De pie frente a la sala, el orador vira de un lado a otro entre dos obras literarias dispares: Macbeth de Shakespeare y la novela de 1962, de Ken Kesey, que se llama Atrapados sin salida (One Flew Over the Cuckoo’s Nest, en inglés). En ambas obras literarias, los roles de género hacen avanzar la trama, dice, ofreciendo una serie de ejemplos para ilustrar su punto. Es una clase de inglés típica en Yonkers High School en Nueva York. El orador, que atrae la atención de una docena de estudiantes, es un estudiante de penúltimo año de la escuela secundaria.

La profunda discusión controlada en gran medida por los estudiantes es de lo que se trata el Bachillerato Internacional (IB, por sus siglas en inglés). Creado en Suiza en 1968 para estudiantes de colegios internacionales, el IB ahora se ofrece en 5.175 escuelas, en 157 países, con 1.852 colegios públicos y privados (y aumentando) en los EE. UU. El IB ha ganado popularidad por establecer altos estándares y enfatizar el pensamiento creativo y crítico. Los alumnos del IB son responsables de su propio aprendizaje, seleccionan temas y diseñan sus propios proyectos, mientras que los maestros actúan más como supervisores o mentores que como fuentes de datos.

El IB enfatiza la investigación y alienta a los estudiantes a aprender de sus compañeros. Los estudiantes critican el trabajo de sus compañeros de clase. Más allá de preparar a los estudiantes para el pensamiento crítico y el trabajo a nivel universitario, el programa completo del IB exige que los estudiantes se expresen a través de la escritura, requiere servicio comunitario y tiene como objetivo “formar jóvenes solidarios, informados y ávidos de conocimiento, capaces de contribuir a crear un mundo mejor y más pacífico, en el marco del entendimiento mutuo y el respeto intercultural”.

Entendiendo el Bachillerato Internacional (IB)

Técnicamente, cualquier escuela con un programa IB se llama “escuela de IB”. Ya que “escuela de IB” se usa como abreviatura, es importante preguntar cómo participan los alumnos en el IB en cualquier escuela (como programa o si es toda la escuela). Es más sencillo en las escuelas primarias del IB, donde el IB forma parte de todas las clases de toda la escuela. Pero en la escuela secundaria y preparatoria ese puede no ser el caso.

Algunas escuelas intermedias y secundarias son 100 por ciento IB, pero no todas. Por ejemplo, en muchas escuelas secundarias hay un programa IB al que los niños pueden optar, es como asistir a una escuela dentro de una escuela. Si ese es el caso, los estudiantes pueden participar en el IB en diferentes niveles, desde tomar un solo curso del IB hasta obtener un diploma del IB, lo que implica tomar un curso completo de clases del IB y cumplir con una serie de requisitos. Dado este rango, es crucial preguntar qué ofrece y permite tu escuela local.

La diferencia entre el IB y las AP

Aunque comúnmente se ve como una alternativa a las clases avanzadas o Advanced Placement [AP], el IB es diferente por algunas razones. Primero, el IB se ofrece en los niveles de escuela primaria y escuela intermedia. Las AP no se ofrecen en esos niveles. Además, el IB puede ser el plan de estudios para un puñado de clases (como las AP) o puede ser un programa intensivo en toda la escuela (a diferencia de las AP).

La comparación con las clases AP solo se ajusta en una escuela secundaria con un programa de diplomado IB donde los estudiantes pueden tomar una o más clases IB en sus materias más sólidas.
Aun así, las clases IB y las AP tienden a diferir en el método de enseñanza y las pruebas. Algunos piensan que las AP están más enfocadas en el aprendizaje de memoria y las pruebas estandarizadas. En contraste, las clases y evaluaciones del IB tienden a involucrar más investigación, redacción y evaluación práctica. Una diferencia clave es el examen final. Los exámenes del IB están diseñados para desafiar a los estudiantes a aplicar lo que han aprendido en nuevos escenarios, como analizar un estudio de caso, en un esfuerzo por evaluar la capacidad de los estudiantes para reaccionar a la nueva información en un período limitado de tiempo. Las pruebas (a menudo ensayos) luego se envían a uno de los 6.000 examinadores internacionales capacitados para ser calificadas junto con el trabajo de otros estudiantes del IB en todo el mundo.

Sin embargo, las clases AP pueden tener beneficios adicionales que no todos los cursos del IB tienen. Por ejemplo, las calificaciones de las clases AP pueden ser ponderadas (consulta con tu escuela local), lo que aumenta los GPA de los estudiantes para las solicitudes universitarias, y aprobar los exámenes de las AP puede proporcionar crédito universitario, mientras que aprobar los exámenes del curso del IB no proporciona este crédito. Como resultado, muchos estudiantes que toman cursos y exámenes del IB también toman el examen de las AP relacionado (pero no la clase) para asegurar el crédito universitario.

Un enfoque basado en la indagación

En todos los niveles, el IB adopta un enfoque global, examinando grandes ideas en todas las disciplinas, como examinar las conexiones entre la novela de principios del siglo XX, La Jungla (The Jungle en inglés) y el comunismo, o considerar las representaciones visuales de la música. No importa lo que estén estudiando, los estudiantes profundizan en las materias e intentan encontrar respuestas. En una escuela intermedia de Florida, los estudiantes que leían El diario de Ana Frank (The Diary of Anne Frank en inglés) consideraron las implicaciones de ser un perpetrador, un espectador y un testigo del Holocausto. En Yonkers, los estudiantes de biología desarrollan sus propios experimentos, un proceso que a veces puede dejar aulas malolientes.

¿Es el IB adecuado para tu niño?

Esto depende en parte de cómo aprende tu hijo. En una clase de IB, es menos probable que tu hijo tome apuntes durante las conferencias dirigidas por el maestro y que trabaje en proyectos individuales o grupales con el maestro facilitador. Las clases del IB tienden a ser académicamente desafiantes y requieren que los estudiantes tomen la iniciativa, organicen, completen proyectos y hablen frente a sus compañeros de clase. A los estudiantes que prosperan en un entorno exigente y les gusta tener opciones (como elegir temas de investigación y elegir cómo presentar lo que aprenden) probablemente les irá bien en el IB. Otros pueden sentirse abrumados por la intensidad del plan de estudios. Además, el IB puede tomar mucho tiempo. Los niños que tienen dificultades en la escuela o tienen compromisos extracurriculares serios como jugar un deporte universitario o cantar en un coro competitivo, pueden no tener el tiempo o la energía necesarios para el IB.

Otro factor a considerar es que el currículo del IB se enfoca en hacer preguntas y buscar respuestas, sin importar cuán controvertido sea el tema. Preguntas sobre todos los temas imaginables, desde el calentamiento global hasta los derechos de los homosexuales se debatirán a medida que los maestros desafíen a los estudiantes a hacer preguntas e investigar las respuestas. A medida que surgen los temas, las únicas reglas son que hacer preguntas está bien y que los estudiantes buscan no solo respuestas sino comprender los prejuicios culturales que existen en los argumentos competitivos. Todo lo que busca la misión del IB es enseñar a los estudiantes que “otras personas, con sus diferencias, también pueden estar en lo cierto“. Para algunos, estas discusiones en clase pueden parecer políticamente cargadas o pueden tocar puntos que están en desacuerdo con el sistema de creencias de una familia, por lo que se debe tener esto en cuenta al considerar un programa de IB para tu hijo.

Del pre-kínder a la graduación

Para los niños de 3 a 12 años, el IB se enfoca en seis temas: quiénes somos; dónde nos encontramos en el tiempo y el espacio; cómo nos expresamos; cómo funciona el mundo; cómo nos organizamos y cómo compartimos el planeta. Los estudiantes examinan estas ideas a través de una variedad de prismas, al considerar trabajos que se centran en lenguaje, estudios sociales, matemáticas, artes, ciencias y educación personal, social y física.

El enfoque interdisciplinario continúa en el Programa de los Años Intermedios para estudiantes de 11 a 16 años. Dado que este programa no se alinea perfectamente con las edades de la escuela intermedia de los EE. UU., Los estudiantes pueden completar sus estudios de los años intermedios durante su segundo año de secundaria. Los estudiantes consideran cinco elementos en cada porción del currículo: la enseñanza y el aprendizaje en contexto, comprensión conceptual, enfoques del aprendizaje, servicio como acción y lengua e identidad, mientras aprenden las materias habituales de la escuela intermedia, además de tecnología y un idioma extranjero. Al final, los estudiantes hacen un proyecto personal que generalmente surge de los intereses del estudiante. En una escuela secundaria de California, los proyectos han incluido un juego de mesa, un video de patinaje y un libro de autoayuda para adolescentes. En Yonkers, un estudiante interesado en medicina forense creó una escena de asesinato (falsa).

Los estudiantes de secundaria participan en el IB en diversos grados de intensidad, según lo que ofrezca la escuela. Algunas escuelas les permiten a los estudiantes tomar uno o dos cursos del IB; otras pueden requerir que los estudiantes estudien de lleno para obtener el diploma completo del IB. En el programa de diplomado de dos años, los estudiantes deben aprobar clases del IB en seis áreas: estudios de lengua y literatura, idioma extranjero, individuos y sociedades, ciencias, matemáticas y artes. En Yonkers, estas clases incluyen filosofía, psicología y antropología social y cultural, así como materias estándar de secundaria como inglés, español y biología.

Para obtener el diploma del IB, los estudiantes en el año final de secundaria escriben un ensayo de 4.000 palabras sobre un tema de su elección. El proyecto de último año está diseñado para preparar a los graduados de último año para la investigación y escritura a nivel universitario. Recientemente, unos estudiantes en Yonkers abordaron temas como la ordenación de mujeres en la Iglesia Católica, el impacto de la deuda estadounidense en su rol como potencia mundial y el efecto de las redes sociales en los adolescentes. Un adulto local (generalmente un maestro) supervisa, pero los ensayos finales se envían a examinadores externos que califican el trabajo utilizando criterios que se aplican a los estudiantes del IB de todo el mundo.

Para los estudiantes de secundaria que buscan educación vocacional o profesional y técnica (CTE), el IB agregó recientemente el programa relacionado con la carrera profesional (IBCC) en el que los estudiantes toman menos cursos del IB pero aún cumplen con otros requisitos de nivel de diploma, como estudiar un idioma extranjero, hacer servicio comunitario y completar un proyecto final relacionado con su campo vocacional o CTE.

Qué buscar en una escuela de IB

Si estás considerando una escuela de IB, averigua qué tipo de IB ofrece. Si se trata de una escuela dentro de una escuela y/o los estudiantes pueden tomar clases del IB sin obtener un diploma del IB, pregunta cómo funciona el programa para estudiantes con diferentes niveles de participación. ¿Cómo se alinearán los horarios de los estudiantes para lo académico, la hora del almuerzo y los descansos, por ejemplo, y qué opciones tienen los estudiantes si tienen problemas para aclimatarse a las clases del IB? Las escuelas ofrecen diferentes clases para cumplir con los requisitos del IB, así que averigua qué idiomas, artes y materias optativas están disponibles. Además, algunos (pero no todos) programas del IB tienen un GPA o requisitos de prueba para la admisión, por lo que deberás determinar si tu hijo puede cumplirlos.

Dependiendo de cómo se financie el programa en tu distrito, los estudiantes pueden necesitar pagar sus propios exámenes. Por ejemplo, se les puede pedir a los estudiantes que paguen una tarifa única de $172 más $119 por cada examen de escuela secundaria del IB que tomen. La obtención de un diploma del IB a menudo cuesta cientos de dólares.

El IB no es una solución mágica. Al igual que cualquier programa, su éxito depende de la atmósfera general de la escuela y de la calidad de los maestros, estudiantes e instalaciones, así que asegúrate de ver el paquete completo.

Lo que dicen los partidarios

  • El IB toma en cuenta todo el panorama. “El IB reúne todo”, dice la directora de la escuela secundaria de Yonkers, Jane Wermuth, para que los niños entiendan el “fundamento filosófico del conocimiento”.
  • Los estudiantes parecen involucrados e interesados. Muchos estudiantes del IB dicen que disfrutan de sus clases, citando la participación de los maestros y el sentido de comunidad. “Los maestros están interesados ​​en nosotros como personas”, explica un estudiante de secundaria. Prepara a los estudiantes para el siguiente paso: “Nuestros hijos están preparados para la universidad”, dice la coordinadora del IB de Yonkers, Marcella Lentine. Un estudio del 2012 de los programas de diplomado del IB en Chicago (enlace en inglés) lo respalda: los graduados de dichos programas tenían un 40 por ciento más de probabilidades de asistir a una universidad de cuatro años y un 50 por ciento más de probabilidades de asistir a universidades selectivas que los graduados sin diplomas del IB.
  • El IB forma ciudadanos globales. “Lo que aprendemos en clase nos abre los ojos a lo que sucede en el mundo”, dice un adolescente. Su misión es “crear un mundo mejor y más pacífico, en el marco del entendimiento mutuo y el respeto intercultural“.
  • El programa puede tener éxito en una variedad de plataformas. En un libro sobre el IB, el ex columnista de educación del Washington Post, Jay Mathews, analiza cómo el IB transformó una escuela secundaria de Virginia, una vez descrita como un lugar al que “nadie quería ir … si no tuviera que hacerlo” en lo que Matthews describió en un artículo del Washington Post del 2012 como “uno de los programas de nivel universitario más sólidos del país, con puntajes mejorados y donde el 35 por ciento de los participantes provienen de familias afroamericanas o hispanas”.

Lo que dicen los críticos

  • El programa del diplomado toma demasiado tiempo. Al menos una escuela secundaria dejó el IB y prefirió las AP después de recibir quejas de que el IB les dejaba a los estudiantes muy poco tiempo para actividades extracurriculares. Los amplios requisitos también pueden entrar en conflicto con otras demandas académicas.
  • Los estudiantes están perdiendo aprendizaje sin clases como tales. Los escépticos citan estudios que indican que los estudiantes se destacan cuando reciben instrucción tradicional dirigida por un maestro, aunque estos estudios no abordan ni comparan directamente la enseñanza basada en conferencias con el modelo basado en la investigación del IB.
  • El IB es costoso. Es posible que los estudiantes tengan que pagar cientos de dólares para participar en el programa del IB de una escuela y tomar los exámenes del IB. Por ejemplo, algunas escuelas piden a los estudiantes que paguen una tarifa única de $172 más $119 por cada examen de escuela secundaria del IB que tomen, y el programa completo del diplomado del IB cuesta, en promedio, $745 por estudiante.
  • Es demasiado global. Los críticos han apuntado al IB por su enfoque internacional. En particular, algunos se oponen a dar dólares de los contribuyentes y el control de las escuelas de los EE. UU. a una organización con sede en Ginebra que tiene vínculos con las Naciones Unidas.
  • Las AP pueden ser una mejor manera de aumentar el GPA de un estudiante. Muchas escuelas les dan una ventaja adicional a los cursos AP, ponderando, por ejemplo, una B en un curso AP como 4.0 en lugar de 3.0 en el GPA del solicitante para reflejar el rigor del curso; pero las calificaciones del curso del IB no siempre obtienen la misma ponderación. La ponderación de GPA se maneja en las escuelas individuales, así que puedes averiguarlo cuando las visites.
  • Las AP pueden ofrecerles a los estudiantes más créditos universitarios. La mayoría de las universidades dan crédito por una calificación aprobada en los exámenes AP, pero algunas universidades no otorgan crédito por aprobar los exámenes en los cursos del IB. Como resultado, muchos estudiantes del IB toman el examen AP correspondiente (pero no la clase) para obtener crédito universitario. Tu mejor opción es preguntarle a la escuela cómo algunas universidades evalúan sus clases y diplomas del IB.

Un último consejo

Dado que el IB se ofrece en diferentes formas en escuelas públicas, privadas y religiosas, debes decidir qué tipo de escuela y programa de IB se adapta mejor a tu familia. Luego, visita la escuela y verifica lo que ofrece de IB.

Share on Pinterest
Updated: abril 10, 2020