El ACT (enlace en inglés) y el SAT (enlace en inglés) son pruebas nacionales estandarizadas. Muchas instituciones y universidades (pero no todas) requieren que los estudiantes presenten una de estas pruebas como parte del proceso de admisión universitaria.

Diferencias principales entre el ACT y SAT

Las dos pruebas resultan similares en muchos aspectos. Ambas involucran mucha lectura. Ambas cubren álgebra I y II, geometría y trigonometría. Además, ambas incluyen una sección opcional de escritura que muchas universidades exigen.

Las principales diferencias entre ambas pruebas se encuentran relacionadas a las fortalezas y debilidades para la realización de pruebas que presenten los estudiantes. El SAT proporciona más tiempo por pregunta que el ACT; sin embargo, las preguntas del SAT suelen ser menos directas que las del ACT. El ACT cuenta con una sección de ciencias dedicada a las habilidades de pensamiento crítico, mientras que la sección de matemáticas del SAT incluye un segmento sobre análisis de datos. Los estudiantes que presentan el ACT tienen la posibilidad de usar una calculadora para todos los problemas matemáticos, pero los estudiantes que presentan el SAT podrían estar limitados a usar la calculadora solo para algunos problemas.

Tras la actualización del SAT en el 2016, algunas de las principales diferencias entre ambas pruebas desaparecieron. Anteriormente, quienes presentaban el SAT perdían puntos por cada respuesta incorrecta, pero ya no es así. Además, el nuevo SAT no cuenta con la sección de vocabulario notoriamente desafiante que existía en la versión anterior.

¿Cuál prueba prefieren las universidades?

La mayoría de las universidades acepta resultados del SAT o ACT sin distinción. Los funcionarios encargados de las admisiones universitarias no tienen preferencia sobre cuál prueba presenta tu hijo. Esto significa que tu adolescente puede elegir la prueba donde tendrá un mejor desempeño. Para verificar si una universidad acepta ambas pruebas, revisa los requisitos de admisión en la página web de la institución o comunícate con la oficina de admisiones de la misma.

No todas las universidades requieren una de estas pruebas de admisión universitaria. Un creciente número de instituciones considera tales pruebas como opcionales, lo que significa que los estudiantes no necesitan proporcionar puntajes SAT o ACT. Otras instituciones se muestran flexibles en cuanto a las pruebas, lo que significa que los estudiantes pueden proporcionar alternativas al SAT o ACT para ser consideradas durante el proceso de admisión. Dale un vistazo a la lista completa de las más de 300 universidades con pruebas flexibles y opcionales en FairTest.org (enlace en inglés).

¿Cuál es la prueba adecuada?

Dado que el SAT y ACT requieren distintas estrategias, la prueba “correcta” a realizar depende de las fortalezas de tu estudiante. Lo más conveniente es probar con cada una mediante pruebas de práctica y programas de preparación que se encuentran disponibles en línea y de forma gratuita, lo cual ayudará a tu hijo a saber con cuál prueba se siente más cómodo y obtiene mejores resultados.

¿Dónde puedo encontrar programas de preparación gratuitos para las pruebas?

El College Board, que está a cargo del SAT, se ha asociado con Khan Academy para ofrecer preparación gratuita, personalizada y en línea para el SAT (enlace en inglés). Tu hijo puede realizar un plan completo de estudio personalizado para el SAT con lecciones en video, preguntas de práctica y pruebas completas SAT de práctica. Los estudiantes también pueden descargar una aplicación (enlace en inglés) para sus teléfonos inteligentes o tablets que les ayude a practicar un poco cada día para el SAT.

El ACT ofrece una guía de estudio gratuita (enlace en inglés), y los estudiantes pueden tener acceso a preguntas gratuitas de ejemplo en su página web al crear un perfil ACT (enlace en inglés) o repasar preguntas gratuitas y descripciones de contenido para cada sección del ACT: inglés, matemáticas, lectura, ciencia y escritura (enlace en inglés). Los estudiantes también pueden comprar el programa de preparación en línea para el ACT y libros de preparación.

Encuentra más práctica gratuita y en línea (incluyendo pruebas ACT y SAT para practicar) a través de Kaplan Test Prep (enlace en inglés).

Muchas escuelas y bibliotecas locales también ofrecen preparación gratuita para el ACT o SAT. Asegúrate de verificar con tu distrito escolar, escuela y biblioteca local si se ofrecen clases de preparación o pruebas de práctica para el ACT o SAT en tu comunidad.

El PSAT y PreACT

Antes de realizar pruebas tan importantes, los estudiantes pueden optar por presentar el PSAT (enlace en inglés) y PreACT (enlace en inglés): pruebas oficiales de preparación para el SAT y ACT. Estas pruebas les proporcionan a los estudiantes la oportunidad de practicar las pruebas reales y ayudan a predecir cómo será su desempeño.

Muchas escuelas ofrecen el PSAT en 10.° y 11.° grado (enlace en inglés). Los estudiantes que presentan el PSAT en 11.° grado y obtienen una buena calificación podrían optar por una beca, incluyendo el premio altamente competitivo del National Merit. Tras presentar el PSAT, los estudiantes pueden acceder a un reporte de calificaciones que ayuda a predecir el potencial de su puntaje SAT y puede ser vinculado a una cuenta de Khan Academy para ayudar a los estudiantes a estudiar de forma estratégica (enlace en inglés). El PreACT es una versión preparatoria del ACT que en la actualidad solo es ofrecida por algunas escuelas.

¿Es posible obtener ayuda económica para estas pruebas?

Es posible obtener una exención de pagos para el SAT, ACT y PSAT (enlaces en inglés) en el caso de estudiantes con necesidades económicas. (Lee más sobre obtener una exención de pagos para el SAT o ACT (enlace en inglés)). Los estudiantes que obtienen exenciones de pagos para el SAT pueden presentar la prueba dos veces; también obtienen la oportunidad de elegir cuatro universidades a las que podrían realizar una solicitud de ingreso gratuita (mira la lista de más de 2.000 universidades que participan (enlace en inglés)). El ACT permite que los estudiantes obtengan hasta dos exenciones de pagos que son asignadas a los primeros que las soliciten. Las exoneraciones de costos del ACT permiten que los estudiantes envíen sus puntajes a cuatro universidades de forma gratuita e ingresen a un programa gratuito de preparación en línea para el ACT mediante Kaplan.

En la actualidad, un creciente número de estados proporciona el ACT o SAT de forma gratuita (enlace en inglés), ya sea como opción o como un requisito para graduarse. Muchas escuelas también proporcionan el PSAT y PreACT de forma gratuita.

¿Deberían los estudiantes presentar ambas pruebas?

Si las universidades en la lista de tu estudiante aceptan cualquiera de las dos pruebas, puede que le convenga considerar realizar ambas. Si cuentas con un bajo presupuesto o te preocupa que tu hijo se agote ante tantas evaluaciones, dile que realice las pruebas de práctica gratuitas para ambas pruebas y luego elija la prueba en la que obtuvo mejores resultados

¿Cuántas veces pueden los estudiantes presentar estas pruebas?

Los estudiantes pueden realizar el SAT y el ACT las veces que deseen. Ambas pruebas son ofertadas siete veces al año en la mayoría de los estados. Para ver las fechas de la prueba y las fechas límite de registro, revisa el calendario del SAT (enlace en inglés) y el ACT (enlace en inglés). Muchos estudiantes realizan la prueba dos veces (lee más sobre por qué tu adolescente debería volver a presentar el SAT o ACT (enlace en inglés)) en un intento de mejorar sus calificaciones: una vez en su primer año de escuela secundaria y otra vez en su último año. Recientemente, el ACT modificó su política para estudiantes que presentan la prueba por segunda vez. Para otoño del 2020, los estudiantes podrán volver a realizar una parte de la prueba, en lugar de la prueba completa. Esto les permitirá volver a realizar la sección donde tengan mayor deseo o necesidad de mejorar su calificación, lo cual debería ahorrar tiempo y esfuerzo para los estudiantes. Tanto el ACT como el College Board les permiten a los estudiantes elegir el puntaje que enviarán a las universidades. En ocasiones, los orientadores desaconsejan tomar cualquiera de las pruebas más de tres veces, pues la presión repetitiva puede causar agotamiento y estrés. Los puntajes obtenidos en las pruebas son, después de todo, tan solo uno de los aspectos que los funcionarios de admisión toman en cuenta durante su evaluación de solicitudes de ingreso a la universidad.

¿Los servicios de preparación para las pruebas ayudan a mejorar las calificaciones?

Sí. Existe evidencia de que los estudiantes pueden mejorar su puntaje SAT mediante materiales de preparación gratuitos y en línea disponibles en Khan Academy. La mayoría de los expertos afirma que los programas de estudio de carácter selectivo que se concentran en las debilidades individuales que el adolescente presenta en la prueba pueden resultar muy útiles.

Tanto el College Board como el ACT desaconsejan contratar tutores o pagar clases de preparación costosas. Sin embargo, Kaplan y Princeton Review, dos servicios de preparación para pruebas, ofrecen garantías de reembolso si la calificación de tu hijo no mejora tras haber cursado sus clases. Sin embargo, ni Kaplan ni Princeton Review garantizan que las calificaciones de los estudiantes mejorarán por un número específico de puntos.

¿Cómo encaminar a los estudiantes de escuela primaria y escuela intermedia para tener éxito en estas pruebas?

Existen varias medidas que los estudiantes más jóvenes pueden tomar para prepararse para estas pruebas.

  • En primer lugar, practicar la lectura. Ambas pruebas requieren de buenas habilidades de vocabulario y comprensión lectora. La mejor forma de prepararse es a través de la lectura de distintos materiales (libros, revistas y periódicos), además de textos requeridos para las clases de la escuela.
  • Elige cursos desafiantes. Los estudiantes que cursan clases exigentes tienen mayores probabilidades de obtener calificaciones altas en estas pruebas.
  • Aprende estrategias para la realización de pruebas. Resulta importante poseer conocimiento relevante para la asignatura, buena comprensión lectora y habilidades de resolución de problemas, pero también es importante saber cómo realizar una prueba. Las estrategias para presentar una prueba incluyen saber cómo hacer la mejor suposición cuando no se esté seguro de la respuesta, cómo adoptar un ritmo que permita responder todas las preguntas antes del tiempo límite y cómo leer con atención para evitar cometer errores por descuido. Realizar pruebas de práctica es una excelente forma de practicar tales habilidades y acostumbrarse a lo que se siente estar sentado, concentrarse y completar una prueba larga.

Traducido por: SpanishwithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: enero 27, 2020