De todos los estudiantes en cuarentena, los del último año de escuela secundaria merecen la mayor simpatía. Durante 13 años, desde el kínder hasta el 12.º grado, se les prometió una celebración del último semestre de primavera que no se materializó como se había planeado. Ahora, además de asistir a la graduación en línea en lugar de en el escenario, se están perdiendo todo lo que marca el final de la adolescencia y el comienzo de la joven edad adulta: desde actuar en su última obra de teatro o jugar los últimos partidos de la temporada hasta arreglarse para su baile de graduación o reunirse para otras celebraciones del final de la escuela secundaria.

Pero, en lugar de abrazar (¿recuerdas lo que era abrazar?) a sus compañeros de clase, despidiéndose con lágrimas en los ojos y limpiar sus casilleros antes de salir al mundo de la vida adulta, los niños de 12.º grado están encerrados, tratando de prepararse en aislamiento para un futuro muy incierto.

¿Cómo será el próximo año?

Por mucho que estén de luto por no haber tenido sus rituales de clausura, su dolor puede verse eclipsado por la preocupación por lo que vendrá, o no, en los meses venideros. Los estudiantes de último año no podrán hacer, durante sus vacaciones, una visita a las universidades en las que fueron admitidos, así que solo les queda confiar en que tomarán la decisión correcta desde casa.

Puede que ni siquiera se muden a los dormitorios estudiantiles ni asistan a las aulas durante el primer año. Las principales universidades de California, y docenas de otras universidades en todo el país, ya han anunciado que las clases se impartirán en línea en el otoño. Y para los graduados que planeaban unirse a la fuerza laboral después de la secundaria, se enfrentarán a uno de los peores mercados de trabajo desde la Gran Depresión.

Cómo ayudar a tu niño de 12.° grado a sobrellevar la situación

John Duffy, autor de Parenting the New Teen in the Age of Anxiety, dice que los adultos cercanos a los estudiantes de último año de secundaria pueden ayudar más simplemente estando presentes para escuchar y sentir empatía. “Se enfrentan a un futuro muy, muy impredecible”, dice Duffy, uno que nadie puede arreglar. Por lo tanto, dice, “lo más importante que puedes hacer es hablar honestamente sobre cualquier dolor o pérdida por la que estén pasando”.

Un confuso semestre de primavera

Antes de llegar a la meta de la graduación (virtual), millones de estudiantes de 12.º grado están experimentando preocupación y confusión mientras los distritos escolares reconfiguran los requisitos para obtener el diploma de secundaria.

La mayoría de los estados (enlace en inglés) han simplificado los requisitos de graduación, incluyendo la eliminación de los exámenes finales, pasando de requerir un número mínimo de horas de curso a simplemente demostrar competencia en una materia, y disminuyendo
el número de créditos requeridos.

Cómo ayudar a tu niño de 12.° grado a sobrellevar la situación

Incluso si para los estudiantes de último año han disminuido los requisitos más estrictos, los cambios siguen siendo desconcertantes, aunque ellos se esfuercen por mantenerse al día con las nuevas normas. Incluso en los niños de 12.º grado que han sido autosuficientes, es una buena idea comprobar y asegurarse de que están haciendo lo necesario en cada clase para cumplir con los requisitos de graduación repentinamente alterados.

El lado positivo del último año

Aunque no es un momento fácil para ser un graduando de último año, hay muchas razones para mantener la esperanza para la promoción de secundaria del 2020. Los adolescentes mayores se benefician de la sabiduría que viene con la edad y pueden prever a largo plazo mejor que los niños. Por eso, muchos están “entusiasmados y escépticos”, dice Duffy. “Estos niños son pragmáticos ya que tienen tanta información como nosotros”.

Duffy observa que mientras muchos de los estudiantes con los que trabaja están tristes y son conscientes de lo que se están perdiendo, “al igual, muchos niños se sienten bien. Están emocionados de no ir a la escuela y de tener solo unas pocas horas de aprendizaje al día.”

En el 12.º grado, muchos adolescentes se agotan, sufriendo un clásico caso de cansancio en el último año. Es más, Duffy reconoce que a muchos, “no les gustaba la secundaria de todas formas. Así que el hecho de que la escuela secundaria sea abreviada es para ellos un pequeño regalo”.

Cómo ayudar a tu niño de 12.° grado a sobrellevar la situación

Ya sea que tengas a un niño de 12.° grado de luto o uno que se regocija de estar en casa (o un poco de ambos), tenerlo en casa ofrece una rara oportunidad de acercarte a tu joven adulto que pronto saldrá al mundo. “Hablo con adolescentes que están haciendo adivinanzas, rompecabezas, videos en TikTok, todo tipo de cosas con sus padres”, dice Duffy. “Es divertido para ellos ver a sus padres bajo una luz diferente. Y hay una oportunidad de restablecer relaciones que podrían estar un poco fracturadas”.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: junio 2, 2020