Una gran forma de hacer que tu hijo se emocione con la idea de ir a la universidad es mostrándole cómo serán las cosas al estar ahí. Los tours formales son excelentes en el momento adecuado, pero también puedes hacer una visita universitaria informal, ya sea en tu ciudad o al viajar, y así tu hijo podrá hacerse una idea de la vida universitaria. Mientras están allí, pueden interactuar con los estudiantes, los profesores y el personal, hacer preguntas o simplemente puedes darle a tu hijo el tiempo suficiente para deambular de forma independiente. Visitar los campus de las universidades puede ser una gran forma de ayudar a los adolescentes, especialmente a los más jóvenes, a comenzar a visualizar su futuro y a motivarse para hacerlo realidad. A continuación, te sugerimos algunas formas sencillas, divertidas y relajadas para que tu hijo pruebe cómo sería la vida en el campus.

  1. Conducir, montar en bicicleta o caminar por el campus

    Al pasear por el campus, consideren los árboles y las áreas verdes, los edificios, los sitios de descanso. ¿El campus se siente demasiado grande, demasiado pequeño o perfecto? ¿Se siente seguro? ¿Es fácil orientarse en él? Así como no hay preguntas tontas, no hay observaciones malas en una visita como esta.

  2. Tomar fotografías

    Las imágenes les ayudarán a recordar. Pon un poco de diversión haciendo una lista de 10 cosas que fotografiar en cada campus o hagan una búsqueda del tesoro de la A a la Z con fotos del arboreto, la bolera, la cafetería, etc.

  3. Tomar café o un helado

    Visiten la cafetería del campus por una bebida o compren un helado y siéntense afuera. Tan solo estar rodeado de estudiantes universitarios puede ayudar a tu hijo a imaginar su vida en el campus.

  4. Deja que tu hijo lleve a un amigo

    Exploren el campus juntos, pero asegúrate de darle privacidad a los adolescentes para que hablen sobre sus opiniones y déjalos que guíen la visita.

  5. Comer en la cafetería o en el comedor compartido

    Prueben la comida, vean lo que los demás estudiantes comen y echen un vistazo al menú de la siguiente semana. ¿Es placentero comer allí? y ¿puedes comprar un smoothie para llevar?

  6. Ir a un partido, película, concierto o muestra de arte

    Compren boletos para ver jugar al equipo de béisbol de la escuela, asistan a un concierto en el campus, vean una película en el campus o pasen por el museo del campus. Tan solo al estar ahí, tu hijo se familiarizará con el entorno del campus.

  7. Visitar la librería

    ¿Es un sitio amigable? ¿Se siente como un centro importante del campus? ¿Se muestra mucho el espíritu escolar? ¿Los estudiantes parecen estar estresados?

  8. Hacer un pícnic

    Si el clima es agradable, lleven unos sándwiches y una sábana y siéntense en el pasto. Hablen sobre los intereses de tu hijo y cómo la universidad encaja en sus planes futuros.

  9. Investiguen los medios de comunicación del campus

    Busquen copias del periódico estudiantil y léanlo, incluyendo los anuncios. ¿Muestran una cultura que atrae a tu adolescente? Escuchen la estación de radio del campus; ¿a tu hijo le gusta la música y la actitud proyectada por los DJs?

  10. Exploren los alrededores

    ¿Tu hijo quiere vivir más de cuatro años en una ciudad bulliciosa, en un suburbio tranquilo o en un área rural? ¿Le gusta el clima frío o cálido? ¿Qué tal es el transporte público? ¿Qué tan lejos de casa está este lugar: está muy lejos o muy cerca? ¿Hay áreas para hacer senderismo? ¿Hay áreas para ir de compras?

  11. Visiten la biblioteca

    ¿El edificio es un lugar que inspira al estudio? Verifiquen hasta qué hora está abierta y si hay formas seguras de regresar a casa incluso si se estudia hasta tarde. Comprueben cuán lejos está de las residencias, tanto en el campus como fuera de él. ¿Hay lugares para comer cerca? ¿Las sillas son cómodas? ¿Se pueden encontrar los libros con facilidad? ¿Hay lugares disponibles para estudiar en grupo?

  12. Pasen tiempo donde se agrupan los estudiantes

    Evalúen seriamente a las personas aquí. ¿La población estudiantil es diversa? ¿Se ven relajados? ¿Los chicos juegan con un frisbee en el jardín? ¿Los profesores interactúan con los estudiantes aquí? Y sí, solo por esta vez, está bien escuchar las conversaciones ajenas para saber de qué hablan los estudiantes y cómo se hablan entre sí.

  13. Visiten el gimnasio del campus y vean si hay equipos con vacantes

    Si tu hijo es atleta, denle un vistazo a los lugares donde va a hacer ejercicio y competir. Si tu hijo quiere participar en deportes entre equipos de la universidad o en un club de deportes, llévalo a los campos o canchas. Si tu joven atleta piensa que quiere jugar con el equipo de la universidad, llévalo a ver al equipo en acción.

  14. Asistir a una clase sobre la asignatura favorita de tu hijo

    Esto requiere un poco más de planificación (y probablemente permiso), pero sentarse como oyente en una clase de Psicología o Economía puede ser interesante para tu hijo. Además, tu hijo podrá comprobar qué tan grandes son las aulas y cuán emocionados se ven los estudiantes con respecto al material.

  15. Darle importancia a los intereses específicos de tu hijo

    Si tu hijo es religioso, visiten la capilla del campus para ver si le proporciona una conexión espiritual. Si es artista, visiten los talleres y museos del campus, ¿qué piensa tu hijo de las obras? Si está más atraído a la ciencia, visiten los laboratorios y comprueba si tu joven Einstein está impresionado. Si tiene oído musical, vayan a la sala de conciertos y asistan a una presentación. Si le gustan las ciencias políticas, llévalo a conversar con los activistas locales, a participar en las demostraciones en el campus o a escuchar la charla de un funcionario gubernamental visitante.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: enero 16, 2020