Si hay algún momento en el que deberíamos prestar especial atención a lo que estamos haciendo, es cuando estamos bajo presión para rendir, ya sea en un examen como el SAT (el examen de admisión a la universidad) o que tengamos que terminar un proyecto con una fecha límite en el trabajo. Pero con demasiada frecuencia nuestras mentes se distraen incluso en estos momentos cruciales, distraídas por el sonido de un reloj o consumidas por las preocupaciones sobre qué tan bien lo estamos haciendo o cuánto tiempo nos queda.

Jonathan Schooler, profesor de psicología de la Universidad de California, Santa Bárbara, se preguntó si la orientación en atención plena, la capacidad de concentrarse en el aquí y ahora, podría ayudar. En una publicación reciente de la revista Psychological Science, sus coautores y él describen un experimento en el que 48 estudiantes universitarios fueron asignados al azar a una clase de atención plena o a una clase de nutrición (enlace en inglés). Ambas clases se reunieron durante 45 minutos, cuatro veces por semana, durante dos semanas. Durante la clase de atención plena, los participantes se sentaron en cojines en círculo; se les pidió que prestaran atención a algún aspecto de la experiencia sensorial, como los sonidos de su propia respiración.

Pensamiento en espiral emocional

Practicaron distinguir entre los pensamientos simples que surgen naturalmente en nuestras mentes (tengo un examen mañana) y los pensamientos que se “complican” con las emociones (estoy realmente preocupado de que no saldré bien, y si no lo apruebo, tendré que repetir la clase y luego no me graduaré a tiempo). A los estudiantes inscritos en la clase de atención plena se les enseñó cómo replantear estas preocupaciones más emocionales como meras “proyecciones mentales” y cómo permitir que sus mentes descansen naturalmente, en lugar de tratar de suprimir o deshacerse de sus pensamientos.

Todos los participantes, que habían completado una parte de la memoria de trabajo y una sección de razonamiento verbal del GRE (un examen de admisión a la escuela de posgrado) antes de que comenzaran las clases, tomaron estas pruebas nuevamente después de que terminaron las clases. Los investigadores también comprobaron la frecuencia con la que las mentes de los estudiantes divagaban mientras trabajaban en las pruebas. Schooler y sus colegas encontraron que los participantes que habían recibido el entrenamiento de atención plena mejoraron sus puntajes de comprensión lectora y su capacidad de memoria de trabajo en el GRE y experimentaron menos pensamientos distractores mientras completaban las medidas la segunda vez.

Schooler señala que los hallazgos de su estudio van en línea con otras investigaciones que muestran que el entrenamiento de atención plena conduce a una activación reducida de la “red predeterminada”, una colección de regiones en el cerebro que tienden a volverse más activas cuando nuestras mentes están en reposo que cuando nos concentramos en una tarea mentalmente desafiante. Las personas que han estado practicando la meditación durante muchos años, e incluso aquellas que se han sometido a un entrenamiento de atención plena durante solo un par de semanas, muestran una activación reducida en los escáneres cerebrales de esta red que se ha asociado con la distracción mental. Puede ser el caso, teoriza Schooler, que el entrenamiento de atención plena reduce la distracción mental al “amortiguar” la activación de la red predeterminada, evitando que nuestros pensamientos se desvíen.

Se puede aumentar el cociente intelectual (CI)

Y esta investigación conlleva una implicación aún más emocionante, observa Schooler: “Contrario a la suposición que existe desde hace mucho tiempo de que la aptitud mental se fija en gran medida a lo largo de la vida, una serie de estudios recientes han indicado que el coeficiente intelectual se puede aumentar mediante intervenciones como esta”. “La demostración actual de que el entrenamiento de atención plena mejora la función cognitiva y minimiza la distracción mental sugiere que un mayor enfoque de la atención puede ser clave para desbloquear habilidades que hasta hace poco se consideraban inmutables”. Algo en lo que pensar (o, en realidad, no pensar) la próxima vez que estés bajo presión.

Reproducido con el permiso de The Brilliant Blog.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: December 18, 2020