In English?

Ahora que el verano llegó, leer puede ser lo que menos le interese a tu hijo. La mayoría de los niños quieren tomar un descanso y están listos para dejar la lectura, escritura y matemáticas para ir de campamento, ir de vacaciones con la familia o ir a la playa o el parque a jugar. Pero tomar un descanso de la escuela no significa que tu hijo deje de leer.

Muchos estudios muestran que los niños que siguen leyendo durante las vacaciones tienen un mejor desempeño académico comparado con los que no leen. Las siguientes son 10 maneras para hacer que a tu hijo le interese leer durante el tiempo en que no hay clases.

  1. Anima a tu hijo a hacer actividades que le gusten

    Aprovecha las películas. La película sobre la novela S.O.S. La Odisea de los Buhos de Carl Hiaasen, Hoot, puede llamar la atención de tu adolescente, y podría hacer que se interese en leer otro libro del mismo autor, Mordiscos. Puedes ver la película de Roald Dahl, Charlie and the Chocolate Factory (Charlie y la Fábrica de Chocolate, y darle la oportunidad a tu hijo de interesarse por leer otros libros del mismo autor, como por ejemplo James and the Giant Peach (James y el Melocotón Gigante).

  2. Juega juegos de lectura en tu biblioteca local o comienza un club de lectura.

    Muchas bibliotecas ofrecen inscripciones en línea para programas de verano. La mayoría tiene una lista de libros que los niños deben leer, y si leen todos los libros de la lista en un tiempo determinado, ganan un premio. Tú puedes crear tu propia lista de libros para leer en casa con un póster, poniendo una calcomanía sobre el nombre del libro que van leyendo, también, puedes ofrecer un gran premio al terminar de leer los libros. Otra opción es juntar a un grupo de niños de tu vecindario y hacer que ellos decidan los libros que quieren leer o intercambiarlos. ¿Otra opción? Inicia un club de lectura entre padres e hijos.

  3. Invita a tus hijos a que planifiquen las vacaciones familiares contigo.

    Ya sea que vayan a ver un partido al estadio o que viajen muy lejos de casa, invita a tu hijo a que busque información sobre los lugares, eventos o clima del lugar donde van a ir de vacaciones, usando información de folletos, libros, almanaques y el internet.

  4. Comienza una colección.

    Ayuda a que tu hijo se vuelva un experto este verano iniciando una colección. Anímalo a buscar cosas que le interesen en el internet, en videos o en libros para iniciar una colección.

  5. Busca historietas cómicas.

    La transformación de historietas cómicas como Scooby-Doo, Spiderman y Batman en películas ha renovado el interés por leer las revistas de historietas. Estas son un muy buen material para los niños a los que les gusta el arte, ya que permiten que haya conexiones entre la secuencia de los dibujos y el texto escrito. Anima a tu hijo a leer historietas cómicas y a hacer su propia tira cómica durante este verano.

  6. Lee libros de recetas y etiquetas en los productos de comida.

    Pídele a tu hijo que escoja recetas que le gustaría preparar. Inclúyelo a la hora de ir a la tienda y a la hora de preparar la comida. Anímalo a que lea las etiquetas de los productos para saber lo que va a comerse. Te sorprenderá ver que tu hijo disfruta más de una comida familiar si participó en la preparación de la misma.

  7. Lee folletos instructivos.

    Este tipo de lectura “práctica” ayuda a que tu hijo conecte la lectura con el aprendizaje de la vida real. Leer las instrucciones para construir un proyecto, armar juegos o inflar juguetes para la piscina ayudan a tu hijo a sentir que logró hacer algo importante.

  8. Lee el periódico en voz alta.

    Comienza leyendo artículos del periódico en voz alta y anima a tu hijo a hacer lo mismo. Algunos periódicos tienen una sección para niños. O puedes encontrar artículos en inglés o en español al nivel de lectura de tu hijo en el sitio Newsela.com. Esta es una buena manera de hacer que tu hijo participe en una conversación y promueva su interés en saber lo que sucede en el mundo. Pídele a tu hijo que le lea en voz alta a algún hermano o amigo suyo, o ve con tu hijo a leerle a una persona de edad avanzada.

  9. Compra una suscripción a una revista.

    Hay muchas revistas que son para niños o jóvenes. Los niños se identifican rápidamente con su contenido, por lo que los artículos atraen fácilmente su atención. Aunque esto no es literatura clásica, los beneficios de leer en forma continua pueden hacer que el niño mejore su lectura aunque el contenido no tenga mucho valor.

  10. Sé un modelo para tus hijos.

    Haz que tus hijos te vean leer. Lee en todas partes — en el aeropuerto, en el autobús, en la oficina del doctor, en la piscina, etc. Si tu hijo ve que tú disfrutas la lectura, entonces él va a querer leer también.

Share on Pinterest