Piensa en el verano luego del 10.º grado como una gran oportunidad para que los adolescentes exploren intereses y ganen nuevas habilidades, además de construir su currículum universitario. Las universidades quieren estudiantes que puedan manejar múltiples compromisos. Buscan estudiantes que traigan habilidades e intereses especiales a su campus. Los trabajos de verano, pasantías, voluntariados y actividades de aprendizaje pueden darles a los adolescentes la oportunidad de demostrar las cualidades que a las universidades les gusta ver, como el liderazgo, la responsabilidad, la conciencia y la toma de iniciativa.

Esto puede sonar intimidante, particularmente para los padres que no fueron a la universidad. Pero los estudiantes no necesitan hacer algo súper exigente o caro. Solo tienen que hacer algo que les ayude a crecer y aprender.

La importancia del trabajo

Un trabajo de verano es una excelente oportunidad para que tu adolescente aprenda habilidades laborales esenciales y hábitos de trabajo que le ayudarán a tener éxito en la universidad y luego de esta. Tu hijo puede ser demasiado joven para buscar trabajo en un negocio comercial. Pero si las leyes estatales lo permiten, un trabajo en una tienda de abarrotes, un restaurante o campamento de verano le dará a tu hijo valiosas habilidades laborales y un sentido de responsabilidad, así como un sueldo.

Si tu hijo es muy joven para trabajar o si no hay muchos trabajos en tu área, es posible que pueda encontrar trabajo cuidando niños. O puede ofrecer sus servicios de jardinería, organización del hogar o asistencia de computadoras. Motívalo a ser proactivo al crear volantes y distribuirlos a los vecinos y colocarlos en negocios locales y la biblioteca del vecindario.

Muchos adolescentes tienen responsabilidades familiares y estas son experiencias invaluables que tu adolescente debe incluir en sus postulaciones a la universidad. Si tu adolescente cuida de hermanos menores, cocina la cena y hace quehaceres luego de la escuela y durante el verano, debe hacérselo saber a las universidades.

Sin importar qué trabajo haga tu adolescente, resalta la importancia de ser puntual, trabajar duro y hacer más de lo que se espera de él. Por ejemplo, si tu hijo cuida a sus hermanos menores, pídele que planifique actividades en lugar de dejar que los niños se entretengan frente a las pantallas. Si tu hijo le hace la jardinería a un vecino, motívalo a guardar las herramientas, limpiar y comunicarse con claridad con los dueños de la casa.

Tomar un curso

Si tu hijo está interesado en un tema en particular como la astronomía, por ejemplo, o codificar, la escuela de verano es una buena forma de hacer que aprenda más. Motiva a tu hijo a hablar con su consejero escolar sobre cursos y verifica el sitio web de la universidad comunitaria local. Si tu hijo es atleta o artista, busca cursos de verano que le ayuden a mejorar sus habilidades.

Si tu hijo tuvo problemas con una clase o sacó malas calificaciones, habla con su maestro sobre las opciones de la escuela de verano. El curso de verano correcto podría proporcionarle el respaldo que tu hijo necesita para tomar el buen rumbo y quedarse allí a medida que los cursos se vuelven más difíciles el siguiente año.

Postularse a programas selectivos de verano

Muchas universidades, gobiernos municipales, hospitales y otras organizaciones ofrecen programas para los adolescentes. Algunos de estos programas son gratuitos o de bajo costo, otros ofrecen becas o ayuda financiera. La Student Conservation Association (enlace en inglés), por ejemplo, les da a los estudiantes la oportunidad de trabajar con proyectos de conservación alrededor del país. El Telluride Summer Program for Juniors (enlace en inglés) es un programa educativo de seis semanas que cubre los gastos de los estudiantes participantes. Los hospitales alrededor del país, como el Rady Children’s Hospital (enlace en inglés) en San Diego, por ejemplo, ofrece programas de verano para los estudiantes de escuela secundaria interesados en la carrera de medicina. Muchos programas de verano que tienen un alto costo, como el embARC Summer Design Academy de la UC de Berkeley (enlace en inglés), un programa de arquitectura, diseño y planificación urbana sustentable para estudiantes de escuela secundaria, ofrecen becas y motivan a los estudiantes de diversos orígenes a postularse. Tu hijo debe preguntarle al consejero de la escuela sobre los programas y oportunidades de verano.

Voluntariado

Incluso si tu adolescente tiene un trabajo o está tomando clases, pasar un par de horas a la semana como voluntario es una buena forma de adquirir habilidades, explorar intereses y mostrar conciencia. Si a tu hijo le gusta leer, busca oportunidades en tu biblioteca local. Los refugios de animales, bancos de alimentos, hospitales y centros para la tercera edad casi siempre reciben voluntarios.

Sea lo que haga, que sea memorable

Sea lo que sea que planee hacer tu adolescente este verano, asegúrate de que el aprendizaje sea parte del proceso. Motiva a tu hijo a registrar sus actividades en un diario. Debe incluir detalles reales como fechas, títulos de trabajo, deberes y el nombre del supervisor y su información de contacto. Estos detalles le ayudarán cuando tenga que responder preguntas en sus formularios de postulación a la universidad.

También debe incluir historias y reflexiones. Las experiencias de verano pueden ser un excelente tema para un ensayo de admisión a la universidad, y los detalles vívidos e historias harán que el ensayo cobre vida (enlace en inglés). Motiva a tu adolescente a escribir estas historias cuando aún están frescas para que no las olvide. El diario de tu hijo será un recurso invaluable de referencias para cuando sea el momento de completar formularios de postulación a la universidad, además de una forma de mantener sus recuerdos.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: diciembre 4, 2019