Durante un siglo, los programas de educación profesional y técnica (CTE, por sus siglas en inglés) les han proporcionado a los estudiantes que no van a la universidad una formación práctica para el trabajo después de la escuela secundaria. Históricamente, los estudiantes menos privilegiados han sido enviados a programas de formación vocacional, en lugar de ser enviados a la universidad: decisiones que solo han servido para confirmar los prejuicios de que algunos grupos de chicos no son aptos para la universidad. Sin embargo, hay pruebas de que el desarrollo de habilidades a nivel secundario para carreras en campos como la tecnología de la información y las ciencias de la salud mejora los resultados de éxito de los estudiantes: Los estudiantes con mayor exposición a programas profesionales y técnicos de calidad (enlace en inglés) tienen más probabilidades de graduarse de la escuela secundaria y tienen la misma probabilidad de obtener un título de cuatro años de estudios que sus compañeros.

El hecho de que la formación vocacional se combine con la preparación universitaria puede ser un factor clave para que una escuela prepare a sus estudiantes para el éxito universitario. Sorprendentemente, la encuesta del Premio al éxito universitario 2018 de GreatSchools no encontró que una filosofía de universidad para todos fuera un predictor del éxito de los estudiantes. De hecho, las escuelas no premiadas eran más propensas (70 por ciento) a informar que tenían una filosofía de “universidad para todos” que las escuelas premiadas (58 por ciento). Cuando se les preguntó cuál era la máxima prioridad del director de la escuela, solo el 22 por ciento de las escuelas premiadas y el 19 por ciento de las no premiadas informaron que la preparación para la universidad era la máxima prioridad del director.

Aunque pueda parecer contradictorio, las escuelas secundarias galardonadas que hemos destacado ofrecen una visión de cómo el éxito universitario y las múltiples opciones después de la escuela secundaria no tienen por qué ser excluyentes. La mayoría de estas escuelas cuentan con sólidos programas de formación vocacional sin hacer distinciones. Todos los estudiantes están invitados a participar tanto en cursos de formación vocacional como en cursos académicos avanzados.

En la escuela Newbury Junior and Senior High School de Newbury, Ohio, ganadora del premio al éxito universitario, las clases de formación vocacional no son solo para los chicos que planean no ir a la universidad, sino que se consideran una estrategia para fomentar el rendimiento y la motivación de los chicos que van a la universidad. La escuela tiene una fuerte asociación con el Auburn Career Center, una escuela técnica cercana, y muchos estudiantes que van a la universidad aprovechan las ofertas de Auburn para mejorar sus habilidades y crear solicitudes de admisión a la universidad más sólidas. Asimismo, muchos estudiantes que participan en cursos de aprendizaje técnico también se inscriben en cursos que otorgan créditos universitarios.

En la escuela Arabia Mountain High School, un centro especializado en ciencias y tecnología en Lithonia, Georgia, la sólida educación vocacional forma parte del enfoque de la escuela para conectar el aprendizaje con la vida real. Los estudiantes afroamericanos conforman el 97 por ciento de la población estudiantil, y el 51 por ciento de los estudiantes pertenecen a familias de bajos ingresos. La escuela ofrece un programa culinario, un programa medioambiental (con clases al aire libre en la reserva de Arabia Mountain) y un programa médico (con una sala de hospital modelo), entre otros. En esta escuela se anima a los estudiantes a no elegir entre la universidad o la carrera, sino a elegir ambas: tomar clases académicas rigurosas para prepararse para la universidad y, al mismo tiempo, tomar clases técnicas que culminen en habilidades que puedan utilizar para conseguir un trabajo después de la escuela secundaria (y que, tal vez, les ayude a pagar la universidad).

Aprendizaje inspirador y relevante

A medida que el currículo de las escuelas se hace más riguroso, también es criticado por tender a un aprendizaje más abstracto que práctico. Los estudiantes suelen cursar asignaturas rigurosas en la secundaria, pero no tienen mucha idea de cómo aplicar lo que aprenden a la vida más allá del aula. En este contexto, las oportunidades de aprendizaje aplicado de alta calidad pueden promover el éxito universitario ayudando a los estudiantes a tomar decisiones más informadas sobre sus planes al terminar la escuela secundaria.

La exposición a las habilidades que se necesitan en el mundo real y al trabajo que conlleva una determinada carrera puede inspirar el amor por una profesión concreta y ayudar a los estudiantes a entender mejor lo que están emprendiendo cuando siguen un camino en particular. También, puede darles las herramientas que necesitan para ser más ágiles en la preparación para un mercado laboral que promete múltiples carreras a lo largo de la vida.

Este artículo forma parte de una serie de artículos que exploran los enfoques de las mejores prácticas utilizadas por las escuelas galardonadas con el Premio al Éxito Universitario de GreatSchools. El Premio al Éxito Universitario distingue a las escuelas secundarias de nueve estados que están haciendo un buen trabajo preparando a los estudiantes para el éxito luego de la escuela secundaria. Para saber más sobre el premio, ver la lista de escuelas galardonadas y leer más sobre las mejores prácticas, haz clic aquí.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest