Seguro que ya has enseñado a tu hijo como actuar en público, incluso cuando tú no estás, para mantenerse seguro en el mundo real. Ahora que usa el Internet cada vez más, es importante que le enseña a protegerse en el mundo virtual.

Para empezar es fundamental que tu hijo aprenda a comunicarse con los demás en el Internet. También es importante que aprenda a averiguar si puede confiar en la gente que conoce en el Internet, si son quienes dicen ser (por ejemplo, que no se trata de un adulto haciéndose pasar por un niño) y que le dice a tú si sospecha algo extraño.

6 consejos para que tu hijo esté seguro en el Internet

  1. Enséñale a tu hijo que no puede confiar en todos los que conoce en Internet.

    Asegúrate de que tu hijo sabe que la gente que conoce en el Internet podría no ser quien dice ser. Explícale que la naturaleza del Internet permite a la gente aparecer de un modo que no coincide con la realidad y por qué esto puede ser peligroso. Un ejemplo preocupante sería el de un adulto que usa el Internet para ganarse la confianza de un niño y convencerle para encontrarse con él en persona. O un compañero de clase que finge ser amigo de un niño solo para acosarlo más tarde.

  2. Pide a tu hijo que no de información demasiado personal.

    Por supuesto, esto incluye su nombre, número de teléfono y dirección. Otros datos menos obvios pero igualmente peligrosos son sus contraseñas en el Internet, el nombre y la dirección de su escuela, eventos a los que piensa acudir y las horas a las que suele estar solo (por ejemplo, cuando va y viene de la escuela). Tampoco las fotos que publique en el Internet deben contener pistas que puedan identificarlo (por ejemplo, el nombre de su escuela).

  3. Explica que todo el mundo puede ver lo que tu hijo escribes en el Internet.

    Es especialmente importante que ayudes a tu hijo a desarrollar estrategias para protegerse a sí mismo cuando está inmerso en interacciones personales animadas, directas y divertidas en el Internet. Tu hijo necesita comprender que incluso si escribe en el blog de un amigo o publica mensajes en un foro limitado a sus compañeros de clase, otras personas podrían ver esta información.

  4. Revisa la política de privacidad y los términos o condiciones del servicio de cada pagina web que visite tu hijo.

    La política de privacidad de los sitios web debe estar disponible a través de un enlace en la página de inicio y en todas las áreas donde se recoja información personal de los usuarios. (La ley exige esto para todos los sitios web dirigidos a niños menores de 13 años.) Lee la política atentamente para saber qué tipo de información personal se recoge y si puede ser compartida con terceros. Si encuentras un sitio web que no incluye protección básica para la información personal de los niños, pide detalles sobre sus prácticas de recogida de datos.

  5. Mantén la computadora en la sala o la cocina y no en el cuarto de tu hijo.

    Si tu hijo sabe que tú le observas — o que podrías pasar por delante en cualquier momento — se sentirá menos tentado de comportarse de forma arriesgada o inapropiada cuando está en el Internet.

  6. Establece reglas claras.

    Expón las reglas para usar la computadora y colócalas en un lugar cercano.

  7. Encuentra maneras de que tu hijo use la computadora como tú quieres.

    Si no te sientas cómodo con que tu hijo use el Internet en casa cuando tú no estás, busca alternativas aceptables como que lo haga desde la biblioteca de su escuela.

Share on Pinterest
Updated: octubre 7, 2019