El problema: Mi hijo llora exageradamente al menor rasguño para llamar la atención.

Comprueba que no está seriamente herido.

Prueba esto
Examina su herido para asegurarte que no es seria.

Algunos niños que lloran exageradamente por un pequeño rasguño podrían estar ocultando otras emociones. Quizás trabajas muchas horas y pasas menos tiempo con tu hijo del que te gustaría. Si te extraña, es posible que exagere sus heridos cuando están juntos para que estés pendiente de él. O quizás siente miedo o pena por algún motivo. Pregúntate qué hay detrás de esos llantos.

Mejor no
No le digas que los hombres no lloran o que su herido no es nada. Es importante que los varones, al igual que las niñas, aprendan a no ocultar sus emociones. Así siempre sabrás qué está pasando en la vida de tus hijos.

Di
“¿Cómo te hiciste daño? Ven que te limpie el herido, y me lo puedes contar. Vamos a respirar hondo para calmarnos mientras te la miro.”

No digas
“¡Pero si esto no es nada!”

“¡No exageres! No hay para tanto.”


Por qué

Los niños necesitan sentir que los apoyamos cuando expresan sus sentimientos y que los amamos simplemente por ser quienes son, y no solo por lo que hacen.

Aunque el herido te parezca insignificante, a tu hijo no se lo parece y quizás le duele de verdad. Apapáchalo y préstale atención, pero sin exagerar. Cambia de tema pronto para que se le olvide.

Si llora muy a menudo quizás necesita más atención en general. Puede que estén muy ocupados entre el trabajo y la casa, pero traten de pasar un rato cada día concentrando tu atención en él, jugando, leyendo o hablando. ¿Buenos tiempos? Cena, hora de acostarse y en el auto.

Lee más: 5 formas de hacer las cenas familiares fáciles y divertidas

Share on Pinterest