una escuela lo que necesitan para tener éxito. Samouha, de Transcend, hace referencia a Van Ness Elementary School en el sexto distrito de Washington D.C. La mayoría de los estudiantes de las escuelas públicas de Título I provienen de familias de bajos recursos. La comunidad consideró las necesidades únicas del cuerpo estudiantil al crear sus valores fundamentales, que incluyen proporcionar “una comunidad de apoyo para maximizar el aprendizaje de cada estudiante”. Eso significa asegurarse de que todos los chicos reciban un desayuno y un almuerzo saludables; tengan un lugar acogedor donde poder estudiar después de la jornada escolar; tengan acceso a un trabajador social, psicólogo y enfermera en la escuela; y que la escuela enfatice no solo lo académico, sino también el aprendizaje social y emocional (SEL, por sus siglas en inglés) para enseñar habilidades de autorregulación para enfrentar los traumas experimentados en el hogar o en el vecindario.

    En Valor Collegiate Academies en Nashville, Tennessee, el propósito de la escuela intermedia es: “Existimos para empoderar a nuestra comunidad diversa para que tengan vidas inspiradas y con propósito”. Algo que ponen en práctica apoyando el éxito académico de los estudiantes (la escuela tiene una calificación de 9 en el “progreso del estudiante” de GreatSchools), pero también poniendo el mismo énfasis en la salud social y emocional de los estudiantes gracias a su programa SEL de renombre nacional.

    En el Distrito Escolar Unificado de Lindsay, en el valle central de California, en lugar de escuchar palabras como “excelencia” y “trabajo en equipo” cuando se pregunta qué es lo más importante para la comunidad, la palabra “coraje” surgió como un valor importante. El coraje es un valor esencial para los chicos que necesitan la fortaleza para superar la pobreza generacional. La comunidad de Lindsay también estuvo de acuerdo en que la salud era un valor fundamental. En respuesta, los administradores escolares proporcionaron clases para padres, consejería para padres y estudiantes y alimentos saludables.

  2. Se siente bien estar allí.

    Presta atención a ese presentimiento que tienes cuando entras a una escuela, dice Samouha.
    Cuando vas a una escuela bien diseñada, cada parte de la experiencia refuerza y refleja el diseño general, dice Samouha, desde la sensación en los pasillos hasta la limpieza de los baños, la energía en las aulas y las interacciones con los maestros y el personal. El objetivo es que los estudiantes sientan esa unidad en todas sus experiencias. Los detalles aparentemente pequeños crean una experiencia coherente para los estudiantes.

    Una escuela secundaria bien diseñada puede hacer que tu hijo se sienta bienvenido, inspirado y feliz. “Mira y observa lo que realmente está sucediendo en la escuela y confía en lo que ves”, dice Samouha. Si entras a la escuela y ves carteles de letras grandes con palabras que representan valores fundamentales como “cooperación”, “respeto” y “apoyo”, pero luego ves a los estudiantes cabizbajos, luciendo infelices o a un miembro del personal que te saluda bruscamente, estas son pistas de que los valores fundamentales no han sido adoptados por quienes dirigen la escuela.

    Busca también señales físicas que reflejen valores aspiracionales: ¿Son los terrenos de la escuela, las aulas y los pasillos atractivos, limpios y tranquilos? ¿Están bien mantenidos los casilleros o están golpeados y pintados? ¿Hay carteles que ayuden a los recién llegados a saber dónde se encuentran? Una escuela no tiene que ser ostentosa o estar bien financiada para mostrar que se cuida del edificio y los terrenos.

  3. Lo que están haciendo tiene sentido.

    Para saber si una escuela está practicando lo que predica, busca coherencia en todo, desde los materiales de aprendizaje hasta los métodos de instrucción. ¿La escuela proclama que valora la inclusión y la justicia social, pero utiliza un plan de estudios anticuado que enseña historia o literatura desde un número limitado de perspectivas? ¿El objetivo describe que una escuela promueve la “curiosidad” y los “alumnos comprometidos” cuando en realidad los maestros se paran frente a los estudiantes dando una conferencia sin involucrarlos en la discusión?

    “La incoherencia se puede experimentar de escuela en escuela, de aula en aula, día a día”, dice Samouha. “Quizás hubo magia durante la clase de matemáticas, pero algún administrador te dijo que te callaras durante el almuerzo”. Cuesta alcanzarlo, dice Samouha, pero las escuelas exitosas son diligentes para asegurarse de que cada aspecto del día de un estudiante refleje consistentemente los valores de la escuela.

    “Si una escuela dice que está centrada en empoderar y motivar a los estudiantes, pero hace que falten a la escuela cuando se portan mal”, dice Nikolaus Namba, socio de Transcend, “eso es una señal de alerta de que las prácticas de la escuela están en contradicción con sus valores”.

  4. Todos conocen y practican los valores de la escuela.

    Pregúntales a los profesores y estudiantes qué es lo que más valora su escuela. Pregúntales a los estudiantes y familias sobre el ambiente de la escuela. Quieres escuchar que todos, desde el entrenador deportivo y el bibliotecario hasta los maestros y administradores, están a la altura de los valores de la escuela en sus interacciones diarias.

    Eso no significa que un maestro no pueda tener un mal día. Pero si el conductor del autobús mantiene el orden gritando o la secretaria suele ser despectiva, eso dice mucho sobre la cultura de la escuela. “Haz tantas preguntas abiertas como puedas”, dice Samouha. “Habla con el líder de la escuela y pregúntale: ‘¿Puede contarme más sobre los valores fundamentales de la escuela? ¿Cómo es la experiencia de ir a la escuela para sus estudiantes?’”. Que puedan responder fácilmente a tus preguntas es una buena señal, agrega Samouha.

    Namba dice que trabajan con las escuelas reforzando los valores fundamentales para que estos se conviertan en algo natural para todos los que trabajan allí. “Todos deben conocer los valores y el propósito de la escuela para ayudar a que los chicos tengan un futuro prometedor una vez que se gradúen”.

Qué considerar cuando se analizan los valores fundamentales de una escuela

  • Pregunta quién escribió la descripción del propósito de una escuela: ¿Un fundador?, ¿un pequeño grupo de administradores con cargos importantes?, ¿miembros de la comunidad escolar, lo que puede reflejar mejor las necesidades únicas de esa escuela?
  • No tomes la descripción del propósito de una escuela al pie de la letra. Busca evidencia de que el propósito realmente se refleja en lo que está sucediendo en una escuela, y confía en tu instinto.

Este artículo es parte de nuestra serie de artículos transformando la escuela secundaria, una colección de historias, videos y podcasts que exploran las prácticas que preparan a los estudiantes para alcanzar el éxito en la universidad y más allá.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest