In English?

Algunos niños son un poco peculiares y bastante diferentes a otros niños de su edad. Pueden ser creativos, perspicaces y valientes, pero puede que también tengan dificultades con el rechazo de los compañeros, sufran soledad, burlas y frustración. Su comportamiento puede opacar eventos familiares o irritar a sus hermanos. En un mundo que espera conformidad, ¿cómo te aseguras de que tu hijo síngular esté feliz y bien equilibrado?

Cuando tu hijo es diferente, ¿qué está sucediendo?

El primer paso es asegurarte de que no hay un problema subyacente. Mientras observas el desarrollo de tu hijo, puedes ver un patrón de comportamiento que podría desencadenar una sensación de que algo no está del todo bien. Algunos ejemplos son:

  • Extremos: muy necesitados o muy retraídos; muy ruidosos o demasiado callados.
  • Dificultades con la comunicación: un retraso en el desarrollo del habla, divagaciones o tendencias a interrumpir conversaciones, dificultad para entender indicaciones no verbales, como expresiones faciales.
  • Habilidades motoras con desarrollo lento o retrasadas: torpeza o dificultad para efectuar simples tareas físicas, como vestirse.
  • Sensibilidad: perturbación con ruidos altos, irritación al sentir algunas cosas sobre la piel (como la etiqueta de una camisa), molestias debido al viento o el brillo del sol. (La poca sensibilidad también podría ser una señal de un problema: un niño que gira y da vueltas sin control, le gusta correr desnudo o rodar por el lodo o la tierra).
  • Obsesivo: jugar el mismo juego una y otra vez, de la misma forma.

Si crees que podría haber un problema subyacente en el comportamiento inusual de tu hijo, entonces conseguir una opinión profesional o diagnóstico es un paso importante. No te alarmes por esa perspectiva. La Dra. Stacie Bunning, una de las expertas consultoras de GreatSchools sobre comportamiento infantil, dice: “Muchas veces los padres evitan consultar a un especialista por miedo; tienen miedo de ser culpados o juzgados, o temen que su niño quede ‘etiquetado’ para siempre. De hecho, obtener una opinión profesional es una importante recopilación de información, mientras los padres trabajan para tomar decisiones acerca de lo que es mejor para su hijo”.

¿Es mi hijo una persona feliz?

Con frecuencia, el comportamiento inusual no es indicativo de un trastorno. Una vez que hayas descartado un problema con la ayuda de un profesional médico, ¿qué debes hacer, si es que debes hacer algo? ¿Está bien que tu hija pase todo su tiempo en el parque de juego sentada sola teniendo una fiesta del té invisible, o que tu hijo use el pantalón de su pijama sobre su cabeza por toda la casa? Eso depende de algunas cosas. Primero, ¿es tu hijo una persona feliz? ¿A él le gusta lo que él es? Si la respuesta es sí a ambas preguntas y tu hijo es diferente de otros niños, pero no está sufriendo efectos negativos reales, asegúrate de considerar lo siguiente:

  • Hermanos: ¿Tiene el comportamiento inusual de tu hijo algún efecto negativo sobre tus otros hijos? Aunque los hermanos sin peculiaridades pueden proporcionar consuelo y buenas habilidades de socialización, asegúrate de que tengan alguna privacidad y un poco de protección para sus pertenencias y espacio personal. Igualmente, asegúrate de que sepan que pueden acudir a ti para recibir ayuda y consejo.
  • Tú y tu esposo o compañero: ¿Estás estresada o avergonzada como resultado de las rarezas de tu hijo? Trata de encontrar un terreno en común donde ustedes dos puedan entender amorosamente y apoyar no solo a tu hijo, sino apoyarse mutuamente.
  • La escuela de tu hijo: ¿Está tu hijo desempeñándose y comportándose bien en la escuela y estableciendo amistades? Habla con los maestros y otros padres para tener ideas y comentarios. Mientras él empieza a hacer amigos, haz pequeños esfuerzos, como observar lo que está bien en cuanto a vestirse, mochilas, etc. Y proporciónale algunos de estos consejos a tu hijo. Cosas pequeñas como esas pueden ayudar a silenciar el estigma “¡Él es raro!”.

Obviamente, un niño que se comporta de forma diferente podría tener dificultades para adaptarse o hacer conexiones positivas con las personas. Su comportamiento puede ser una reacción a experiencias negativas, o puede deberse al estrés en el hogar o en la escuela, una falta de ejemplos a seguir, o estrategias para hacer frente a las dificultades poco desarrolladas.

Incluso si es solo la predisposición natural de tu hijo, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a que su vida sea un poco más fácil.

  • Compara el estilo único de tu hijo con un ejemplo a seguir con el que él pueda relacionarse y apoya los ideales y necesidades de tu hijo.
  • Propicia una comunicación abierta para que tu hijo exprese sus sentimientos acerca de quién es él, por qué podría sentir que es inusual, y qué reacciones experimenta.
  • Interviene cuando sea necesario, especialmente en la escuela. Los niños con un comportamiento peculiar pueden ser blanco de acoso, burlas y rechazo, así que debes permanecer alerta.
  • Ayúdalo a descubrir sus habilidades y talentos únicos, y proporciónale las herramientas con las cuales pueda explorar y desarrollar sus otras cualidades.
  • Enséñale rasgos que pueden no estar en su repertorio de comportamiento, pero que no silencien su exuberancia interna. Puede ser algo tan simple como mostrarle que hay un momento y un lugar para cada cosa. Por ejemplo, bailar y cantar una canción inventada es maravilloso, pero no durante la clase.
  • Acepta y celebra la singularidad de tu hijo. Puede ser difícil aceptar que tu hijo no tenga las capacidades o deseos innatos para ser la persona que esperabas que fuera, pero hay muchos motivos para apreciar la maravillosa persona que es.

Está bien ser diferente

Los doctores Melvin Levine, William Carey y Allen Crocker, autores del libro Developmental-Behavioral Pediatrics, dicen que algunos niños pueden comportarse diferente de sus compañeros, pero todos tienen emociones similares, potencial para crecer y deseos de experiencias felices. Los médicos dicen que hay una nueva conciencia de las diferencias estilísticas en el comportamiento infantil, y que ahora tenemos una mayor aceptación de los niños con cualidades únicas.

Después de todo, siempre hay algo que decir cuando eres único, peculiar y no convencional. Muchos de nosotros tenemos historias de nuestro propio comportamiento alocado en la niñez. Con amor, apoyo y entendimiento, puedes despejar el camino para tu singular hijo, y observarlo caminar, bailar o desplazarse poco a poco hacia su potencial pleno y único.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest