Usted desea ayudar a su hijo con dificultades de aprendizaje y de atención. Pero, es fácil mandar el mensaje equivocado sobre el regreso a clases. Estas son algunas cosas que usted podría haberle dicho y lo que podría funcionar mejor.

  1. “Conocerás a muchos nuevos amigos”

    Si su hijo tiene problemas para hacer amigos, la posibilidad de conocer chicos nuevos puede ser más incómoda que alentadora. Además, prometer éxito, ya sea social o académico, puede ser contraproducente debido a que no hay una garantía de que sucederá

    Sería mejor decir: “¿Recuerdas que el año pasado conociste a Emily en el parque y se hicieron amigos? Eso no sucedió así de rápido. Practiquemos algunas maneras en las que puedes conocer a algunos chicos este año”.

  2. “Habrá más tarea este año”

    Generalmente, conforme los chicos van creciendo, hay más tarea cada año. Es probable que su hijo sepa esto. Mencionarlo no lo ayudará a prepararse. Solo causará estrés.

    Sería mejor decir: Si usted quiere hablar sobre la tarea antes de que la escuela comience, señale las maneras en las que su hijo está preparado para eso. Diga algo como: “Hemos preparado un lugar excelente para que hagas tu tarea”, o “estuviste leyendo mucho durante el verano”.

  3. “Recuerdo lo nervioso que me ponía poco antes de regresar a la escuela”

    Si su hijo está nervioso, es natural querer compartir una conexión para ayudarlo a sentirse más tranquilo. Pero los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención, a menudo, tienen temores acerca de la escuela que usted pudo no haber experimentado. Por lo que sus recuerdos pueden parecer sin importancia para su hijo.

    Sería mejor decir: “Puede dar miedo comenzar cosas nuevas, ¿te acuerdas lo nervioso que estabas al comienzo del año pasado? Pero tuviste un maestro muy bueno y mucho apoyo. Y también estamos nosotros aquí para ayudarte”.

  4. “A tu hermano le encantó este grado”

    A usted le gusta que su hijo se sienta optimista sobre el nuevo año escolar. Pero las comparaciones con los hermanos o con otros niños pueden causar el efecto contrario. A menos que esos otros chicos tengan dificultades de aprendizaje y de atención, su hijo puede sentir que su experiencia no será tan agradable como la de ellos.

    Sería mejor decir: “Hay tantas cosas nuevas para este año que te quedarán perfectas. A ti te encanta la ciencia y ¡ahora la tendrás diario! ¡Y estará contigo nuevamente tu maestra de arte favorita, durante este año!”

  5. “Es tiempo de regresar a trabajar”

    Puede ser muy difícil para algunos niños con dificultades de aprendizaje y de atención cambiar de idea de la diversión del verano a las rutinas diarias escolares. Y la transición puede ser aún más irregular si su hijo se siente que solo hace trabajo y no juega.

    Sería mejor decir: “Sé que estarás trabajando duramente en la escuela, por lo tanto asegurémonos de que podamos cumplir con todo también. Podríamos planear actividades de fin de semana después de que te hayas adaptado a la escuela”.

Share on Pinterest
Updated: octubre 10, 2019