In English?

¡Tu estudiante de primer grado avanzó mucho en lectura y matemáticas este año! Probablemente está esperando un descanso de la rutina escolar. Pero no dejes que tu hijo se tome un descanso del aprendizaje. Las investigaciones muestran que, durante el verano, los niños pierden gran parte de los conocimientos y las habilidades que trabajaron tan arduamente para aprender durante el año escolar. Es un fenómeno llamado “pérdida del aprendizaje durante el verano”, y con el tiempo, la pérdida se acumula y puede tener un impacto negativo a largo plazo en el éxito de tu hijo en la escuela.

Mantén a tu hijo aprendiendo durante el verano para que no pierda ninguno de los progresos que logró este año. A continuación, te presentamos algunas maneras divertidas en que tú y tu familia pueden ayudar a tu hijo a seguir aprendiendo este verano para que comience el segundo grado listo para aprender nuevas habilidades.

Actividades de aprendizaje para el verano antes del 2.° grado

  1. ¡Veo una palabra visual!

    Estas palabras comunes están a tu alrededor y tu hijo aprendió a reconocer muchas de ellas este año. Para practicar, pídele que las diga cuando las vea en las carteleras, en la tienda, en las revistas y en los periódicos. Aquí puedes encontrar una lista de palabras (en inglés) de uso frecuente de primer y segundo grado. Colócalas en el refrigerador y desafía a tu hijo a que las busque durante todo el verano.

  2. Haz preguntas mientras lees

    Para finales de primer grado, los niños han tenido dos años de instrucción en lectura. Pero tu hijo todavía puede tener dificultades con ciertas habilidades de lectura. Léele un libro en voz alta, en español o en inglés. Mientras lees y cuando termines el libro, hazle preguntas sobre el cuento. (¿Dónde se reunieron el hombre con el sombrero amarillo y Jorge el curioso?). Deja que tu hijo vuelva a consultar la historia para encontrar las respuestas a tus preguntas, ya sea en el texto o en las imágenes. Los maestros llaman a esto “encontrar evidencia” o “mostrar evidencia”. Al hablar sobre lo que los personajes dijeron, vieron o hicieron, pregúntale a tu hijo cómo cree que se sintieron los personajes y por qué los eventos sucedieron de la manera en que lo hicieron. Hablar sobre lo que lee tu hijo construye muchas habilidades de lectura importantes.

  3. Ayuda a tu hijo a perseguir lo que le apasiona

    Anima a tu hijo a pedirle ayuda al bibliotecario para elegir nuevos libros, especialmente libros de no ficción. Ya sea que tu hijo esté entusiasmado con el baile, los deportes, los insectos o las razas de perros, el bibliotecario podrá sugerir una biografía o un libro de datos que le interesarán. Tu biblioteca local también puede tener actividades de verano, como un programa de lectura de verano con premios y una hora donde se les lee cuentos en voz alta a los niños. Visiten la biblioteca semanalmente, si puedes.

  4. ¡Haz de las matemáticas un tiempo especial!

    Es posible que no pienses en los problemas matemáticos como algo que te gustaría resolver, pero cuando involucran un momento especial con un miembro de la familia, se convierten en un regalo en lugar de una tarea. Tómate el tiempo para dejar que tu hijo cuente tu cambio cuando compres algo. Hazle preguntas como: “hay 12 rebanadas de pizza y cuatro de nosotros. ¿Cuántas rebanadas recibe cada persona?”. Ordenen la ropa y pongan en pares los calcetines, cuenten los pares y determinen cuántos calcetines individuales y pares de calcetines hay. Si necesitas ideas para problemas de matemáticas de la vida real, Bedtime Math es una aplicación gratuita (disponible en español e inglés) con problemas divertidos de matemáticas que pueden resolver juntos y que son apropiados para el grado de tu hijo. Para más práctica, revisa algunas hojas de trabajo de matemáticas (en inglés) de primer grado y de segundo grado para adelantarte con el aprendizaje.

  5. ¡Un divertido desorden!

    Haz plastilina con tu hijo (hay recetas fáciles en línea). Haz que tu hijo mida los ingredientes y señale la diferencia entre una cucharadita y una cucharada, media taza y una taza. Cuando la plastilina esté lista, ayuda a tu hijo a cortarla en formas básicas: cuadrados, triángulos, rectángulos y círculos. Haz que tu hijo identifique las diferentes formas y haz preguntas sobre qué las hace diferentes: ¿Cuántos lados tiene un triángulo? ¿Cómo sabes que es un cuadrado, y no un rectángulo? ¿En qué se diferencia un círculo de las otras formas? Luego, deja que tu hijo aplaste todas las formas en una sola y haga sus propias creaciones.

  6. ¿Qué tan lejos puedes patear la pelota?

    A los niños de primer grado les encantan los desafíos, especialmente cuando estás mirando. ¿Puede tu hijo correr todo el camino por el parque sin detenerse? ¿Patear la pelota hasta la valla? El ejercicio es tan importante para el cerebro como para el cuerpo. Hacer algo activo todos los días ayudará a que el cerebro de tu hijo desarrolle las conexiones que necesitará para convertirse en un buen aprendiz.

  7. Planea un día de juego para que practique inglés

    Si tu hijo habla principalmente español en casa con tu familia, es importante encontrar momentos en que pueda practicar hablar inglés durante el verano. Planea un día de juego con un amigo que hable inglés y pídeles que hablen inglés juntos. O pídele a un familiar o amigo que habla inglés que pase un tiempo con tu hijo durante el verano para ayudarlo a practicar.

¿Quieres más ideas de aprendizaje de verano? Ve nuestras recomendaciones para el aprendizaje de verano para niños de cualquier edad y específicamente para los veranos antes del 1.° grado, 3.° grado, 4.° grado y 5.° grado.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest