In English?

Te has preguntado alguna vez:

  • ¿Cómo un niño de 18 meses sabe que si sigue haciendo ruidos, eventualmente entenderás lo que está diciendo?
  • ¿Cómo una niña de 3 años sabe que si sigue garabateando algún día la gente reconocerá lo que está haciendo?
  • ¿Cómo un niño de 4 años sabe que si sigue mirando las palabras de la página de un libro un día podrá leer?

Estos comportamientos pueden explicarse mejor mediante el concepto de optimismo instintivo, una de las dos claves tempranas para el aprendizaje exitoso. Con optimismo innato, un niño confía en que, sin importar los desafíos que enfrente, con perseverancia, finalmente tendrá éxito. El optimismo instintivo es una cualidad que se considera genética y es el motor que impulsa la búsqueda diaria de los niños por aprender. Todos los niños vienen al mundo con optimismo instintivo, algunos en mayor grado que otros, dependiendo de su temperamento.

La curiosidad de los niños es toda la recompensa o el refuerzo que necesitan para participar en nuevas actividades. Esto se conoce como motivación intrínseca, la segunda clave crítica para el éxito académico. Los niños pequeños participan en actividades no porque reciban motivadores externos, sino porque simplemente disfrutan de las actividades.

Apoyando la motivación y el optimismo de los estudiantes en la escuela

La mayoría de los niños están entusiasmados con ir a la escuela. Para ellos, la escuela es otro desafío en su desarrollo por el cual sienten instintivamente optimismo en que tendrán éxito y están intrínsecamente motivados en participar. Sin embargo, los estudiantes pronto descubren que son juzgados y evaluados en un ambiente competitivo, y no importa qué tan bien se desempeñen. Siempre hay que recordar que hay espacio para mejorar. Nuestro sistema educativo a menudo es impulsado por la promesa de una recompensa, la amenaza de un castigo o el desafío de la competencia. Estos motivadores externos pueden ser efectivos y bien intencionados, pero funcionan claramente en contra del desarrollo continuo de la motivación intrínseca de un niño. La motivación intrínseca — participar en la escuela por el mero placer de aprender — pronto se ve eclipsada por la promesa de recompensas externas, y el entusiasmo natural de un niño por aprender puede verse afectado.

Cuando un niño tiene dificultades con el optimismo instintivo y la motivación intrínseca, debemos brindarle experiencias que desarrollen esas cualidades. Estos niños a veces ven sus errores como fracasos y evitan los desafíos académicos, desarrollando en última instancia un sentido de incapacidad con relación a la escuela. Es razonable pensar que ofrecer una recompensa externa motivará a los niños a participar en una tarea difícil, pero esto puede frenar su motivación natural.

Crea el entorno adecuado

Hay muchas maneras de fortalecer la motivación innata y el optimismo de los niños. Los niños y adolescentes se sienten cada vez más motivados en entornos en los que se sienten bienvenidos y sienten que los adultos se preocupan por ellos. Esta necesidad es muy importante en las escuelas, la cual se refleja en la afirmación que se cita a menudo: “A los estudiantes no les importa lo que sabes, primero deben sentir que te importan”.

En casa, recomendamos que los padres reserven regularmente un tiempo especial a solas con cada uno de sus hijos. Dedica ese tiempo exclusivamente a tu hijo y elimina cualquier distracción o interrupción. Cuando tu hijo siente que tiene tu atención y tu amor incondicional, es más probable que coopere y se sienta motivado.

Refuerza la independencia

Si a los jóvenes se les dice constantemente qué hacer y sienten que los adultos están dictando sus vidas, es menos probable que se sientan entusiasmados o motivados para participar en tareas particulares. En todo caso, su principal motivación puede ser evitar u oponerse a los deseos de los demás; una lucha de poder, un comportamiento de no cooperación, y es probable que también surja la ira.

La motivación intrínseca se fortalece cuando los adultos buscan y respetan el punto de vista de los niños y adolescentes. También debemos ofrecer oportunidades para que los niños fortalezcan sus habilidades de resolución de problemas y de toma de decisiones. Incluso ofrecer a los niños opciones aparentemente pequeñas puede mejorar su auto-motivación. En una escuela que visitamos, los maestros les dieron a los estudiantes una opción sobre qué problemas de la tarea hacer. Por ejemplo, si había ocho problemas de matemáticas en una página, les dijeron a los estudiantes: “Es tu elección. Debes considerar los ocho problemas, pero haz los seis que crees que más te ayudarán a aprender”. Los maestros informaron que recibieron más tareas de mejor calidad cuando les permitieron a los estudiantes cierto grado de elección.

Puedes fomentar la autodeterminación y la motivación de tu hijo animándolo a usar sus habilidades para resolver problemas. Trata de abstenerte de decirle constantemente qué hacer, pero anímalo a que considere posibles soluciones. Es posible que tú y su maestro quieran involucrar a tu hijo en una sesión de resolución de problemas para idear un sistema que lo motive a terminar su tarea — tal vez ofreciéndole una recompensa externa y, lo que es más importante, ayudándolo a darse cuenta de la satisfacción que obtendrá al realizar el trabajo.

Motiva sus fortalezas

Creemos que cada niño tiene áreas de fortaleza que pueden ser una fuente de orgullo y logros. Alentamos a los padres, maestros y otros adultos a identificar y desarrollar las fortalezas únicas de cada niño. Esta tarea es aún más crítica para los estudiantes que tienen dificultades con el aprendizaje y que a menudo creen que son unos fracasados con pocas fortalezas, si es que tienen alguna.

Cuando las personas se encuentran en entornos donde hay poco o ningún reconocimiento de sus fortalezas y un enfoque excesivo en sus debilidades, es más probable que se sientan derrotadas e incluso sin esperanza. Cuando estas emociones negativas dominan, la motivación intrínseca, el optimismo instintivo y el deseo de enfrentar nuevos desafíos se verán afectados.

Como padre, puedes ayudar a tu hijo a sentirse competente en sus fortalezas asegurándote de que tenga oportunidades para participar en sus intereses. Otra estrategia para desarrollar la competencia y la motivación intrínseca es brindarles oportunidades para ayudar a otros. Los niños que participan en la contribución al bienestar de los demás experimentan satisfacción, sentimientos de competencia y una mayor motivación para realizar diversas actividades.

Uno de los enfoques de mayor alcance para ayudar a los niños y adolescentes a sentirse competentes es disminuir su miedo al fracaso. Como padre, puedes ayudar a tu hijo a sentirse más cómodo con los errores al no reaccionar ante los errores de tu hijo con comentarios críticos o despectivos. Más bien, puedes usar los errores como enseñanza, diciendo: “Las cosas no funcionaron como deseabas esta vez, pero pensemos en lo que puedes hacer diferente la próxima vez”. Cuando los niños saben que no serán condenados ni criticados por sus errores, se sienten más optimistas y motivados — y están más dispuestos a asumir riesgos reales.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest