¿Qué quieres ser cuando seas grande?

Es una pregunta que los adultos suelen hacerles de forma constante a los niños. Sin embargo, es una pregunta que los adultos no les ayudan a responder. Por el contrario, los niños se ven forzados a hallar la respuesta por sí mismos.

“Con mucha frecuencia, a los estudiantes de escuela secundaria solo se les indica que ‘necesitan tales créditos, necesitan inscribirse en tales clases’”, señala Brenda Diaz, directora principal de Nashville Big Picture High School en Tennessee. “Nadie les pregunta: ‘¿Cuáles son tus intereses? ¿Qué te apasiona?’. Nuestro primer paso es hacerles esas preguntas”.

¿Pasantías en la escuela secundaria?

Por supuesto, la capacitación laboral en el lugar de trabajo ha existido desde siglos atrás en forma de programas de aprendizaje, pero los programas de pasantías modernos de la escuela secundaria les ofrecen a los adolescentes una oportunidad más estructurada. Los asignan a un trabajo que coincide con sus intereses y objetivos como parte obligatoria de la programación escolar para la obtención de crédito universitario. Los pasantes son supervisados por un mentor en el lugar de trabajo y monitoreados por el maestro, y al final del período de pasantías, los estudiantes realizan un reporte de su desempeño.

Los detalles asociados a los programas de pasantías varían entre escuelas, pero un buen programa ayuda a los estudiantes a obtener una experiencia laboral valiosa, desarrollar habilidades profesionales, explorar carreras y desarrollar relaciones significativas con un mentor. La finalidad, según Rosita Mallo, gerente de éxito universitario y pasantías en Denver School of Science and Technology (DSST): Green Valley Ranch High School, es “usar las habilidades que han obtenido para tomar una decisión bien fundamentada sobre sus metas universitarias y profesionales”.

Los beneficios de realizar pasantías en la escuela secundaria

Aproximadamente, un 30 por ciento de los estudiantes universitarios (enlace en inglés) en universidades públicas de cuatro años cambian de carrera al menos una vez. Esto cuesta tiempo y dinero que muchos estudiantes no pueden permitirse, y este problema podría evitarse si exploran sus intereses antes de ingresar a la universidad o comenzar una carrera. Diaz afirma: “Queremos que los niños exploren sus metas profesionales en un lugar seguro antes de que inviertan su tiempo y dinero en una carrera y universidad que podría no ser la adecuada”.

Además, les brinda acceso a una gama más amplia de profesiones de las que podrían aprender por su cuenta. Si un estudiante quiere ser doctor, el programa podría ayudarlo a encontrar una pasantía en un hospital o consultorio. Un estudiante que sueñe con diseñar videojuegos para computadora podría tener la oportunidad de trabajar en una compañía de diseño de videojuegos de alta tecnología. Sin embargo, en ambos casos, el estudiante obtiene un conocimiento mucho más profundo de los trabajos en el ámbito de la medicina o diseño de videojuegos que podría haber pasado por alto de otra forma.

Como parte del programa de pasantías en Green Valley Ranch High School de Denver, los estudiantes han trabajado en empresas de envergadura como Amazon y Lockheed Martin, al igual que en agencias gubernamentales como el Departamento de Transporte de Estados Unidos y la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés). En el programa de pasantías de Big Picture High School, en Nashville, los estudiantes han trabajado en farmacias locales, en la facultad de medicina de la Universidad de Vanderbilt, en guarderías y en escuelas primarias y secundarias.

Muchas iniciativas nacionales se encuentran tomando medidas para realizar cambios drásticos en lo que la escuela secundaria puede significar para los estudiantes, ayudándoles a ver con más claridad su futuro y a obtener experiencia en el mercado laboral. La Ley Cada Estudiante Triunfa (ESSA, por sus siglas en inglés) se encuentra trabajando para lograr ese fin, brindándoles a los estudiantes la oportunidad de ingresar en programas de educación técnica profesional (CTE, por sus siglas en inglés) a temprana edad. Toda esta atención previa a la universidad y a la vida profesional contribuye a garantizar que los estudiantes ingresen de forma exitosa a una carrera que coincida con sus intereses y habilidades. Además, si tu adolescente está interesado en ir a la universidad, una pasantía puede hacerlo sobresalir en la solicitud de admisión. Una pasantía también puede ayudar a tu adolescente a encontrar a un mentor profesional que podría ayudarlo en su vida profesional al terminar la universidad, bien sea escribiéndole una carta de recomendación o presentándole a otros profesionales de un campo en específico.

Cómo saber si los programas de pasantías son eficientes:

  • Se toman el tiempo de conocer a los estudiantes, sus intereses y fortalezas.
  • Ayudan a los estudiantes a encontrar una pasantía que se ajuste a sus intereses, en lugar de esperar que el estudiante y sus padres lo hagan por su cuenta.
  • Orientan a los estudiantes hacia oportunidades que los ayudarán a tomar decisiones sobre la universidad u otro tipo de capacitación posterior a la escuela secundaria.
  • Les enseñan a los estudiantes cómo postularse para un empleo, incluyendo cómo escribir un currículum, redactar una carta de presentación y realizar entrevistas de trabajo. Además, deberían aprender “habilidades sociales” como saber comportarse, vestirse de forma profesional y comunicarse de forma eficaz con los colegas y el jefe.
  • Ofrecen evaluaciones y supervisiones constantes de parte de la escuela para garantizar que la pasantía esté satisfaciendo las necesidades de los estudiantes. Una señal de alarma a la que se debe estar atento, de acuerdo a Brad West, Director de Éxito Universitario del programa de pasantías de las Escuelas Públicas DSST, es si el programa espera que tu adolescente realice las pasantías “sin más apoyo que un simple ‘¿tienes el sexto período libre? Adelante’”.

Aspectos para tener en cuenta

El mayor desafío al administrar un programa de pasantías en la escuela secundaria, de acuerdo a Mallo de la DSST, es “mantener un grupo estable de mentores que trabajen en el programa durante todo el año escolar y permanezcan de un año a otro”. Eso significa que el personal debe tener el tiempo y la capacitación para desarrollar esas relaciones en la comunidad.

Los maestros supervisores tienen que dedicar tiempo a mantener una comunicación constante con los pasantes, los padres de los pasantes, y quien brinda la pasantía. Los padres pueden esperar ser informados si su hijo falta un día, no está cumpliendo las expectativas o tiene algún problema en la pasantía.

También involucra una cantidad considerable de papeleo, así que ser muy organizado es indispensable.

El programa debe enseñarles a los estudiantes la valiosa habilidad para la vida que consiste en manejar varias responsabilidades a la vez. Aunque a algunos padres les preocupa que las responsabilidades asociadas a la pasantía del estudiante consuman tiempo que en otras circunstancias estaría dedicado a actividades académicas o deportivas, Mallo afirma que recibe pocas quejas al respecto. “Como coordinadores de pasantías, ayudamos a los estudiantes a distribuir el tiempo de manera eficiente”.

Puntos clave para los padres

Si la escuela secundaria de tu hijo no cuenta con un programa de pasantías, comparte esta historia con el director. Si quieres ayudar a tu adolescente a obtener experiencia laboral en el mundo real, Idealist.org es un buen lugar para explorar posibles pasantías.

Este artículo es parte de nuestra serie de artículos Transformando la escuela secundaria, una colección de historias, videos y podcasts que exploran las prácticas que preparan a los estudiantes para alcanzar el éxito en la universidad y más allá.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest