La mayoría de los padres estadounidenses espera que sus hijos vayan a la universidad, y muchos estudiantes tienen la misma meta. Pero es posible que no estén tomando los pasos correctos para lograrlo.

Los asesores, las universidades y las organizaciones como la Asociación Nacional de Asesoría para Admisiones Universitarias (enlace en inglés) y la ACT (enlace en inglés) dicen que los padres deben empezar a hacer planes para la universidad tan pronto como su hijo esté en la escuela intermedia. Su razonamiento es simple:

  • Tu hijo necesita prepararse debidamente en la escuela intermedia para recibir las clases en la escuela secundaria que las universidades requieren.
  • Necesitarás investigar cómo hacer de la universidad algo asequible para tu familia. Hay muchas opciones para reducir los gastos universitarios: becas, préstamos de bajo interés, trabajar y estudiar, pasar los dos primeros años en una universidad comunitaria; pero aprender sobre ellas y recibir la información necesaria para cumplir con las fechas límites de entrega de solicitudes de admisión toma tiempo.

A continuación, te presentamos siete pasos a seguir para iniciar la preparación universitaria desde la escuela intermedia.

  1. Habla sobre la universidad

    Como padre, tus expectativas tienen una gran influencia en lo que tu hijo espera de sí mismo, incluso si él no quiere que tú lo sepas. Puedes ayudarlo a imaginar su futuro. Habla con tu hijo sobre sus intereses y cómo estos se pueden traducir en una licenciatura y carrera universitaria.

    No es demasiado pronto para que tu hijo y tú visiten una universidad para que así él pueda imaginarse allí.

  2. Haz que la escuela sea tu aliada

    La escuela intermedia es el momento en el que los padres se involucran menos, pero también es el momento en el que tu hijo necesita ánimo y orientación. Reúnete con los maestros de tu hijo (si aún no lo has hecho) y deja en claro que quieres estar al tanto de cualquier cambio en el trabajo o comportamiento de tu hijo. Revisa los resultados de los exámenes estandarizados de tu hijo con el asesor para identificar fortalezas y debilidades. Habla con el asesor sobre los intereses de tu hijo para ver si hay materias electivas y actividades extracurriculares que le ayudarán a desarrollar sus talentos. Si tu hijo necesita ayuda adicional porque le está yendo mal en matemáticas o si necesita tareas más difíciles porque le está yendo bien sin esforzarse mucho, habla con el asesor para saber cómo coordinarlo.

  3. Involúcrate de lleno en la elección de clases de tu hijo

    Las investigaciones son claras: los chicos que ven álgebra en octavo grado y geometría en noveno tienen mayor probabilidad de ir a la universidad que aquellos que no. Estas clases de matemáticas se requieren para recibir clases de matemáticas más avanzadas en la escuela secundaria y para recibir clases de ciencias como química y física. Además de recibir clases de matemáticas todos los años de la escuela intermedia, tu hijo debería recibir:

    • Inglés: todos los años
    • Historia (incluyendo geografía) y ciencias: tantas clases como sea posible
    • Idioma extranjero: muchas universidades requieren que los estudiantes reciban clases de un idioma extranjero por al menos dos años, lo que tu hijo puede comenzar desde la escuela intermedia.

    Ya que el trabajo universitario y muchos empleos requieren de habilidades informáticas, tu hijo también debería intentar aprovechar las clases de informática que ofrezcan en la escuela intermedia o secundaria. En resumen, tu hijo necesitará cumplir con más que los requerimientos básicos de graduación de la escuela secundaria para prepararse para el éxito universitario. Y no estará listo para las clases de preparación universitaria de la escuela secundaria a menos que empiece desde ya.

  4. Infórmate sobre los gastos universitarios

    Los expertos resaltan que existen muchas formas de financiar la educación universitaria, pero tienes que hacer tus investigaciones. Al informarte sobre cómo funciona el sistema: las opciones de ahorro (enlace en inglés) como los planes 529, e ideas de financiamiento creativas (enlace en inglés), podrás evitar ese ataque de pánico al último minuto que hace que las familias soliciten préstamos de alto interés.

    También descubrirás otras opciones para reducir costos: tu hijo puede ganar créditos universitarios recibiendo clases avanzadas (Advanced Placement o AP) en la escuela secundaria o en las clases de verano de tu universidad comunitaria local. Esto puede ahorrar la matrícula de un año, pero tu hijo debe estar preparado académicamente para aprovechar estas opciones.

  5. Incentiva a tu hijo a leer mucho

    Es el mejor entrenamiento que tu hijo puede recibir para el SAT, ACT o para las tareas de lectura en la universidad.

    Mientras estás en eso, ¿por qué no crear un juego de ampliación del vocabulario en familia al aprender una palabra al día? Existen muchos servicios de subscripción gratuita que te enviarán una palabra al día por correo, como el de Dictionary.com (enlace en inglés). Tu hijo puede enseñarle la palabra diaria al resto de la familia durante la cena y hacerte una prueba al final de la semana.

  6. Prepárense para la escuela secundaria

    La escuela secundaria es la antesala a la universidad. ¿Qué tan buena es la de tu hijo? ¿Ofrece la escuela clases AP o para estudiantes distinguidos (honors)? Estas clases les dan ventajas a los estudiantes al momento de solicitar la admisión a alguna universidad. ¿Tu hijo tendrá acceso a ellas? ¿Todos los estudiantes pueden recibirlas o necesitan tener un promedio específico o ser seleccionados por sus maestros? ¿Hay materias electivas y actividades extracurriculares que le interesarán y motivarán a tu hijo? De no ser así, ¿tienes otras opciones de escuelas? ¿O necesitas buscar recursos comunitarios (grupos musicales, clubs de deporte, tutores) para complementar lo que la escuela ofrece? Investiga sobre la escuela secundaria de tu hijo desde ya, ponte en contacto con el grupo de padres y asiste a las clases para asegurarte de que tu hijo tendrá una experiencia exitosa en la escuela secundaria.

  7. Búscale ayuda con sus habilidades de estudio

    Tu hijo necesitará tener buenas habilidades de gestión del tiempo, organización y estudio para alcanzar el éxito en la escuela secundaria y en la universidad. Es más fácil resolver estos problemas ahora que en el futuro, cuando el trabajo será más difícil. Asegúrate de que tu hijo tenga un lugar tranquilo para hacer su tarea. Ayúdale a establecer una rutina regular y supervisa los resultados. De ser necesario, habla con el asesor de tu hijo sobre cómo conseguir ayuda adicional (después de la escuela) en un centro comunitario o un programa de tutorías. Para más consejos mira los recursos para habilidades de estudio de GreatSchools.org.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: septiembre 27, 2019