In English?

  1. Enseñarle a los niños a hablar de inmediato

    Una madre de Alabama escribe: “Tuvimos un momento difícil con los acosadores en el autobús el último año. Nuestra hija no hablaba ni me decía nada. Esto estuvo ocurriendo durante un tiempo hasta que una enfermera me llamó de la escuela. Mi hija finalmente me lo dijo y hablé con su maestro y el director inmediatamente. Le dije a mi hija que si cualquiera la molestaba, ella tenía que contarle lo sucedido a alguien de forma inmediata”.

  2. Observar señales de que tu hijo podría estar siendo acosado

    La madre de Illinois de un niño de 7.° grado escribe: “Los niños tienen un código de silencio que proviene del miedo y de no querer delatar. El año pasado, mi hijo estaba siendo acosado y yo no lo sabía. Él tenía dolores de cabeza continuos, quería quedarse en casa, y no quería caminar a casa desde la escuela. No me di cuenta de lo que estaba ocurriendo en realidad. Cuando descubrí que él estaba siendo acosado, sentí que no era una buena madre y que mi esposo debería haber visto las señales”.

    Otra madre escribe: “Tómate el tiempo y habla con tus hijos cada día y pregúntales cómo ha sido su día y presta mucha atención. No tenía idea de que mi hija estaba siendo acosada hasta que ella se quejó de dolores de estómago y empezó a pedir que yo la llevara a la escuela. Antes no le gustaba que yo la llevara a la escuela”.

  3. Denuncia al acosador

    Otra madre escribe: “Mis hijos han sido acosados en la escuela. Creo que la única acción satisfactoria es denunciar al acosador ante el maestro o el director. Si la escuela no disciplina al estudiante, entonces yo sacaría a mi hijo de la escuela. Hasta ahora, los niños han sido disciplinados satisfactoriamente”.

  4. Ofrecerte como voluntario en la escuela

    Una madre escribe: “Soy madre de un niño de 12 años y de un niño de 9 años. Mis hijos me pidieron que monitoreara el patio a la hora del almuerzo debido al acoso, y me impactaron algunos comportamientos que observé. Traté de preguntarle al acosador si sabía cómo sus acciones hicieron sentir al otro niño. Esta pregunta ha funcionado realmente bien. Muchos niños no están conscientes de que están siendo acosadores y cuando uno les señala esto una luz parece encenderse. Nadie quiere ser un acosador”.

  5. Hacer un plan

    Una madre de Mississippi escribe: “Mi hija y yo desarrollamos una solución que llamamos Mis Tres Opciones: Habla, Camina y Cuéntalo. Habla: habla con tu amigo, dile que no te gusta lo que está haciendo. Camina: si hablar no funciona, aléjate de la situación. Cuéntalo: si la persona todavía te está haciendo pasar momentos incómodos, cuéntale lo sucedido al maestro o a otro adulto”.

    También hablamos de cosas que nunca está bien hacer, tales como llamar a alguien ‘estúpido’, decirle ‘cállate’, escupir y entrometerse en el espacio personal de los demás. Algunas veces, hacemos un juego de roles para mostrar qué comportamientos son inaceptables, haciendo voces y caras divertidas. He visto mejoras sustanciales en el comportamiento de mi hija y cómo disfruta de la escuela.

  6. Cuidar de toda la comunidad escolar

    Una madre de Nueva Jersey escribe: “Creo que toda la comunidad es responsable del cuidado y bienestar de nuestros niños: padres, familias, maestros, entrenadores. Mientras más personas conozcan al niño y le muestren que cuidan de él, más niños estarán dispuestos a pedir ayuda cuando tengan un problema”.

  7. Estimula a tu hijo a resistir la intimidación

    Un orientador escolar de Nuevo México ofrece este consejo: “Muchos niños que son acosados tienen algo diferente que los niños notan y por lo que los fastidian, como ser el más pequeño o el más alto. Como resultado, la víctima puede tratar de esconderse o ser menos visible. Esto, con frecuencia, incita más acoso.

    Una de las mejores defensas contra el acoso es una oración ingeniosa. El truco está en cómo decirla. Si la víctima dice la oración ingeniosa sin alejarse de inmediato, queda expuesto a la intimidación verbal. Esto conduce a una intensificación de la situación. La oración ingeniosa pone la responsabilidad de nuevo en el que inicia la confrontación, por ejemplo: “¡Siento mucho que estés teniendo un mal día hoy!” o “¡Qué desperdicio de un buen cerebro!” Si la víctima puede decir esta oración ingeniosa y alejarse con la cabeza en alto, el acosador por lo general está demasiado sorprendido o confundido como para reaccionar de forma inmediata”.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest