Tu hijo está investigando un ensayo sobre la Guerra Civil y busca en Google “Abraham Lincoln y la esclavitud”. Entre los primeros resultados que aparecen se encuentra un artículo titulado 5 cosas que quizás no sabías sobre Lincoln, la esclavitud y la emancipación. Tu hijo te pregunta si esa sería una buena fuente para usar. Lo ves y es de History.com. ¿Es ese un sitio confiable? ¿Estás seguro?

No hay una respuesta simple. ¿Qué hace que la información sea confiable? Muchos padres crecieron usando la biblioteca y enciclopedias para hacer sus investigaciones. Incluso en los primeros días del Internet, los sitios de investigación en línea tenían más probabilidades de ser reales. Ahora, es un desafío aconsejar a los niños que están haciendo investigaciones en línea. “Asegúrense de usar fuentes confiables” no es un consejo muy útil si no pueden determinar qué sitios son confiables.

Creyendo las falsas noticias

Puedes suponer que, debido a que tu hijo es un nativo digital, él está mejor equipado que tú cuando se trata de filtrar la información confiable de la información falsa y parcial en línea. Pero tu hijo no está mejor equipado que tú.

“El hecho de que un niño pueda enviar mensajes de texto sin mirar y hacer un video no significa que ese niño, confrontado con noticias de sus notificaciones de Twitter, pueda separar el trigo de la paja”, dice Sam Wineburg, profesor de educación en Stanford, director del Grupo de Educación de Historia de Stanford y autor de Why Learn History (When It’s Already on Your Phone) Por qué aprender historia (si ya está en tu teléfono).

El equipo de investigación de Wineburg estudió a 7.804 estudiantes de escuelas intermedias y secundarias para determinar su nivel de alfabetización digital. Entre sus hallazgos se encontró que el 82 por ciento de los estudiantes de escuela intermedia no podían distinguir entre una noticia y un contenido patrocinado. Sesenta por ciento de los niños confiaba en una imagen publicada en las redes sociales, como la imagen falsa de una margarita que crece en una zona nuclear y aparece en las redes sociales cada pocos años.

A los estudiantes de secundaria y universitarios también se les dificulta esto. Si hacen que el anuncio o el contenido patrocinado sea un poco más sofisticado, dice Wineburg, más de la mitad de los adultos tampoco puede decir que es marketing. Muchos padres y maestros simplemente no saben cómo determinar la confiabilidad de la información en línea. Pero a menudo asumimos que nuestros hijos pueden determinarlo.

Para agravar el problema, nuestros hijos reciben malos consejos o anticuados. A menudo, los estudiantes reciben listas de verificación para examinar la confiabilidad de un sitio. Estas listas de verificación recomiendan estrategias como “leer la página Acerca de” y “evaluar el artículo en busca de errores ortográficos”. Pero estas estrategias requieren mucho tiempo y no revelarán necesariamente si la información proviene de una fuente sesgada o engañosa. ¿Por qué? Porque las fuentes falsas y sesgadas a menudo son sofisticadas y están diseñadas para pasar estas listas de verificación. Casi cualquier persona puede crear una presencia en internet sofisticada que oculte su identidad y objetivos.

La alfabetización digital significa más que solo ser capaz de detectar un engaño en línea. Wineburg quiere que todos, adultos y futuros adultos, puedan tomar decisiones bien razonadas cuando hacen el trabajo escolar, cuando votan y en la vida cotidiana. Con demasiada frecuencia, dice, “las personas están confundidas acerca de la información que necesitan para tomar decisiones cívicas sólidas”.

Para ayudar a todos los estudiantes y adultos a aprender cómo hacerlo mejor, el equipo de Wineburg consultó a verificadores de datos profesionales y presentó herramientas poderosas, flexibles y rápidas que pueden ayudar a todos (padres e hijos) a ser consumidores más inteligentes de la información en línea.

Desplázate antes de hacer clic: los resultados de búsqueda NO se enumeran en orden de confiabilidad

Los estudiantes harán clic en uno de los primeros enlaces. Los verificadores de hechos profesionales no lo harán. En cambio, verán específicamente los URL para ver la fuente de la historia y tener una idea general de a dónde los ha llevado esta búsqueda. ¿Están viendo fuentes que saben que tienen buena reputación? ¿Los resultados sugieren que este tema es polarizador? Antes de hacer clic, se desplazarán a las páginas 2 o 3 para ver si pueden encontrar artículos menos llamativos. Solo entonces tomarán la decisión sobre en qué enlace hacer clic.

Los niños necesitan saber que los resultados de los motores de búsqueda no están clasificados en orden de confiabilidad. Los primeros resultados suelen ser anuncios pagados, y los algoritmos responsables del orden en que se enumeran los resultados de búsqueda son un juego complicado (y una historia para otro día). Entonces, antes de hacer clic en cualquier cosa, los niños deben tomarse unos minutos para leer los resultados de la búsqueda, para ver si los resultados que están más abajo ofrecen una perspectiva diferente que los resultados que están hasta arriba.

Pero incluso si se desplazan a la página dos de los resultados de búsqueda, ¿cómo saben qué fuentes son confiables?

Para determinar la credibilidad o la parcialidad de un sitio, debes abandonar el sitio

El estudio de Wineburg mostró que los historiadores y estudiantes de universidades de élite hicieron lo que la mayoría de nosotros hacemos cuando nos presentan un artículo. Leyeron la página y fueron engañados fácilmente porque solo leer hace muy poco para ayudar a evaluar la credibilidad de un artículo.

Cuando los verificadores de datos profesionales llegan a un artículo de una fuente desconocida (o están considerando hacer clic en uno), lo primero que hacen es abrir una nueva pestaña y buscar la fuente para averiguar qué dicen otras fuentes al respecto. Es algo que todos debemos hacer. Cada vez.

Wikipedia es un sitio para practicar eso. En los primeros párrafos de un artículo de Wikipedia, puedes descubrir que una fuente es de tendencia liberal, tendencia conservadora o que los científicos la critican. Muchos adultos, incluidos los maestros, desconfían de la enciclopedia en línea porque “cualquier persona puede editarla”. Eso es solo parcialmente cierto. (No es así para muchas entradas “bloqueadas”, los usuarios pueden marcar la información como falsa y los editores pueden restringir o eliminar la información). Los verificadores de hechos a menudo leen las primeras oraciones de una entrada de Wikipedia, pero luego investigan a fondo y encuentran más referencias autorizadas.

Cuidado con los sitios de encubiertos

Wineburg dice que los niños y los adultos deben saber que en Internet abunda el llamado “astroturfing”, que es la práctica engañosa de crear sitios de aspecto profesional que parecen estar dirigidos por grupos de comunitarios, cuando en realidad están respaldados por fanáticos, corporaciones o intereses especiales cuyas identidades están ocultas.

Por ejemplo, un sitio que se llama yestoaffordablegroceries.com se lanzó a principios del 2019 para respaldar una medida que prohibiría un impuesto a los refrescos en el estado de Washington. Su sitio dice: “Más de 1.400 pequeñas empresas, restaurantes, cafeterías, tiendas de comestibles y otras organizaciones comunitarias de Washington se han unido para apoyar la I-1634 para prohibir los impuestos locales a las tiendas de comestibles. Apóyalos para ejercer la justicia en nuestra estructura fiscal, para proteger los empleos y las empresas del vecindario y para evitar un aumento en los impuestos a los alimentos y bebidas que consumimos todos los días”.

Parece que están peleando por una buena causa, ¿verdad? Excepto que están financiados por la industria de refrescos, que tiene sus propios motivos ocultos para querer evitar un impuesto en los refrescos.

En estos sitios, es posible que no puedas saber de quién proviene la información al leer el artículo o la página “Acerca de”. Debes abandonar un sitio para descubrir qué es realmente y de dónde proviene. Y ten en cuenta que .org no significa automáticamente que el sitio sea confiable. Muchos sitios “astroturf” pueden obtener el estado fiscal 501c3, que tienen las organizaciones sin fines de lucro.

No se trata de qué está bien or qué está mal. Puedes decidir en qué fuentes confías. El punto de Wineburg es que leer “lateralmente”, verificando una fuente yendo a otra fuente, le permite estar informado. No puedes evaluar la información si no sabes claramente de qué perspectiva o punto de vista proviene.

Piensa como un buscador en Google

“Si vamos a utilizar nuestro navegador como el portal principal para el mundo y la información”, dice Wineburg, “tenemos que pensar como Google”. Hay algunos trucos simples que tus hijos pueden usar para obtener resultados de búsqueda significativos y confiables.

  • Ponlo entre comillas. Para buscar un término contiguo como un nombre, se debe buscar así: “Sam Wineburg”. Sin las comillas, podrías obtener resultados con “Sam” pero no con “Wineburg”. No sería muy útil.
  • Visita Google Noticias (debajo de la barra de búsqueda en tus resultados, cambia de “todos” a “noticias”) para encontrar respuestas a cosas controvertidas o que has visto en las redes sociales que parecen un tanto escandalosas. Google Noticias obtiene información de los editores y puede ayudar a eliminar los rumores sin fundamento.
  • Usa Google Scholar para las materias académicas. Es el lugar para encontrar artículos de revistas revisados por otros editores, citas de otras fuentes académicas y consultar la confiabilidad de las opiniones de algunos líderes de pensamiento (que poseen doctorados). (Sugerencia: busca artículos académicos de estos líderes de pensamiento junto con sus trabajos e investigaciones en las universidades.
  • Limita tus resultados. Puedes limitar tus resultados de Google a universidades estadounidenses agregando el sitio “edu” a tu búsqueda. Agrega el sitio “gobierno” a tu búsqueda para obtener solo las fuentes del gobierno de EE. UU. en tus resultados.
  • Las palabras clave son cruciales. Elígelas con cuidado. Piensa qué palabras te ayudarán a reducir la búsqueda para obtener la información que estás buscando. Wineburg me interrogó para ver qué dos palabras utilizaría si solo quisiera obtener planes de estudios universitarios en mis resultados. Fallé, y la mayoría de las personas lo hacen. (La respuesta es “horarios de oficina”).

Marca los sitios de verificación de hechos

Si tu hijo ve en las redes sociales que la actriz Jennifer Lawrence murió anoche, puede ir a Snopes.com. Este es un sitio de verificación de hechos y desacreditación de rumores o puede consultar Google Noticias para ver si las principales editoriales están informadas de ello. Politifact.com es un sitio de verificación de hechos políticos no partidista, y es un buen lugar para verificar noticias relacionadas a la política. (Haz que tu hijo te ayude a marcar estos sitios en tu teléfono para un acceso rápido).

No compartas datos falsos

No compartas nada en las redes sociales hasta que hayas buscado la fuente en Wikipedia y hayas verificado en un sitio legítimo de verificación de hechos. Haz esto para que tus hijos también adquieran el hábito. El mundo no necesita que se esparzan datos falsos.

Explora la sección “Discusión” de Wikipedia

En temas controvertidos, la sección “Talk” de Wikipedia es donde los niños pueden ver a personas debatir sobre los hechos. Wineburg dice que aquí es donde Wikipedia se vuelve más poderosa que un libro de texto para comprender cómo se cita y debate el conocimiento.

Pero cuando les preguntó a 1.000 maestros en una conferencia, ninguno de ellos lo había usado. (Cómo encontrarlo: en una computadora busca cualquier cosa en Wikipedia. En la parte superior izquierda, al lado del icono del globo, verás que se encuentra actualmente en el estatus “artículo”. Junto a él hay una pestaña llamada “discusión”. En un teléfono, busca “discusión”, luego escribe una palabra que describa lo que estás buscando). Esta (combinada con el uso de las notas de pie de página de Wikipedia para encontrar fuentes legítimas) es una excelente forma de ver los aspectos de un tema en disputa.

Toma un curso breve de verificación de datos en las redes sociales, como el que ofrece First Draft, un proyecto del Centro Shorenstein sobre Medios, Política y Políticas Públicas de la Universidad de Harvard que utiliza métodos basados ​​en la investigación para combatir la desinformación y la información equivocado en línea. En minutos puedes aprender cómo los profesionales usan sitios gratuitos para consultar noticias que aparecen en las redes sociales. Por ejemplo, cómo ver un video cuadro por cuadro (enlace en inglés) si tu hijo cree que los videos de halcones volando con niños pequeños son verdaderos.

Consulta el currículo de Razonamiento Cívico en Línea (enlace en inglés) del Grupo de Educación de Historia de Stanford. Una serie de lecciones descargables gratuitas les enseñan a los estudiantes (¡y a sus padres!) estas habilidades y más.

Entonces, ¿qué le dirías a tu hijo sobre History.com? Wikipedia muestra que History.com (el sitio web del History Channel) es ampliamente criticado por historiadores y científicos por su contenido sensacionalista y farandulero. Entonces, ¿es confiable su lista de las cosas que hizo Abe Lincoln? Tal vez o tal vez no. Vale la pena investigar con otra fuente o encontrar otra fuente completamente distinta. El saber que la fuente ha sido cuestionada te da más poder para decidir en qué información confiar.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: diciembre 5, 2019