¿Tu hijo tiene problemas concentrándose en su tarea? ¿Parece que nunca termina sus tareas escolares? Aquí tiene algunos consejos para ayudarle a tu hijo a mantener la concentración.

  1. Gaste energía antes de empezar

    Mover el cuerpo alista el cerebro para aprender. Haz que tu hijo camine o vaya en bicicleta a la escuela, que juegue afuera después de clase, haga oficios en casa o forme parte de un equipo de algún deporte. Asegúrate de que haya tenido ocasión de correr, caminar o saltar antes de sentarse a hacer sus tareas escolares.

  2. Apaguen pantallas y celulares.

    Antes de que tu hijo comience a trabajar en sus tareas o cualquier otra actividad que exija concentración, apaga la televisión. Si hay personas que la están viendo, asegúrate de que tu hijo está lo bastante alejado para no distraerse. Además, apaga el computador o haz que tu hijo se siente lejos de él. Si tu hijo tiene un teléfono celular, pídele que lo apague.

  3. Hagan una lista de tareas.

    Los niños pueden poner ansiosos si tienen muchas tareas escolares y domésticas. Para ayudar a tu hijo a concentrarse en terminarlas hagan una lista juntos de todo lo que necesita hacer en el día o la semana. Cada vez que complete una tarea, pueden tacharla de la lista.

  4. Usen señales.

    Trata de evitar las conversaciones mientras tu hijo está trabajando. Para eliminar distracciones, tu hijo y tú pueden acordar unas cuantas señales básicas. Por ejemplo, señala tu mesa con el dedo para indicarle que debe volver a su trabajo. O levanta la mano para hacerle saber que debe interrumpir lo que está haciendo y sentarse a trabajar. A veces basta con poner la mano en el hombro del niño para que vuelva a concentrarse.

  5. Tomen pequeños descansos.

    Asegúrate de que tu hijo toma algunos descansos durante el tiempo que dedica a las tareas escolares. Después de trabajar 10 o 20 minutos (según su edad) puede levantarse, dar unos pasos y beber algo antes de volver al trabajo. No permita que se concentre en otra actividad llamativa durante estos descansos: solo deben ser unos pocos minutos de relajación y nada más.

Share on Pinterest