In English?

Cuando supe que mi hija había sido colocada en la clase de segundo grado de la Srta. W, comencé a escuchar susurros en el patio de recreo. Hubo quejas de castigos extraños, algo que se llama el “camino de la vergüenza”, y de estudiantes a quienes les gritó y humilló públicamente. También se rumoreaba que ella estaba administrando un negocio de piezas de barcos desde su computadora portátil y teléfono celular durante las horas de clase.

“¿En qué clase está Anna?”, Le pregunté a la madre de la mejor amiga de mi hija. Su hija mayor ya se había graduado de la escuela, por lo que conocía bien el terreno. “En la clase del otro”, dijo con una sonrisa, sin dar más detalles. Pero yo sabía lo que ella no estaba diciendo.

La mayoría de las escuelas los tienen: maestros cuya reputación los precede de la peor manera posible. Algunas reputaciones de este tipo no son totalmente ganadas. Así como el maestro más popular no es necesariamente el más eficiente, también el maestro más irritable de la escuela puede llegar a ser una estrella de rock educativa. Pero otras malas reputaciones reflejan una triste realidad: hay malos maestros que vagan por las escuelas de los Estados Unidos y cada año innumerables niños deben soportar sus disparates.

Hay malos médicos y malos recolectores de basura, ¿por qué los maestros deberían ser diferentes? Aún así, ocupan un lugar especial en el mundo laboral. La permanencia de por vida y un proceso de evaluación insuficiente pueden conspirar para mantener a los maestros deficientes en el aula hasta que se jubilen. El despido de un maestro titular es un proceso complicado y costoso, que implica meses e incluso años de audiencias y apelaciones, y miles de dólares en honorarios legales.

Una vez que están instalados en su salón de clases, los maestros ejercen un poder prodigioso sobre los estudiantes a quienes enseñan. Esta vasta esfera de influencia hace que los maestros sean vistos como algo divino; también puede significar una catástrofe para la educación de un niño pequeño.

Sí, lo sé. Decir que la enseñanza es un desafío se queda corto. Con una clase grande llena de estudiantes diversos, a menudo revoltosos, en una escuela pública con fondos insuficientes, incluso los mejores maestros llegan a sus límites: intelectualmente, emocionalmente y en la forma cómo se organizan. Hay tantas formas de fallar.

Mi hija sobrevivió a la clase de la Srta. W, pero a muchos de sus compañeros no les fue tan bien. Un niño al que no se le permitió ir al baño durante las horas de clase se puso tan nervioso que terminó por orinarse en el auto después de que su madre lo recogiera y necesitó psicoterapia después de volver a orinarse en la cama. Una chica desarrolló fobia a las matemáticas y requirió meses de tutoría privada para volver a la normalidad después de que la Srta. W le gritara públicamente que “eliminara las tonterías” cuando entregó una prueba de matemáticas llena de errores. Otro niño, que fue acusado erróneamente de robar lápices y que fue obligado a hacer “el camino de la vergüenza”, pasó todas las mañanas llorando y negándose a ir a la escuela. (En el “camino de la vergüenza”, un niño debía caminar por el aula mientras que otros estudiantes, incitados por la señorita W, lo miraban con malicia para hacerlo sentir mal por su transgresión).

Desde entonces, he escuchado de amigos muchas historias de terror de los maestros. Estaba la maestra que golpeó un casillero a milímetros de la cara de un estudiante de séptimo grado, mientras gritaba a todo pulmón. Estaba el maestro de cuarto grado que dividió a sus alumnos en dos grupos según su capacidad: “los súper inteligentes” y “los torpes”. Estaba el maestro de quinto grado que envió a sus alumnos problemáticos al pasillo en la mañana, donde hostigaron a otros alumnos durante el resto del día. Estaba el maestro de kínder con TOC (trastorno obsesivo-compulsivo) cuyo salón de clases lucía perfecto ya que no dejaba que los niños hicieran nada (incluido el plan de estudios).

Para cada una de estas terribles historias de enseñanza, no importa lo inteligentes que fueran los padres, no había respuestas fáciles —y muchas dificultades. El arrepentimiento era un tema común. Los padres decían cosas como “me gustaría haberlo hecho de manera diferente” o “si solo lo hubiera sabido”. Los consejos de educadores, defensores de los padres, maestros y expertos produjeron una mezcla de reacciones.

¿Tener un maestro deficiente tiene un lado positivo?

Algunos expertos y padres sugieren que no solo la mala experiencia de tener un maestro deficiente es probablemente inevitable, sino que en realidad es una bendición disfrazada.

Tiffany Andrews, coautora de Sincerely, the Teacher, un libro de consejos para padres desde la perspectiva de un maestro, recomienda que los padres usen la experiencia como una “oportunidad de oro para que un estudiante aprenda a adaptarse”. La madre y escritora para padres Loulie Scharf sugiere que es una buena oportunidad para enseñarle a los niños que “debes adaptarte a lo que te tocó sin oponer resistencia”.

Un maestro menos que eficiente no puede arruinar completamente la educación de un niño, pero los padres que han tenido más de una experiencia negativa (o un maestro que verdaderamente es una pesadilla) pueden no estar dispuestos a buscar el lado positivo en medio de la desdicha de su hijo.

Quejarte o no quejarte

Para muchos padres, la primera pregunta es si vale la pena incomodar al maestro o al administrador. “Creo que me voy a quejar de forma anónima”, me confió un colega que se enfrentaba a si debía o no confrontar al maestro de inglés de su hijo. Después de que visitó Ratemyteachers.com y leyó varias historias sobre cómo los maestros se vengaban de los estudiantes, tomó la decisión de ir de incógnito y dejar un mensaje en la oficina del director.

La mayoría de los expertos con los que hablé sostienen que los padres no deben rehuir a manifestar abiertamente sus preocupaciones, pero también aconsejan planificar la forma en que actuarán con toda la estrategia de un general de la guerrilla. Primero, los padres deben asegurarse de tener la información correcta.

“Recibe toda la información que te da tu hijo con un grano de sal”, dice el director Steve Perry, corresponsal de educación de CNN y autor del libro Push Has Come to Shove: Getting Our Kids the Education They Deserve &mash; Even If It Means Picking a Fight. “Los niños hacen algunas estupideces y algunas veces culpan al maestro”, señala.

Una vez que hayas establecido los hechos básicos, o al menos la versión de los hechos que te cuenta tu hijo, organiza una reunión para comunicar tus inquietudes, sin que tu hijo esté presente. “Es una conversación de adultos”, dice Perry. “Los niños no necesitan estar presentes”.

Tácticas a usar

Debido a que los padres se encuentran en una desventaja natural, Perry recomienda que planifiquen cuidadosamente las conversaciones potencialmente difíciles con un maestro o director. “Las escuelas son como los concesionarios de automóviles”, dice Perry. “Cuando vas a un concesionario de automóviles, no me importa la cantidad de investigación que hayas realizado, el vendedor de autos siempre sabe más que tú”. Recomienda que los padres se vistan profesionalmente y lleven a alguien que les sirva de réferi y a quien le importe la situación. “Trata la reunión como una reunión de negocios: envía un correo electrónico con anticipación, comunica tus inquietudes, sé preciso, documenta todo y lleva tu queja a los niveles más altos en la escuela”. Esto significa que si la conversación con el maestro no salió bien, habla con el director. Si la comunicación con el director tampoco es de ayuda, dirígete a la oficina del Superintendente; la mayoría de los distritos deberían tener a alguien a cargo de las quejas de los padres. Si nada más funciona, hazlo público: habla en una reunión de la junta escolar o si es de interés periodístico, acércate al reportero de educación en el periódico local o en el programa de televisión.

Elaine Meyers, especialista en lectura y fundadora de READS, recomienda primero hacer un análisis detallado del maestro y averiguar exactamente cómo es deficiente.

“Los maestros menos que deseables se dividen en tres categorías: el blando, el aburrido y el malvado, y cada uno requiere un plan de acción distinto”, dice Meyers. Los maestros aburridos, dice ella, leen el guión del plan de estudios y son “inmensamente aburridos”. Los niños que tienen un maestro aburrido necesitan padres que hagan lo que sea necesario para ayudar a su hijo a emocionarse con el aprendizaje.

Los maestros blandos, dice Meyers, muestran películas o cuentan anécdotas personales cuando deberían estar enseñando. “Con este tipo de maestro, comienza por solicitar ver los planes para las lecciones y el plan de estudios y averigua qué debería estar aprendiendo tu hijo. Esto enviará el mensaje de que estás informado”.

¿Y si tu hijo siente que el maestro ha sido malvado (o algo peor)? Meyers recomienda preguntarle al niño si le gustaría que hables con el maestro. “Si el niño dice que no, ratifica que estás molesto por la situación y que estás orgulloso de él por hablar”, aconseja. “Y dile que si esto vuelve a pasar, quieres que te lo cuente. Si vuelve a suceder, haz una cita para hablar con el maestro o el director”.

¿Lucha o huida?

En estas difíciles conversaciones, la psicóloga Jennifer Powell-Lunder, coautora del libro Teenage as a Second Language, sugiere presentar las preocupaciones como asuntos que requieren aclaración, como por ejemplo “Sra. Smith, necesito su ayuda. Estoy un poco confundido acerca de algo que Johnny dijo… pero creo que puede haber entendido mal. ¿Me lo puede explicar? Esto le da al maestro la oportunidad de enmendar un comentario inapropiado; también le da a entender que su forma de tratar a tu hijo es inaceptable “.

Para un problema intransigente, Richard Horowitz, ex superintendente y autor del libro Family Centered Parenting, recomienda unir fuerzas con otros padres: “Si no se logra ningún progreso, sugiero encarecidamente contactar a otros padres del mismo salón de clases y dirigirse al director como un frente unido. Los números tienen peso”.

Al final, todos los expertos están de acuerdo en una cosa: si tu hijo ha sido acosado, amenazado o maltratado, debes tomar medidas. “Tienes que decir: ‘Quiero que saquen a mi hijo del aula'”, dice Meyers. “No se reflejará mal en el niño o el padre. Tu hijo será bien recibido en el salón de clases de al lado. Yo mismo lo he hecho”.

“Tu trabajo es proteger a tu hijo”, dice Steve Perry. “Si un maestro hace algo tan poco profesional, ha puesto en peligro su estatus y debe atenerse a las consecuencias”.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest