Si sabes o piensas que tu hijo está siendo intimidado, pida ayuda inmediatamente. Hablas con la administración de tu escuela y consiga información en el website Stop Bullying Now! en español y el National Crime Prevention Council [solo en inglés].

Pero recuerde que la mayoría de los niños no hablan con sus padres si sufren intimidaciones. Puede que sientan miedo o tal vez vergüenza. ¿Así que cómo puede saberlo?

Esté atento a estos 9 signos de que están intimidando a tu hijo:

  1. Tu hijo vuelve de la escuela con la ropa rasgada o los libros estropeados

  2. Tu hijo tiene moretones, cortes y arañazos pero no puede explicar cómo se los hizo (o da explicaciones que no son creíbles).

    Tu hijo parece asustado de ir a la escuela por la mañana. Tal vez te dice que le duele la cabeza o el estomago.

    Descubre que tu hijo está tomando otro camino para ir y volver de la escuela.

    Tu hijo tiene pesadillas o llora mientras duerme.

    Tu hijo ha perdido interés en los trabajos de la escuela y sus calificaciones han empezado a bajar repentinamente.

    Tu hijo no se comporta como de costumbre: parece triste, deprimido, reservado o se enoja con facilidad.

    Tu hijo te pide dinero para satisfacer las exigencias del intimidador. Es posible que incluso robe el dinero de tú o otro miembro de la familia.

    Tu hijo parece solitario y aislado socialmente. Tiene pocos amigos de verdad o ninguno. Rara vez le invitan a fiestas o a las casas de otros niños. (Su miedo al rechazo puede llevarle a evitar a los demás.)

Share on Pinterest