Puede ocurrir en la tienda, en el consultorio médico o en la fiesta por la que tu hijo estaba tan emocionado. Algo explota en el interior de tu niño y este tiene un berrinche de proporciones catastróficas: gritos, patadas, lágrimas. Tus palabras no logran tranquilizar al niño, los presentes están boquiabiertos y, antes de que termine, sientes el impulso de tirarte al suelo y romper en llanto junto con él.

¿Qué son los berrinches exactamente y qué los causa?

Los niños pequeños tienen poco control sobre su vida y pocas palabras para comunicar sus deseos y disgustos. Los berrinches son una expresión normal de frustración por parte de un niño que quiere salirse con la suya (y aún no tiene las habilidades para expresarse).

Sin embargo, que sean normales no quiere decir que sean inevitables. A continuación, te presentamos las mejores formas de prevenirlos.

7 formas de prevenir los berrinches

  1. Monitorea lo básico.

    ¿Siente el niño sed, hambre, cansancio o sobreestimulación? Estas son condiciones previas que suelen preceder a un berrinche. Cuando salgas, lleva refrigerios y agua, y evita posibles causas de berrinches (como ir de compras, por ejemplo) cuando sabes que tu hijo está cansado.

  2. Usa la advertencia de 5 minutos.

    Nadie quiere que acabe algo que le gusta. Avísale a tu hijo antes de que tengan que irse del parque o de la casa de su amigo, de manera que no sea una sorpresa. Establecer expectativas y comunicarlas de forma clara puede marcar una enorme diferencia. “Nos vamos en 10 minutos. En 5 minutos, espero que busques tus zapatos y te despidas”.

  3. Préstale atención a su comportamiento.

    ¿Es posible que tu hijo esté haciendo berrinches para llamar tu atención? Si es así, asegúrate de dedicar un tiempo especial a compartir con tu hijo, pero no permitas que el berrinche sea el motivo inmediato para hacerlo. (No te conviene reforzar esta conducta). Cuando tu hijo se porte bien, demuéstrale que lo notas, así como notas sus momentos de crisis. Básicamente, bríndale atención positiva.

  4. Establece rutinas.

    Establece rutinas familiares (horas habituales para comer y dormir, por ejemplo) y síguelas. La vida de un niño está llena de cambios y estimulación casi constante. Además, crecen tan rápido que cualquier cosa que hagas para darles estabilidad los hará sentir más seguros.

  5. Usa un vocabulario emocional.

    Incentiva a tu hijo a etiquetar y describir sus sentimientos. Puedes ayudar a tu hijo a desarrollar un vocabulario para expresarse mediante frases como: “Sé que te sientes frustrado porque tenías muchas ganas de postre”, o “¿Te sentiste enojado cuando Lily te gritó?”.

  6. Dale opciones (limitadas).

    La ejecución aquí es importante: no le des rienda suelta a tu hijo para expresar cualquier capricho. En su lugar, ofrécele dos o tres opciones factibles, bien sea un refrigerio, una actividad o qué ponerse. Por ejemplo, puedes decir: “Tienes que llevar zapatos a la escuela porque así lo establecen las normas. ¿Prefieres llevar tus tenis o tus botas?”. La pediatra Laurel Schultz enfatiza que los asuntos de seguridad nunca deberían negociarse: el niño siempre tiene que usar el cinturón de seguridad, por ejemplo, independientemente de que esté de acuerdo o no.

  7. Usa las distracciones.

    A esta edad, las distracciones funcionan de maravilla. Si anticipas problemas relacionados a un objeto prohibido, tu mejor opción es ofrecerle otra cosa. Y si tu hijo se está sintiendo frustrado o sobreestimulado, sugiere otra actividad o apártalo de la situación.

¿Demasiado tarde para prevenir el berrinche? Aquí tienes nueve consejos para manejar un berrinche mientras ocurre.

¿Está su hijo preparado para el kínder? Averígüelo aquí.
Visite /gk/category/aprendizaje-de-ninos-preescolares/?lang=es


Acerca de la autora
Connie Matthiessen
Connie Matthiessen es una escritora y editora de San Francisco cuyo trabajo ha aparecido en The Washington Post, San Francisco Chronicle, Mother Jones, Health, San Francisco, WebMD y otras publicaciones. Tiene tres hijos (quienes le dan una perspectiva en primer plano de escuelas buenas y no tan buenas) y dos gatos regordetes. @CMMatthiessen

Share on Pinterest