In English?

Cuando mis hijos llegaron a la edad de 6 y 8 años, algunas veces echaba de menos cuando eran niños pequeños, cuando estaban tan emocionados de ayudarme con cualquier tarea.

Aunque a los niños pequeños les emociona ayudar (incluso se deleitan) una vez que los niños llegan a la edad escolar, puedes escuchar algunas quejas cuando se trata de hacerse cargo de las tareas del hogar. El remedio es mantener un tono ligero y divertido, y enfatizar que las tareas del hogar son algo que deben hacer juntos.

“La palabra importante aquí es ‘ayuda’”, dice Barbara Greenberg, una psicóloga clínica infantil con sede en el Condado de Fairfield, Connecticut. “Los niños de 6 a 8 años son todavía como tus ayudantes. Es increíble hacer tareas del hogar juntos, poner música, y convertirlo en un juego cada vez que sea posible, como por ejemplo, quién puede arrojar la mayor cantidad de ropa en la cesta de la ropa sucia. No solo estoy pasando tiempo con mi hijo, sino que le estoy mostrando cómo ayudar, compartir y trabajar juntos. Todas estas son habilidades que serán muy valiosas en el futuro”.

Afortunadamente, a los estudiantes de primero a cuarto grado les gusta mostrar su independencia. Si a tu hijo le gusta, una gráfica de tareas del hogar o aplicación (app) puede ayudar a los niños a llevar un seguimiento de sus responsabilidades. Pero limpiar juntos cada vez que sea posible reforzará que todos están juntos como familia. Ten en cuenta que la participación es el objetivo, no la perfección. Por encima de todo, no conviertas las tareas del hogar en una lucha de poder que implique lágrimas, regaños o discusiones.

“Las tareas del hogar no deben fijarse como una dictadura”, dice Rona Renner, una experta en crianza de hijos y autora del libro Is That Me Yelling? A Parent’s Guide to Get Your Kid to Cooperate Without Losing Your Cool. “Puedes tener reuniones familiares para hablar acerca de lo que se necesita y cómo vas a hacer para realizarlo. Si un niño detesta barrer la cocina, tal vez puedas encontrar algo que sea más divertido para él, por ejemplo, regar las plantas”.

A continuación te presentamos algunas tareas del hogar adaptadas acorde a la edad

  1. Poner y limpiar la mesa

    Los niños pueden contar y distribuir platos, cubiertos y servilletas, y luego pueden ayudar a limpiar la mesa cuando la comida ha terminado. Simplemente no les dejes llevar demasiados platos a la vez.

  2. Ayudar a preparar las comidas

    Los niños pueden ayudar sacando cosas de la nevera, midiendo ingredientes, lavando alimentos y haciendo actividades seguras para la preparación de las comidas, como pelar mazorcas de maíz, quitarle los tallos a la col rizada, usar el abrelatas y lavar frijoles.

  3. Ponerlo todo en su lugar

    La tarea constante de poner en su lugar los juguetes, juegos y suministros de arte y rellenar estantes con libros es más fácil cuando hay lugares claramente designados para las pertenencias de tu hijo. Aprender a poner las cosas en su lugar es una habilidad de organización que también le ayudará a tu hijo en sus tareas escolares.

  4. Ayudar a cuidar de las mascotas

    Aunque todavía no son lo suficientemente mayores para asumir la responsabilidad total de una mascota, tu hijo puede alimentar a las mascotas, y ayudar en otras formas, como cepillar al perro, cambiar los papeles en la jaula del pájaro, y sacar al pez dorado mientras se limpia la pecera.

  5. Clasificar y ayudar a doblar la ropa limpia

    Los niños más pequeños pueden emparejar calcetines y apilar ropa interior, mientras que los niños mayores pueden aprender a doblar cosas simples, como pantalones y, eventualmente, camisas.

  6. Limpiar el polvo

    Armado con un plumero, tu hijo debe ser capaz de hacer brillar mesas, sillas, estantes y otras superficies. Para hacer que la tarea sea más significativa, habla con tu hijo acerca de lo que es el polvo, y cómo puede afectar negativamente la salud de las personas.

  7. Cuidar el jardín

    Trabajando codo a codo contigo, tu hijo puede ayudar a quitar la maleza, rastrillar hojas y plantar nuevas cosas en el jardín. Cuidar las plantas que ha sembrado en la tierra es una “tarea” especialmente gratificante.

  8. Arreglar su habitación

    Ahora tu hijo es lo suficientemente mayor para hacer su cama cada mañana, poner su ropa sucia en una cesta, doblar su ropa limpia y guardarla o colocarla en un lugar designado para que tú la puedas guardar. ¡El halago y el refuerzo positivo pueden ayudar a convertir estas cosas en una rutina que tu hijo ya no considere como una tarea!

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest